Académicos chinos condenan ley Helms-Burton contra Cuba

Por PL

Anuncios

Lo absurdo de una mentira

No es de extrañar que Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos, exprese deliberadamente una de sus tantas mentiras, al afirmar en una conferencia de prensa que: mi país está enfocado en presionar al gobierno cubano para que repiense su apoyo a Maduro, y mi gobierno seguirá insistiendo a sus aliados sobre la necesidad de presionar a Cuba, que apoya a Maduro en materia de inteligencia y contrainteligencia”.

El gran error de Estados Unidos es su fabricada pretensión de hacérsele creerse al mundo que el gobierno de Nicolás Maduro, se mantiene por el apoyo de una pequeña nación como Cuba, insólita afirmación que pretende desconocer que la Revolución bolivariana ha hecho más por el pueblo venezolano, que todas las administraciones anteriores.

Fue el presidente Hugo Chávez Frías quien diseñó y ejecutó las misiones sociales para ayudar al pueblo, ese que durante décadas estuvo olvidado para las clases dominantes venezolanas.

Gracias a esas misiones, millones de venezolanos tienen acceso a la salud de forma gratuita, como es la Misión Milagro y Barrio Adentro, que instituyó los centros integrales de diagnóstico para atender enfermos en cada parroquia del país, incluso en la selva donde no conocían un médico.

Las misiones de cultura, deporte y de educación, cambiaron la vida de millones de personas, enseñándoles a leer y a escribir bajo el método cubano “Yo sí puedo”, algo que molesta al imperialismo yanqui porque le abrió los ojos a los que antes no sabían cómo reclamar sus derechos.

La cultura se generalizó en todos los estados de Venezuela, detectando valores en niños, adolescentes y adultos, que pudieron alcanzar una educación artística sin precedentes en la historia de ese gran país.

Cuba le tendió la mano a Venezuela al igual que a otros países del mundo, ayudando a los más necesitados, algo que Estados Unidos ni Europa hacen, a pesar de las riquezas económicas que poseen.

Los cubanos comparten lo que tienen, no lo que les sobra y eso irrita a los yanquis porque es para ellos un mal ejemplo que no quieren que se copie.

Por esas razones y muchas más, el pueblo defiende su soberanía e independencia de los Estados Unidos, acostumbrados a meterse en los asuntos internos de los países latinoamericanos, al considerarlos como su patio, sin embargo, jamás ha desembolsado un dólar para ayudar los más necesitados y sí para invertir en beneficio de sus grandes trasnacionales y compañías, que solo explotan los recursos naturales para enriquecerse a costa de los demás.

Es por ese motivo que Washington diseña acciones encubiertas contra Cuba y Venezuela con la intensión de desestabilizar sus economías, para fomentar el malestar en la población a fin de que culpen a los procesos revolucionarios.

Esa fórmula, ya gastada contra Cuba por 60 años de guerra económica, comercial y financiera, la replican contra Venezuela, pero ya es tarde para que obtengan resultados, pues precisamente el pueblo ya sabe leer, escribir y pensar con entera libertad, resultándole difícil a los yanquis engañarlos con sus mentiras y tergiversaciones.

¿Quién en Venezuela no sabe hoy que los ataques al sistema electro energético nacional, que dejó sin electricidad a los hospitales, escuelas, centros fabriles, el transporte público y las viviendas de los ciudadanos, no es obra de los yanquis?

¿Quién no conoce en Venezuela que el intento de golpe de estado y el apoyo a Juan El títere Guaidó, no fue por obra y gracia de los yanquis?

Cada medida de guerra económica que impide al gobierno de Maduro adquirir alimentos y medicinas para el pueblo, une más a los venezolanos y fortalece el sentimiento anti yanqui.

Ningún venezolano que aprendió a leer y a escribir, ha sido operado gratuitamente y recibido tratamiento médico, le fue entregada una vivienda con el mejor nivel, y sus hijos pueden estudiar en la universidad o escuelas de arte como nunca lo soñaron, puede desear regresar al pasado que dejó el expresidente Carlos Andrés Pérez, quien robó con las dos manos, enriqueciéndose junto a cientos de funcionarios de su gobierno.

De eso la prensa yanqui no dice una sola palabra, como si la historia de Venezuela comenzara solo bajo el gobierno de Chávez. El chavismo acabó con la explotación de los pobres, como jamás otro gobierno hizo por ese pueblo.

Las cruzadas de mentiras fabricadas contra la Revolución Bolivariana son brutales, todo con el único fin de satanizar a Chávez y a Maduro, haciendo campañas de desinformación en todo el mundo para evitar el apoyo a ese proceso.

La Unión Europea también ha sido víctima de esas falsedades y de ahí el apoyo que le dan a la política agresiva y violatoria del marco legal internacional contra Venezuela, pero la verdad está saliendo a flote, pues desde el mes de enero 2019 en que Estados Unidos fabricó al auto nombrado “presidente” Juan El Títere Guaidó, no ha recibido respaldo del pueblo, ni de los militares de Venezuela.

A pesar de los planes de la CIA para comprar a los generales del ejército bolivariano, no logran resultado alguno y por tanto no pudieron llevar adelante el golpe de estado el 30 de abril 2019. Los líderes de la oposición ante el aplastante fracaso, corrieron a solicitar asilo o alberge en embajadas, dando por sentado que el gobierno de Maduro es fuerte y cuenta con todo el apoyo de su pueblo.

Los yanquis andan desesperados y sin muchas posibilidades para sus proyectos. La opción militar no es apoyada por los gobiernos latinoamericanos ni los europeos, y aunque no se descarta que Estados Unidos la ejecute, los costos en vidas yanquis serían demasiado altos para enfrentar a la opinión interna, ante el proceso electoral, aunque la táctica a emplear sea similar a la ejecutada en Yugoslavia, con un bombardeo diario para someter al ejército y aniquilar la vida económica del país.

Por esa razón, quieren construir la matriz de opinión de que hay que doblegar la resistencia y unidad del pueblo cubano, pues “es Cuba la que mantiene vivo al gobierno de Nicolás Maduro”, como si los venezolanos no tuvieran criterio y pensamiento propio para saber qué es lo mejor para ellos.

La pasada semana, un alto funcionario del Departamento de Estado confesó al Miami Herald que: “el Gobierno estadounidense estudia opciones para limitar la influencia de Cuba en Venezuela, pues constituye un obstáculo en la búsqueda de una solución a la crisis política en ese país y el propósito principal del Departamento de Estado es conseguir que los cubanos salgan de Venezuela”.

La táctica es clara, dejar a los venezolanos sin la asistencia médica gratuita, la deportiva, la educacional, la cultural, la de la agricultura y otras que reciben de los colaboradores cubanos, lo que agravaría aún más las limitaciones de la población y por tanto su malestar se incrementaría, siendo aprovechado por los yanquis para culpar a Maduro de sus penurias.

Pero ya sabemos que el mismo secretario de Estado reconoce que la CIA entrena a sus oficiales para mentir, engañar y robar; por eso a otros con ese cuento, mientras, los cubanos continuarán su apoyo a los venezolanos, haciendo gala a lo expresado por José Martí:

“Dígame Venezuela en que servirla; ella tiene en mi a un hijo”

Por Arthur González

 

Canciller venezolano expone consecuencias del bloqueo de EE.UU.

"Todos son capítulos de una disputa histórica por quién controla la renta petrolera de Venezuela", aseveró el canciller Arreaza.

 

En el marco del Encuentro de Solidaridad con Venezuela que se realiza la Universidad de Ciencias Informáticas de La Habana, capital de Cuba, fue reiterado el rechazo a las acciones injerencistas del Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) contra la soberanía del país suramericano.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, denunció que el intento de golpe de Estado del 30 de abril forma parte de la estrategia de EE.UU. para imponer un Gobierno ilegítimo en esa nación, tras el bloqueo ilegal y las sanciones unilaterales decretadas.

“Todos son capítulos de una disputa histórica por quién controla la renta petrolera de Venezuela”, aseveró Arreaza y añadió que en Gobiernos anteriores el pueblo no conocía el destino de los recursos, pero desde la llegada del comandante Hugo Chávez los ingresos del país se han invertido en programas sociales.

El diplomático afirmó que EE.UU. busca apropiarse de las riquezas producidas por el petróleo venezolano, intenciones que han sido evidenciadas mediante las acciones de los diputados opositores de la Asamblea Nacional, aliados de ellos para cumplir sus fines.

Arreaza recordó cómo el Gobierno de EE.UU. se apropió de la filial de la estatal petrolera PDVSA, Citgo, y evitó que los recursos sean entregados al Estado venezolano. Además, reiteró su denuncia sobre los recursos bloqueados por el banco portugués Novo Banco, mismos que se utilizarían para la compra de alimentos, medicinas y el pago de tratamientos médicos.

“Estamos a la puerta de un momento histórico distinto (…) veremos cómo a través de elecciones o de otros procesos, los pueblos continuarán recuperando sus espacios”, expresó el canciller.

Esta reunión se realiza un día antes del XVIII Consejo Político del Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) a celebrarse en la isla caribeña.

Arreaza indicó que esta reunión prevén hablar sobre la fuerte arremetida que se comete contra Venezuela, así como el destierro de leyes creadas en el pasado como la Ley Helms-Burton contra Cuba y las acciones para perjudicar el diálogo en Nicaragua.

El diplomático venezolano también descartó las mentiras sobre supuestos funcionarios militares de Cuba en Venezuela y reiteró que su país solo ha recibido amor de la isla caribeña.

“El ALBA-TCP no entiende la integración como algo meramente económico, el ALBA es salud, educación, cooperación; es otro tipo de integración”, reconoció.

Asimismo, afianzó que el respesto al derecho internacional debe mantenerse presente e inquirió en que el ALBA-TCP jamás lo ha violado. El canciller también llamó al Gobierno de EE.UU. a que vuelva al diálogo y a la política. “Ya basta del intento de pisotear a los pueblos”, aseguró.

Venezuela continuará la defensa de su soberanía

Por su parte, el embajador de Venezuela ante Cuba, Adán Chávez, destacó que pese a las acciones emprendidas por la Administración de Donald Trump para generar un cambio de Gobierno mediante intentos de golpes de Estado y hechos de violencia, el pueblo defenderá su soberanía y sus derechos.

El funcionario destacó que este 20 de mayo se cumple el primer aniversario de las elecciones presidenciales que ganó democráticamente el mandatario Nicolás Maduro con más del 67 por ciento del respaldo popular, proceso transparente que estuvo apegado a la Constitución.

“Unas elecciones libres, universales y soberanas con el sistema electoral que tenemos desde hace años en el país gracias al empeño del comandante Hugo Chávez, reconocido por instituciones internacionales como uno de los mejores sistemas electorales del mundo”, enfatizó.

Chávez aclaró que no subestiman las acciones que haga el enemigo para lograr sus propósitos en el país, pero tras un año de su reelección, recordó que el presidente de Venezuela sigue siendo Nicolás Maduro “porque nuestro pueblo está dispuesto a seguir batallando como lo hemos demostrado, a seguir resistiendo y a continuar venciendo”.

Desde Telesur

 

Trump amenaza con recrudecer bloqueo contra Cuba por apoyo a Venezuela

Trump dio un discurso agresivo y ofensivo contra América Latina y los gobiernos progresistas. Foto: AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó este martes con recrudecer aún más el bloqueo impuesto a Cuba hace casi 60 años, como parte de la agresividad de su Gobierno contra la isla por su solidaridad con Venezuela.

Durante una jornada en la que el propio mandatario y figuras de su administración expresaron su apoyo al intento de golpe de Estado en el país sudamericano, Trump repitió en Twitter el argumento empleado por su Gobierno de que Cuba mantiene tropas en aquella nación, algo negado por las autoridades de la isla.

“Si las tropas y las milicias cubanas no cancelan de inmediato las operaciones militares y de otro tipo con el propósito de causar la muerte y la destrucción de la Constitución de Venezuela, un completo y total embargo, junto con sanciones del más alto nivel, se impondrán a la isla de Cuba”, manifestó el gobernante.

“Esperamos que todos los soldados cubanos regresen a su isla sin demora y en paz”, añadió el jefe de la Casa Blanca, quien desde su llegada al poder en enero de 2017 incrementó la hostilidad contra la mayor de las Antillas y dio numerosos pasos para revertir un proceso de acercamiento entre su país y la nación caribeña.

Reiteradamente La Habana ha rechazado las afirmaciones de Washington sobre la presencia de militares cubanos en Venezuela, donde la isla mantiene importantes programas de cooperación en áreas como la salud, la cultura y el deporte.

La semana pasada el ministro de Relaciones Exteriores del territorio antillano, Bruno Rodríguez, calificó de vulgar calumnia que Cuba posea tropas o fuerzas militares en la nación sudamericana y que participe allí en operaciones militares o de seguridad.

El canciller calificó de mentiroso patológico al asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, quien afirmó el 17 de abril que el ministro había reconocido la presencia de 20 mil “matones cubanos” en territorio venezolano.

Rodríguez manifestó que ese fue el modo en que Bolton se refirió al personal cubano de la salud presente en Venezuela, compuesto en más de un 60 por ciento por mujeres.

La amenaza de Trump de un recrudecimiento del bloqueo contra la mayor de las Antillas ocurre en momentos en los que su administración ya anunció una serie de medidas para agudizar el cerco, incluidas nuevas restricciones a los viajes de los norteamericanos a la isla y límites al envío de remesas.

A ello se une que a partir del 2 de mayo Washington permitirá la activación del Título III de la controvertida Ley Helms-Burton, la cual codifica el bloqueo y remarca su carácter extraterritorial.

Mediante ese acápite, ciudadanos de Estados Unidos podrán presentar demandas en las cortes norteamericanas contra personas y entidades, incluidas de terceros países, que realicen inversiones en propiedades nacionalizadas en Cuba tras el triunfo de la Revolución, el 1 de enero de 1959.

(Con información de Prensa Latina)

Denuncia Cuba ante la ONU bloqueo impuesto por Estados Unidos

no al bloqueo de cuba
Cuba denunció hoy ante la ONU en Ginebra el bloqueo impuesto por Estados Unidos como el principal obstáculo a la realización del derecho al desarrollo del pueblo de la nación caribeña.

“Esta política genocida, que se aplica contra nuestro país por casi 60 años es, además, una flagrante violación de los derechos humanos del pueblo cubano”, aseveró el embajador de La Habana en Ginebra, Pedro Luis Pedroso, al intervenir en la 20 sesión del Grupo de Trabajo intergubernamental sobre el Derecho al Desarrollo.

El diplomático evocó la reciente decisión de Washington de adoptar nuevas medidas de agresión contra Cuba, como la activación del título III de la ley Helms-Burton, la cual contraviene la Carta de las Naciones Unidas y los principios del Derecho Internacional.

La aplicación de ese acápite ‘es una aberración jurídica sin precedentes, es un intento desesperado de rendir al pueblo cubano y conculcar su derecho al desarrollo según el modelo que soberanamente ha decidido’, indicó.

El embajador enfatizó que ‘Cuba rechaza en los términos más enérgicos esta decisión y el recrudecimiento del bloqueo’ y hace un llamado a ‘todos los miembros de la comunidad internacional, y a los mecanismos de Naciones Unidas, para detener la escalada irracional y la política de hostilidad y agresión del gobierno de Estados Unidos’.

Por otro lado, Pedroso señaló que a más de 30 años de su adopción por la Asamblea General de la ONU, la implementación efectiva de la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo continúa sin cumplirse.

‘El derecho al desarrollo constituye un derecho universal e inalienable, y es un derecho tanto de los individuos como de los pueblos. Es un derecho colectivo que todos debemos disfrutar, y en consonancia promover y respetar’, sostuvo.

No obstante, agregó, la gran desigualdad entre naciones ricas y pobres, y también dentro de los propios países, con enormes implicaciones económicas, sociales y culturales, constituye todavía uno de los principales obstáculos que atentan contra la realización del derecho al desarrollo.

‘Resulta lamentable la falta de voluntad política de muchos países desarrollados que niegan el derecho colectivo al desarrollo, y año tras año obstaculizan el avance de su implementación, y su reconocimiento jurídico en los organismos internacionales’, deploró.

Aseveró que Cuba reafirma que si hubiera voluntad política de los países desarrollados, y con relativamente pocos recursos, podría hacerse mucho por el derecho al desarrollo de los Estados y de miles de millones de personas en todo el mundo.

Desde Radio Guamá

La historia se repite: nuevas medidas de EE. UU. contra entidades cubanas

El Gobierno de Estados Unidos, mediante su Departamento de Estado, anunció una nueva lista de entidades cubanas restringidas para los estadounidenses, a la cual se sumarán 26 nuevas subentidades.

La decisión la asumen tras la aplastante derrota sufrida el pasado 1ro. de noviembre en la ONU, cuando el mundo volvió a rechazar la política de bloqueo del imperio contra Cuba. Pero Estados Unidos, parafraseando al poeta, ni mira a las Naciones Unidas ni las escucha, las irrespeta.

Las adiciones de esta semana se unen a las dadas a conocer hace casi un año, el 8 de noviembre del 2017, también después de recibir la misma posición internacional en  el hemiciclo que hospeda al mayor organismo multilateral. Entonces, los departamentos de Estado, Tesoro y Comercio emitieron disposiciones y regulaciones para recrudecer el bloqueo a Cuba, las cuales habían sido anunciadas el 16 de junio de aquel año por Donald Trump y que fueron incorporadas en la directiva titulada Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba.

Aquella lista incluyó a 179 entidades cubanas a las que se les prohibió transacciones financieras directas de entidades y ciudadanos estadounidenses, aplicándoseles una política de denegación de licencias de exportación de bienes y servicios de EE. UU. Engrosaron la relación los ministerios de las Fuerzas Armadas y del Interior, la Policía Nacional Revolucionaria, las Tropas Guardafronteras, empresas, sociedades anónimas, la ZED Mariel, las terminales de Contenedores de Mariel y La Habana, más de 80 hoteles en toda Cuba, agencias de viajes y tiendas. El absurdo llegó a tal punto que metieron en el saco a marcas comerciales de refrescos como Tropicola y Cachito, y hasta un servicio de fotografía como PhotoService.

A partir de ayer entraron en vigor las nuevas medidas, fundamentalmente sobre hoteles localizados en importantes destinos turísticos cubanos como La Habana, Varadero y cayos de la central provincia de Villa Clara, así como tiendas y centros comerciales. Contiene, además, cinco enmiendas a subentidades que ya se encontraban en la versión de hace un año. Esta ampliación hace que el arbitrario listado contenga actualmente a 205 entidades y subentidades cubanas, restringidas para los norteamericanos, y como hace un año, el Departamento de Estado anunció que continuará actualizándolo de forma periódica.

Las nuevas medidas, como las del pasado año, afectan a empresarios de Estados Unidos y dañan la economía cubana, pero, además, la de terceros, como sucedió el pasado mes de octubre en Fukuoka, Japón, donde se le impidió al hotel Hilton Fukuoka Sea Hawk hospedar al embajador cubano en ese país, bajo el pretexto de ser representantes oficiales de una nación sometida a sanciones por Estados Unidos.

Se trata de la misma historia, la de un Goliat que jamás ha podido vencer a un David que no se rinde y al que ellos no entienden ni entenderán porque desconocen los principios éticos y morales que le hacen gigante.

Serias afectaciones ocasiona el bloqueo a la banca cubana

No al Bloqueo

Publicado en ACN

Irma Martínez Castrillón, Ministra-presidenta del Banco Central de Cuba (BCC), afirmó que el bloqueo estadounidense hacia la Isla tiene una incidencia muy grande porque crea un nivel de incertidumbre en las instituciones financieras, ya no solo las norteamericanas, sino las de terceros países en su relación con la banca cubana.

Esta ha tenido que trabajar en condiciones muy difíciles durante todos estos años, y particularmente con la nueva administración de Donald Trump esa política se ha recrudecido, declaró la titular a la ACN a raíz de la venidera votación contra el criminal cerco económico, en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Subrayó como una seria afectación cuánto “se obstaculiza poder cobrar los ingresos por exportaciones que hacen nuestras empresas en materia de comercio exterior, en aras de pagar los compromisos que tenemos con instituciones de terceros países”.

Martínez Castrillón manifestó que las recientes declaraciones del gobierno norteamericano ratifican que el bloqueo económico, comercial y financiero persistirá, lo cual obliga a los bancarios cubanos redoblar sus esfuerzos y creatividad para minimizar cuanto sea posible las consecuencias de esa continuada, injusta y genocida política contra nuestro pueblo.

De acuerdo con el informe que ante la Asamblea General de la ONU presentará la mayor de las Antillas el miércoles 31, en los últimos meses se ha intensificado la persecución permanente a las transacciones financieras cubanas y a las operaciones bancarias y crediticias con la isla a escala global.

Entre los tantos ejemplos recogidos en el documento figuran que el 29 de junio de 2017, la sucursal en Zimbabwe del Stanbic Bank (parte del Standard Bank Group, con sede en Sudáfrica) anunció el cierre de las cuentas de la Embajada cubana en ese país y el fin de las transacciones relacionadas con Cuba, debido a instrucciones de sus bancos corresponsales Deutsche Bank (Alemania) y Unicredit Bank (Italia), por motivos relacionados con el bloqueo de los EE.UU.

En noviembre de 2017, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), impuso una multa de 204 mil 277 dólares a la firma financiera American Express Company (Amex), pues la compañía belga BCC Corporate S.A. (BCCC), subsidiaria de  Alpha Card Group, cuyo 50 por ciento es propiedad de Amex, emitió tarjetas de crédito a clientes de Europa, que fueron utilizadas para realizar compras en Cuba.

El 6 de febrero de 2018 la compañía estadounidense Stripe canceló las cuentas de todos sus clientes que tuvieran vínculos con la Isla, debido a las nuevas medidas adoptadas por Washington contra La Habana.

Ejemplo de cómo también se afectan las entidades nacionales ocurrió el 11 de mayo de 2017, cuando la empresa cubana TECNOTEX recibió una comunicación de la compañía Hyundai Elevadores, en la cual le informaban la imposibilidad de trabajar directamente con ella pues esa firma opera cuentas bancarias en bancos que mantienen relaciones financieras con instituciones estadounidenses.