Exigen control de armas en EE.UU. para detener matanzas

WASHINGTON.– Tras el último tiroteo registrado en una escuela del sureño estado de Florida, Estados Unidos, diversas figuras políticas y mediáticas de ese país solicitaron al presidente Donald Trump actuar sobre el derecho a poseer y portar armas, ante el aumento creciente de eventos violentos con armas de fuego, reportó Telesur.

Al respecto, Trump respondió que la proliferación de ataques con armas de fuego no tiene relación con una legislación sobre el control de armas, sino que el problema reside en la (poca) salud mental de los sospechosos.

Diversas voces, entre ellas un periódico local de trascendencia, el New York Post, pidieron al empresario hacer algo para «detener las matanzas». El comité editorial del diario en su edición del viernes escribió: «Señor presidente, por favor, actúe».

Un artículo de opinión del New York Times subrayó que «la tasa de homicidios con armas en EE. UU. es 49 veces mayor que en otros países ricos… Esta es la verdad: los adolescentes asesinados en Florida tuvieron la desgracia de crecer, de tratar de crecer, en un país que no se preocupaba lo suficiente por sus vidas», condenó la publicación.

Por su parte, el senador demócrata Chris Murphy, al referirse a lo sucedido, lo calificó como una «epidemia de masacres en masa», indicó la cadena noticiosa sudamericana.

«Esto no sucede en ninguna otra parte», insistió Murphy, responsabilizando a la inacción de las autoridades por las continuas tragedias.

Periodistas y cantantes se han sumado igualmente a los reclamos. «Dígales a estos congresistas (…), a estos hombres y mujeres, supuestamente cristianos, que año tras año se llenan los bolsillos con dinero de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que hagan algo», expresó el jueves último un conductor de televisión.

No obstante, Trump, a inicios de año, defendió el derecho a portar armas de todos los ciudadanos de su país. Entonces declaró el mandatario que la prohibición de armas no es la solución para evitar este tipo de crímenes. En cambio, opina que llevar armas de fuego contribuye a la seguridad debido a que «hay muchos ataques en los que solo los malos tienen armas», como si una cultura armamentista no influyera en el uso irracional de estas maquinarias hechas no para otra cosa que matar personas en masa.

La NRA, principal defensora de la segunda enmienda de la Constitución, la cual establece que «el derecho a poseer y portar armas no será infringido», es un poderoso grupo con influencia real en la política local y externa de EE. UU.

La organización ha amenazado en diversas oportunidades a los detractores de Trump y está ligada a movimientos de extrema derecha. Además, este grupo que rechaza la regulación de la posesión y porte de armas tiene una estrecha relación con la industria armamentista y un impacto real en las decisiones legislativas del Congreso, y fue el principal financista de la campaña electoral de Donald Trump en el 2016, recordó Telesur.