Cuba denuncia que EE.UU. impide la entrada de combustible a la isla

Cuba denunció que Estados Unidos (EE.UU.) impide la entrada de combustible a la isla, y señaló que es “parte de las acciones genocidas” contra la nación caribeña.

Mediante su cuenta en la red social digital Twitter, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, indicó que esta medida “causa daños a nuestro pueblo, privaciones, dificultades que impactan por estos días a cada familia cubana. Esto tiene un responsable: el gobierno de #EEUU”.

Para paliar esta situación que ha provocado estragos en la población cubana, se tomaron medidas relacionadas con el ahorro para priorizar el consumo de diésel en el transporte público y de carga.

También las autoridades decidieron disminuir temporalmente la actividad económica de un grupo de producciones, reseña el portal web de Prensa Latina.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, ha reiterado la necesidad de buscar alternativas para evitar así la menor afectación posible.

Otras autoridades insisten en apoyar la lucha contra el robo de combustible y ratifican como prioridades de trabajo la protección de servicios básicos como el transporte, la higiene comunal, salud y educación, entre otros.

En 

Anuncios

ONU condena ataques contra petroleras en Arabia Saudita

ONU condena ataques contra petroleras en Arabia Saudita

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó los ataques del sábado contra instalaciones petroleras de Aramco en Arabia Saudita, hecho que genera hoy gran preocupación en el mercado de crudo internacional.

Por medio de un comunicado, el máximo representante de Naciones Unidas exhortó a las partes a ejercer la máxima moderación, evitar cualquier escalada en medio de tensiones intensas y cumplir en todo momento con el derecho internacional humanitario.

Varios drones golpearon el sábado último las plantas de Abqaia y Khurais en la provincia de Oriental, en Arabia Saudita, y obstruyeron la mitad de la producción petrolífera del mayor exportador mundial.

El grupo rebelde yemenita de los hutíes se atribuyó los ataques que forman parte de una ofensiva en represalia, alegan, contra la intervención en Yemen de una alianza encabezada por Arabia Saudita.

Hace menos de 30 días los hutíes efectuaron otro ataque de envergadura contra refinerías de la principal compañía de petróleo local, Aramco,  considerada la empresa petrolera con más ganancias del mundo, reportó en el 2018 un beneficio neto estimado en 111 mil 100 millones de dólares, de acuerdo con la calificadora crediticia Moody’s y Fitch Group, con doble sede en Nueva York y Londres.

En Periódico 26

Ante los desafíos de hoy: unidad y altruismo

0912-Caricatura-bloqueo.jpg

La actual agresividad del gobierno estadounidense, expresada en la imposición de nuevas medidas para asfixiar económicamente al pueblo cubano, ha conducido a una situación energética netamente difícil y coyuntural.

El creciente hostigamiento y persecución de Washington contra La Habana incide hoy con más fuerza en el déficit de combustibles en el país, e imposibilita  garantizar del todo, en el mes en curso, la demanda de diésel para encarar servicios vitales como la generación eléctrica y la transportación, entre otros.

Frente al plan del imperio para ahogarnos, hay una estrategia nacional basada en principios y en la concepción de pensar como país.

En la información ofrecida en el Programa Mesa Redonda de este miércoles acerca de la problemática de hoy día, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel aseveró que este evento de escasez  no responde a la falta de gestión del Gobierno cubano, sino a la postura criminal de la Casa Blanca, que ha perseguido y persigue a aquellos que trasladan combustibles a la nación, para imponerles severas sanciones.

Aseguró que este es un momento coyuntural, pues ya están negociados los embarques para todo el mes entrante, y afirmó que solo existen problemas con el diésel y no con el abastecimiento de otros productos.

Habrá limitaciones y déficits, disminución de algunos niveles de actividad, afectaciones al transporte obrero y público y, de ser imprescindible,  apagones, los cuales serían avisados previamente y nunca llegarían a ser de la magnitud del Período Especial, cuyas experiencias servirán ahora para encarar estos viejos desafíos, aunque en nuevos tiempos  y escenarios.

Sin dramatismo ni falsas alarmas, los cubanos continuaremos enfrentando las secuelas de un acérrimo bloqueo estadounidense, que data de seis decenios y no ceja en su empeño de someter a su pequeño pero invencible vecino del sur, cuyo único delito es el de ser libre e independiente, y no dejarse someter. Y posturas como esta, inusual en el mundo de hoy, conllevan a desafíos como los de esta hora coyuntural.

A desechar el lamento inútil y encarar los retos del momento llamó Díaz-Canel en otra parte de su emotiva comparescencia televisiva e instó, además, a armarnos de optimismo, creatividad y ahuyentar el desaliento.

Búsquese en la historia nacional sobrados ejemplos como apoyatura para seguir adelante, y véase esta etapa como otro entrenamiento en la lucha por la subsistencia del proceso revolucionario cubano.

Si nos quieren quitar el agua, la luz y hasta el aire, pues entonces responderemos con espíritu de resistencia, unidad y cultivando el ahorro, consolidando cualidades como la solidaridad y el altruísmo.
En esta nueva batalla por la sobrevivencia de la Patria, todos contamos.

Por ACN

TIAR: Tratado Injerencista, Agresivo y Reaccionario

TIAR: Tratado Injerencista, Agresivo y Reaccionario

 

Con oscuros antecedentes en la doctrina Monroe, que en el siglo diecinueve proclamó que América era para los (norte) americanos en el intento por colocar fuera de la órbita regional a las potencias europeas de la época, el TIAR, negociado en 1947 y puesto en vigor un año después, pretendía mantener libre de “injerencias foráneas de toda índole” a los vecinos sureños de los Estados Unidos, percibidos por su clase dirigente como “traspatio natural e intocable del “coloso del Norte”, ya por entonces la inequívoca “primera potencia capitalista” del planeta.

En pocas palabras, a apenas dos años del fin de la Segunda Guerra Mundial y de los bombardeos atómicos de “advertencia e intimidación universales” sobre las ciudades nipones de Hiroshima y Nagasaki, se apresuraba Washington a apretar clavijas en sus fronteras más inmediatas en la ya planeada desde antes “ofensiva general contra el comunismo y su cortina de hierro”, concretados en la existencia de la Unión Soviética y el apenas estrenado campo socialista europeo, y en sus ya palpables influencias internacionales.

De manera que bajo el mandato de Harry S. Truman, el hombre que desató los hasta ahora únicos ataques nucleares de la historia, se estableció en nuestra región el TIAR, el primer aparato imperial de pretendida “defensa colectiva” en el planeta, toda vez que la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN (con el involucramiento del occidente europeo bajo la égida gringa y el mismo objetivo de atacar al socialismo) no vería la luz hasta 1949.

En su letra, el tratado hemisférico indicaba textualmente que “un ataque armado por cualquier Estado contra un Estado Americano, será considerado como un ataque contra todos los Estados Americanos, y en consecuencia, cada una de las Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva…” En otras palabras, nada ajeno al orden hegemonista Made in USA tendría larga vida en estas tierras.

Así, a lo largo de los últimos setenta y dos años, el TIAR ha sido “fiel a su espíritu” al elegir a sus víctimas.

Analistas precisan que todo este tiempo ha sido invocado en unas veinte ocasiones, todas ligadas precisamente a la pretensión de coartar procesos populares en auge en América Latina y el Caribe, y a disfrazar de pretendida legalidad acciones militares punitivas contra nuestros pueblos

En 1962, el TIAR fue activado durante la titulada Crisis de los misiles en ,Cuba y apoyó la entrada en vigor del bloqueo contra la Isla que se extiende hasta nuestros días.

Lea también:Pretenden reactivación de TIAR contra Venezuela

Se reconoce su actividad injerencista en la invasión a República Dominicana en 1965 contra el movimiento nacionalista local encabezado por el líder popular Francisco Caamaño, y su aprobación a la ocupación militar gringa de la Isla de Granada en 1983.

No obstante, un año antes, cuando tropas argentinas desembarcaron en el Archipiélago de las Malvinas bajo control colonialista británico desde 1833 y Londres decidió enviar sus fuerzas militares para reconquistar aquellas islas, Washington, aliado de Gran Bretaña en el seno de la OTAN, vetó la invocación del TIAR contra una evidente agresión militar extra hemisférica (tal como lo expresan las bases del acuerdo).

Así, dio la espalda a los reclamos de Buenos Aires y llegó incluso a brindar apoyo logístico a los buques, aviones y  fuerzas terrestres de la Corona en la retención de su pretendida soberanía sobre aquellos espacios australes arrebatados a  la nación  argentina hace ahora 186 años.

Y es con ese “brillante expediente” de manipulación, oportunismo y burla, que el TIAR pretende salir de nuevo a flote por estos días, ahora de manos del nuevo equipo de obsesos injerencistas aposentados en la Casa Blanca y de aquellos personajes que en el Sur gustan de engrosar la lista de los obsecuentes que reniegan de sus orígenes, desprecian su sangre y su raza, y no dudan en pedir armas y violencia en el Norte para sojuzgar a sus iguales. Toda una pléyade  de “democráticos presidentes” de nuestra región que otra vez, en estos días, aplaude imponer la guerra a sus hermanos.

Desde CubaHora

Colombia, plataforma de la CIA para la agresión a Venezuela

El pasado 28 de agosto, el secretario de Estado Mike Pompeo anunció la creación de la Unidad de Asuntos para Venezuela (Venezuela Affairs Unit, VAU por sus siglas en inglés), que estará ubicada en la embajada de Estados Unidos en Bogotá, Colombia, lo que exhibe a ese país sudamericano como la principal plataforma para un golpe de Estado made in USA contra el gobierno constitucional y legítimo de Nicolás Maduro y el papel servil y cipayo del presidente colombiano Iván Duque.

La Unidad de Asuntos de Venezuela estará dirigida por James Story, ex encargado de negocios en la Embajada estadunidense en Caracas, y quien fue uno de los últimos diplomáticos en retirarse de la misión en la capital venezolana en marzo, después de que el presidente Nicolás Maduro rompiera relaciones con Washington.

El nivel de la VAU no es tradicional en el servicio exterior de Estados Unidos, y según trascendidos de prensa no se equiparará a una “sección de intereses” como la que existió en La Habana, Cuba, durante décadas. De acuerdo con fuentes del Departamento de Estado, su carácter provisional la coloca fuera del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en cuanto a aprobar su personal, aunque seguirá supervisando el desarrollo de las relaciones bilaterales.

La creación de la oficina diplomática paralela de EU en Bogotá contó con el apoyo bipartidista (demócrata/republicano) del Congreso, y busca dar legitimidad regional al desdibujado presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, en un momento de extrema debilidad política de la oposición interna al gobierno de Maduro.

El presidente Maduro rompió relaciones con EU el 23 de enero pasado, luego de que Donald Trump desconociera su mandato y reconociera a Guaidó, su creación, como “presidente encargado”, en medio de una campaña de intoxicación mediática en el mundo occidental dirigida a presionar, desestabilizar y producir un “cambio de régimen” en Venezuela, con apoyo de varios presidentes de la ultraderecha latinoamericana agrupados en el llamado Grupo de Lima.

Desde entonces, oficiales de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) comenzaron a realizar contactos con funcionarios diplomáticos venezolanos con fines de reclutamiento e incitación al abandono de sus cargos, en particular en Colombia, Panamá y Naciones Unidas.

Según reportes periodísticos, a cambio de convertirse en colaboracionistas de la agencia de espionaje estadunidense, oficiales de la CIA ofrecieron sumas de dinero de entre 120 y 150 mil dólares, con el encargo, a quienes defeccionaran, de que deberían ofrecer entrevistas a medios de prensa donde evidenciarían, entre otras exigencias, rechazo al presidente Maduro y al gobierno que habían defendido hasta ese momento.

Desde entonces, también, los agentes de la CIA incrementaron sus actividades en territorio colombiano. En 2018, la agencia estadunidense ya había logrado la defección del agregado de prensa venezolano en Bogotá, Luis Espinoza. Destaca, asimismo, el apoyo brindado a una red terrorista basificada en Perú, denominada operación “Jaque Mate Venezuela 2019”, dedicada a la ejecución de actos violentos en territorio venezolano con fines de desestabilización.

Antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia, entre Iván Duque y Gustavo Petro, en junio de 2018, la CIA preparó una denuncia pública donde acusaba, falsamente, a Royland Belisario, miembro del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), de un supuesto atentado contra el hoy presidente Duque. La versión fue recuperada por el diario bogotano El Tiempo el 3 de marzo de 2019 y atribuida a “organismos de inteligencia colombianos”.

El 15 de abril de 2019, durante una sesión de preguntas y respuestas en la Universidad de Texas, el secretario de Estado Mike Pompeo afirmó que cuando “yo era director de la CIA, mentimos, engañamos y robamos. Teníamos hasta cursos de entrenamiento”. La transcripción oficial del Departamento de Estado censuró esas aseveraciones, pero sí quedaron registradas en video. Y aunque es público y notorio que a lo largo de su historia la CIA ha hecho lo que Pompeo dijo, no deja de ser grave que el jefe de la diplomacia estadunidense se refiera a sí mismo de esa forma.

El 7 de febrero anterior, tras la detención del ex coronel de la Guardia Nacional Bolivariana, Oswaldo Valentín García Palomo, el vicepresidente de Comunicación, Cultura y Turismo de Venezuela, Jorge Rodríguez, destacó ante los medios la publicación de mensajes intimidatorios y noticias falsas por parte de actores del antichavismo que delineaban el marco de una serie de acciones golpistas.

De tiempo atrás, García Palomo había contado con el apoyo de la CIA y de los gobiernos de Colombia, Chile y Brasil. En su confesión, el ex militar declaró que la Agencia Central de Inteligencia lo había contactado a través del general retirado Antonio Rivero, activista del Partido Voluntad Popular (el de Guaidó) y agente de la CIA, según Rodríguez. Detalló, también, que en territorio colombiano había contado con el apoyo de alias “Alejandro”, un general de la Policía Nacional de Colombia, quien era el enlace con el gobierno de Juan Manuel Santos.

El plan golpista había sido reactivado en mayo de 2018, previo a las elecciones colombianas, con la asesoría de alias “Indiana” y el “coronel Lee” por parte de la CIA y de “Alejandro”, por parte del gobierno de Colombia. Los oficiales instruyeron a García Palomo el plan de ataque contra Venezuela durante el primer trimestre de 2019, y su confesión, según Jorge Rodríguez, venía a desmontar la campaña de intoxicación desinformativa internacional sobre la “crisis humanitaria”, como coartada para una invasión diseñada por la CIA y el Pentágono con apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Grupo de Lima.

En el contexto de una prolongada guerra híbrida imperial de desgaste, el sábado 23 de febrero de 2019, calendarizado como el enésimo “Día D” de la asediada República Bolivariana de Venezuela, resultaría otro estrepitoso fracaso de la terrorista ultraderecha internacional que responde a los dictados de la Casa Blanca.

En esa coyuntura, uno de los miembros de la estación de la CIA en Bogotá acompaño al senador estadunidense de ascendencia cubana Marco Rubio y al representante por el estado de Florida, Mario Díaz-Balart, en su visita a la localidad colombiana de Cúcuta, limítrofe con Venezuela y uno de los principales focos de tensión entre ambos países. En esa ocasión, Rubio y Díaz-Balart –representantes de la mafia cubano estadunidense de Miami− estuvieron acompañados de Carlos Trujillo, embajador de EU ante la OEA.

Cúcuta, donde según el intelectual colombiano Renán Vega Cantor “reina el poder paramilitar” −hasta el punto que se le conoce como la “República Independiente de los Paracos”−, había sido el escenario, la víspera, del concierto “Venezuela Aid Live”, organizado por la gusanería cultural del clan Estefan (el matrimonio conformado por Gloria y Emilio Estefan ), que contó con la asistencia de unos 30 artistas Made in Miami , incluido Silveste Dangond, denominado “el paramilitar del vallenato”.

Ese concierto de odio y de guerra fue concebido como una acción de distracción en la frontera colombo-venezolana, dirigido a encubrir una operación de bandera falsa en el marco de la pretendida introducción de “ayuda humanitaria” a Venezuela de la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (USAID, por sus siglas en inglés), que desde 1961 ha sido utilizada por la CIA como una de sus armas más poderosas para sus operaciones encubiertas.

En el argot militar, las operaciones de bandera falsa son las que realiza una potencia agresora de forma clandestina, en aras de parecer agredida y culpar al enemigo. El 23 de febrero, dos camiones de la USAID con supuesta ayudada humanitaria para Venezuela fueron incendiados con cocteles molotov en el puente internacional Francisco de Paula Santander, del lado colombiano y por grupos violentos de la oposición venezolana, y el vicepresidente de EU, Mike Pence y el secretario de Estado, Pompeo, culparon al “tirano” Maduro.

La operación, que contó con la asistencia in situ del presidente colombiano Iván Duque y su homólogo chileno, Sebastián Piñera, así como del lacayo del Ministerio de Colonias de EU, el uruguayo Luis Almagro, exhibió los nexos de la mafia cubano-americana de Miami auspiciada por la CIA con los “paracos” de Cúcuta y la ultraderecha continental, pero también la impunidad con la que la agencia estadunidense desarrolla sus actividades injerencistas contra Venezuela desde el territorio de Colombia.

Desde inicios de 2019 y hasta la fecha, la Embajada de EU en Bogotá ha venido incrementando el número de funcionarios en su consulado en Cúcuta con dos objetivos fundamentales: apoyar las visitas de congresistas, políticos y militares estadunidenses así como de jefes y oficiales de la comunidad de inteligencia que viajan a esa región fronteriza, y para el monitoreo de la situación en Venezuela, sobre lo cual remiten partes diarios que son remitidos al Departamento de Estado, la Casa Blanca y el Pentágono.

El consulado de EU en Cúcuta cuenta con un alto número de funcionarios que estaban adscritos a la misión diplomática norteamericana en Caracas, la cual debieron desalojar tras la ruptura de relaciones decretada por Nicolás Maduro. Según versiones periodísticas, entre ellos habría algunos expertos en operaciones encubiertas y al trabajo de campo con la ultraderecha venezolana, grupos paramilitares y bandas criminales, pero también con hacendados opositores, que como parte de la guerra económica contra el gobierno constitucional de Maduro, realizan operaciones clandestinas para sacar al exterior minerales (oro, bauxita, hierro), petróleo y gasolina.

En ese contexto, la creación de la Unidad de Asuntos para Venezuela anunciada por Pompeo la semana pasada, vendría a reforzar el papel del dúo Álvaro Uribe-Iván Duque como cipayos de Washington y el de Colombia como plataforma para la agresión del Pentágono y la CIA contra Venezuela.

 

Trump reitera hostilidad hacia Cuba y Venezuela tras salida de Bolton

El presidente estadounidense, Donald Trump, reiteró hoy su política hostil hacia Cuba y Venezuela, la cual ha estado marcada por agresivas medidas contra ambos países, denunciadas dentro y fuera del territorio norteamericano.

Trump se refirió a ambas naciones luego del despido el martes de su asesor de seguridad nacional John Bolton, un controvertido halcón conservador que había sido el rostro más visible de la política de la administración del republicano contra La Habana y Caracas.

Mis puntos de vista sobre Venezuela y, especialmente, sobre Cuba, eran mucho más fuertes que los de John Bolton. ¡Él me estaba frenando!, escribió el jefe de la Casa Blanca esta tarde en Twitter.

El gobernante respondió así a un tuit del senador republicano Marco Rubio, el miembro del Congreso que más presiona para la adopción de acciones agresivas contra esas dos naciones.

Acabo de hablar con Donald Trump sobre Venezuela. Es cierto que no estuvo de acuerdo con algunas de las opiniones del asesor anterior. Pero como él me recordó, en realidad es lo opuesto a lo que muchos afirman o asumen. Si, de hecho, la dirección de la política cambia, no será para debilitarla, dijo Rubio en la misma red social.

Los mensajes de ambos indican una continuidad e, incluso, un posible endurecimiento, de la ya amplia gama de sanciones económicas y presiones empleadas por Washington.

Solo cinco meses después de su llegada a la mansión ejecutiva, en junio de 2017, Trump pronunció un discurso en Florida en el que dio a conocer la decisión de revertir gran parte del acercamiento bilateral con Cuba iniciado durante la administración de su predecesor, el demócrata Barack Obama (2009-2017).

En septiembre siguiente, y bajo el argumento de incidentes de salud reportados por diplomáticos norteamericanos en su Embajada en La Habana, el Departamento de Estado recortó la mayoría del personal en esa legación diplomática, suspendió la entrega de visas, y luego expulsó de Washington DC a funcionarios del país caribeño.

Poco más de un mes después, Estados Unidos difundió nuevas restricciones a los viajes y el comercio con Cuba, las cuales incluyeron la publicación de una extensa lista entidades y subentidades cubanas prohibidas para los estadounidenses.

El pasado 2 de mayo, la administración Trump activó el Título III de la controvertida Ley Helms-Burton, que permite presentar demandas contra quienes invierten en propiedades nacionalizadas en Cuba.

Al mismo tiempo, Washington desconoce el Gobierno constitucional de Nicolás Maduro en Venezuela, y da su apoyo a Juan Guaidó, diputado de la Asamblea Nacional considerada en desacato que en enero último se autoproclamó presidente interino y en abril encabezó un intento de golpe de Estado.

En muchas de las medidas adoptadas contra Cuba en los últimos meses, el ejecutivo norteamericano indicó que se debían al apoyo de la nación antillana a Venezuela, y con el fin de perjudicar a los dos países, impuso castigos a embarcaciones dedicadas a transportar petróleo venezolano a la isla.

Académicos chinos condenan ley Helms-Burton contra Cuba

Por PL