Estados Unidos y la “asfixia energética” de Cuba

El cese del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, exigido por vigésimo octavo año consecutivo en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas reafirma la libertad de comercio y navegación ante un bloqueo anacrónico instaurado por Kennedy en 1962.  El bloqueo ha supuesto para la Isla unas pérdidas directas e indirectas estimadas en 110.000 millones según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y cerca del Billón, según el Gobierno cubano.

Donald Trump habría adoptado como leit motiv de su Presidencia eliminar todo vestigio del legado obamaniano. Así, tras el intento de finiquitar el Obamacare, el anuncio de revisión del Tratado NAFTA y la retirada de EEUU del Acuerdo de París contra el Cambio Climático, el siguiente paso será intentar deshacer los avances diplomáticos y comerciales alcanzados con Cuba bajo el mandato de Barack Obama.

Los cambios propuestos por la administración Trump tienen como intención aumentar las regulaciones y la supervisión para dificultar a las empresas estadounidenses rubricar acuerdos con Cuba, así como para que los estadounidenses continúen viajando al país. Son fruto de la extenuante presión de los destacados representantes cubano-americanos Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, ambos republicanos.

La renovación automática por parte de EEUU por un año más del embargo comercial a la isla atentaría contra el vigente sistema financiero y político internacional. Podría suponer para Cuba pérdidas estimadas en cerca de 70.000 millones de dólares, abocando al régimen cubano a la asfixia económica. Es “perentorio” el final de un bloqueo que dura ya 57 años y que corre el riesgo de convertirse en endémico, con los perniciosos efectos colaterales que ello podría conllevar y que se verá agudizado con la actual ofensiva de EEUU para finiquitar a Petrocaribe.

La nueva estrategia de EEUU sería estrechar lazos comerciales y militares con los países de Petrocaribe ante el peligro de contagio mimético de los ideales revolucionarios chavistas, al depender en exclusiva de Petrocaribe para su abastecimiento energético.

Mike Pence anunció la implementación de nuevas medidas contra dos compañías que transportan el crudo venezolano hasta Cuba, así como contra los 34 buques que utiliza PDVSA. El objetivo confeso es provocar la “asfixia energética de Cuba” mediante la amputación del cordón umbilical que unen Venezuela y Cuba, pues en la actualidad tan sólo Cuba estaría recibiendo cerca de 30.000 barriles diarios del crudo venezolano que pagaría mediante servicios médicos y asesores de inteligencia.

¿Será Rusia el salvavidas de Cuba?

La retirada de EE.UU. del Tratado de Reducción de Armas de Medio y Corto Alcance (INF) firmado por Reagan y Gorbachov, implicará la implementación de la quinta fase del despliegue del escudo antimisiles en Europa (Euro DAM). En realidad, se trata de un escudo anti-misil global en el que los misiles interceptores emplazados en plataformas móviles pueden abatir blancos en un espacio. Siguiendo la dinámica de la Guerra Fría (acción-reacción), Putin ha empezado a mover las piezas para situarlas estratégicamente en el llamado “patio trasero” de EEUU.

Rusia estaría negociando instalar sus bases militares con Cuba, Venezuela y Nicaragua con el objetivo inequívoco de ampliar el radio militar ruso, según lo expuesto a la agencia de noticias rusa Sputnik por el Jefe del Comité de Defensa de la Cámara Alta del Parlamento Ruso, Victor Bóndarev: “el establecimiento de una base militar rusa en Cuba en un contexto de aumento de las agresiones de EEUU, respondería a los intereses de seguridad Nacional”.

La Cámara baja del Parlamento ruso instó a la Asamblea General de la ONU a reclamar a Estados Unidos que ponga fin al bloqueo económico de más de medio siglo contra Cuba. Moscú es actualmente el noveno socio comercial de la Habana con intercambios valorados en 224 millones de dólares en 2011 y como prólogo a su visita, la Duma rusa habría ratificado la condonación de la deuda de Cuba con la URSS estimada en 35.200 millones $ y el resto (3.520 millones $ será abonado por Cuba en diez años y reinvertido por Rusia en la economía cubana.

Dado que EE.UU. mantendrá intacto el anacrónico embargo sobre la Isla, es inevitable que surja en la Habana el desapego afectivo respecto a EEUU, vacío que será aprovechado por el hábil estratega geopolítico Putin para firmar un nuevo tratado de colaboración militar ruso-cubana (rememorando el Pacto Secreto firmado en 1960 en Moscú entre Raúl Castro y Jruschov) cuyo primer hito según anunció Putin, será “el despliegue en Cuba antes de abril del 2.019 de un complejo móvil para la recepción de datos de satélites rusos”, no siendo descartable la posterior instalación de una base de Radares en la abandonada base militar de Lourdes para escuchar cómodamente los susurros de Washington.

“El daño ya está hecho” en las relaciones entre Cuba y EEUU

¿Cuándo llegará el tiro de gracia a la saga construida en torno a La Habana y un supuesto síndrome? Quizá dentro de 37 años, según pronosticó en mayo el Departamento de Estado. El abuso de la imaginación y la calumnia deberían tener límites también para “el imperio más poderoso”. Demasiadas invasiones y “espléndidas guerritas” han tenido como preludio un arsenal de mentiras, pero el hecho es que la historia de los incidentes de salud reportados por diplomáticos estadounidenses en Cuba, sencillamente, no da para más.

“El daño ya está hecho, ya cumplió su objetivo y el tema sigue siendo un pretexto conveniente para justificar lo que de otra manera no tuvo, no tiene ni tendrá sustentoSobre una acusación falsa se montó una escalada de declaraciones y acciones que endurecen el bloqueo y redoblan la hostilidad contra nuestro país”, dice a Cubadebate Johana Tablada de la Torre, subdirectora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

En agosto de 2017, los titulares esparcían la noticia: diplomáticos de EE.UU. fueron blanco de “ataques acústicos” en Cuba. El Departamento de Estado alegó que al menos 22 personas se vieron afectadas por una pérdida auditiva inexplicable a partir del otoño de 2016. La reacción desmesurada no se hizo esperar.

El Gobierno de los EE.UU. expulsó a 15 diplomáticos cubanos de Washington y retiró a la mayoría de los suyos de La Habana. Luego, cerró el consulado en la Isla. ¿Qué evidencias condujeron a dar por cierta la acusación y tomar las medidas más leoninas? Ninguna, hasta hoy.

Tras la fabricación para la opinión pública de un arma sónica made in Cuba, vinieron la hipótesis de un virus, la teoría de las conmociones cerebrales, el trauma emocional, las microondas, el ataque de pánico, el miedo masivo y hasta los grillos. Insólito, en apenas 75 segundos, Google ofrece dos millones de referencias sobre esta historia contada con demasiada ficción.

“Es evidente que con un mínimo de información se ha armado una campaña que politizó los incidentes de salud con intenciones demostradas de utilizarlos en una forma negativa contra Cuba”, asegura el Doctor en Ciencias Mitchell Joseph Valdés-Sosa, director general del Centro de Neurociencias de Cuba.

El neurocientífico cubano asevera que las tres publicaciones científicas realizadas por expertos estadounidenses para explicar causas y efectos de los supuestos incidentes presentan serios problemas desde el punto de vista médico. “Con el tiempo se ha ido desinflando toda esta historia; cada vez hay un cuestionamiento más fuerte por la comunidad científica internacional”, apunta.

Mitchell Joseph Valdés-Sosa explica que tanto los investigadores de la Universidad de Pennsylvania, a quienes el Departamento de Estado encargó realizar las pruebas a sus diplomáticos, como los de la Universidad de Miami (UM), hicieron declaraciones a la prensa y presentaciones públicas en las que hablaron de distintas armas misteriosas, pero sin ninguna base científica. Inclusive, sus hallazgos se contradicen.

Muchas teorías… ¿y evidencias?

“No negamos que los diplomáticos estén enfermos, sino que lo están por diversas causas: por algunas enfermedades preexistentes, y otras que quizás adquirieron aquí. La mejor forma de tratar a esas personas es demostrar que no existe ese agente externo y que no fueron sometidos a ningún ataque con armas misteriosas. Parte de la cura es eliminar la duda en los sujetos y ayudarlos a encontrar la verdadera explicación de cuáles son los problemas que están presentando”, considera el neurocientífico cubano.

¿Enfermedades preexistentes?

En febrero de 2017 se publicó que los “ataques sónicos” ocasionaron pérdidas auditivas, certificadas a partir de las pruebas clínicas aplicadas, a tres diplomáticos de EE.UU. Tras examinar lo publicado hasta hoy, los estudios estadounidenses reconocen que dos de ellos ya tenían pérdidas auditivas preexistentes.

El problema, lejos de ser en masa, se convierte en un pequeño grupo de personas, no más de tres, de las cuales a dos ya se les había diagnosticado la pérdida antes de venir a Cuba. Este es un ejemplo del uso irresponsable de la información. La pérdida auditiva no es parte del cuadro.

Recientemente, el Dr. Robert Bartholomew, sociólogo americano residente en Nueva Zelanda, y el neurólogo Robert W. Baloh, de Los Ángeles, publicaron un nuevo informe científico donde demuestran que las teorías sobre armas sónicas, microondas, ataques o intención de dañar a los diplomáticos estadounidenses carecen completamente de sustento.

En la revista británica Journal of the Royal Society of Medicine, los investigadores afirman que “la evidencia política y científica de la perpetración de un ataque contra el personal de la embajada de Estados Unidos en Cuba no es concluyente”.

Los autores cuestionan que los estudios anteriores sobre el “síndrome de La Habana” tenían “fallas críticas de diseño”.

“Lo más importante es la ausencia de evidencia de que el personal haya estado expuesto a una fuente de energía o toxina”, señalan.

La investigación –citada por Dominio Cuba– añade que “nada prueba adecuadamente las hipótesis que proponen (otras investigaciones), al tiempo que se promueven explicaciones exóticas que no están respaldadas por los hechos. Nuestras conclusiones se basan en la ciencia prosaica y conocida… No hay necesidad de recurrir a explicaciones exóticas. Las afirmaciones de que los pacientes sufrían daños cerebrales y auditivos no están respaldadas por los datos”.

“¿Qué es más probable, que los diplomáticos fueran el blanco de una nueva arma misteriosa, de la que no hay evidencia concreta, o que sufrieran síntomas psicógenos inducidos por el estrés?”, se preguntan los científicos. Sus conclusiones apuntan a este último escenario.

Acuso y reservo “las pruebas”

La primera notificación de los alegados sucesos acústicos llegó el 17 de febrero de 2017; de inmediato, las autoridades cubanas asumieron con suma seriedad las informaciones trasladadas por los estadounidenses.

Por entonces, se creó el comité de expertos cubanos para estudiar los hechos, que dos años y nueve meses después no ha podido acceder a la información necesaria para encontrar una respuesta a los célebres y mediáticos incidentes.

En su oficina del Centro de Neurociencias de Cuba, Mitchell Joseph Valdés-Sosa reflexiona: “Si los supuestos hechos ocurrieron en La Habana, la participación de Cuba era decisiva”. Pero, evidentemente, otras intenciones complicaron la colaboración.

“No es lógico que hayan acudido a la prensa para divulgar teorías que no están confrontadas con la realidad. Lo que vimos en los medios es el resultado de una campaña bien estructurada, con el propósito manifiesto de divulgar y replicar elementos negativos sobre Cuba, un intencionado esfuerzo de manipulación política”, refiere el científico cubano.

La única base para llegar a conclusiones es observar los hechos, discutir y confrontar los hallazgos científicos, explica Valdés-Sosa. “El Gobierno de los EE.UU. no ha colaborado con Cuba, no ha compartido información. Ni siquiera porque el Gobierno cubano permitió que el FBI viniera a investigar los incidentes a La Habana”.

El lunes 9 de enero de 2018, la agencia Associated Press (AP) reportó que el FBI no había encontrado “prueba alguna” de los supuestos ataques sónicos contra el personal diplomático estadounidense en Cuba, tras meses de investigaciones y cuatro viajes a La Habana.

Salvo esas visitas del Buró Federal de Investigaciones, Cuba no ha recibido otro interés por parte del Gobierno de Estados Unidos para una colaboración bilateral.

En septiembre de 2018, cuando el comité de expertos cubanos visitó el Departamento de Estado para intercambiar sobre el tema, los científicos cubanos nunca pudieron entrevistarse con los diplomáticos afectados ni con los investigadores contratados para estudiar los síntomas de salud.

Incluso, durante el encuentro, “los médicos del Departamento de Estado afirmaron claramente que ellos nunca utilizaron la teoría de los ataques para explicar las causas de los síntomas reportados”, asegura Johana Tablada, quien presidió la delegación cubana en ese contacto y cuya contraparte estadounidense fue Kenneth Merten, secretario asistente principal para el Hemisferio Occidental.

En aquella ocasión, las autoridades estadounidenses aseguraron que casi todas las personas investigadas habían retornado normalmente a su vida laboral. Supuestamente, el tema está ahora bajo una investigación médica conjunta que coordina el Departamento de Estado, a la cual la parte cubana tiene el acceso denegado.

La necesidad de respetar la privacidad de los datos de las personas no puede ser una justificación para no compartir información con el Grupo de Expertos cubanos, “porque la divulgación mayor de los incidentes de salud no ha dependido de la gestión de Cuba, sino por el propio Gobierno de los EE.UU. y por los médicos que ellos contrataron”, aclara Mitchell Joseph Valdés-Sosa.

“Sentarse a discutir y poner los datos científicos sobre la mesa, incluso sin tener que identificar a las personas, hubiera ayudado a resolver el problema”, comenta Valdés-Sosa. Destaca, además, que así lo hizo el Gobierno canadiense, y recuerda la investigación realizada por los expertos canadienses de la Universidad de Dalhousie, cuya hipótesis Cuba tampoco descarta.

“Encontraron personas que tienen evidencias de algún tipo de alteración en el sistema nervioso, en el cerebro, consecuencia del uso excesivo de insecticidas, partiendo de la base de que no solo Cuba estaba haciendo una campaña agresiva contra el mosquito, sino que la embajada de Canadá también hizo fumigaciones adicionales dentro de las residencias de su personal”, refiere.

Esa hipótesis no la vamos a desechar –insiste–, porque Cuba siempre ha tenido una posición abierta a colaborar. Estamos en la obligación de hacerlo; la actitud científica es obedecer a los hechos.

El director del Centro de Neurociencias informa que está a punto de comenzar el estudio que se le realizará a cubanos expuestos o no a insecticidas, para verificar la contrastación de esta conjetura científica.

La postura del Gobierno de Canadá, con una decena de diplomáticos que también reportaron problemas de salud, fue completamente distinta, comenta el Doctor en Ciencias. “En primer lugar, no divulgaron prematuramente los resultados de las investigaciones que encargaron realizar. Además, antes de su publicación organizaron una reunión técnica entre los científicos que mandataron para estudiar a su personal y el equipo de expertos cubanos”.

“Todas las teorías de EE.UU. dan un cuadro de extrema debilidad científica y confirman que existía el deseo, costara lo que costara, de demostrar que hubo una enfermedad común a todos los diplomáticos que reportaron problemas de salud. El propio Gobierno refrendaba que habían sido atacados”, comenta el eminente neurocientífico cubano.

Amplificar la calumnia, consecuencias a terceros

El pasado jueves 7 de noviembre, el diario The Guardian reveló las dificultades del Gobierno británico para comprender los supuestos “ataques sónicos” contra diplomáticos estadounidenses, a partir de un análisis de varios correos electrónicos y cables diplomáticos sensibles intercambiados entre el personal acreditado en la embajada británica en La Habana y el Ministerio de Relaciones Exteriores en Londres.

The Guardian describe que reinaba tal sensación de desconcierto que los británicos no comprendían qué estaba pasando y comenzaron a investigar compulsados por la embajada estadounidense.

La prensa norteamericana reseñó entonces que la misión de EE.UU. reunió a diplomáticos de otros países en su sede para alertarlos sobre la existencia de un “ataque”. El clima fue creado para que los síntomas se amplificaran, reflexiona Mitchell Joseph Valdés-Sosa.

La embajada del Reino Unido investigó y trató “desesperadamente” de encontrar sentido a lo que estaba ocurriendo. Sus funcionarios analizaron “detenidamente” los informes de prensa, las declaraciones oficiales y otras comunicaciones para esclarecer la situación. No encontraron evidencias ni pudieron dar crédito de que alguien lo hubiera hecho.

“Tanto la embajada de EE.UU. como la cubana estarán ahora castradas, apenas dos años después de reabrirse”, decía un fichero confidencial.

Cubadebate analizó más de 200 artículos sobre el tema de los supuestos “ataques sónicos”, publicados entre agosto de 2017 y noviembre de 2019 en medios estadounidenses en inglés, y estas fueron las palabras claves más usadas:

Palabras claves más usadas en los titulares de medios estadounidenses que abordaron los incidentes de salud entre agosto de 2017 y noviembre de 2019.

Palabras claves más usadas en las descripciones de los 200 artículos publicados en medios estadounidenses que abordaron los incidentes de salud entre agosto de 2017 y noviembre de 2019.

Objetivos cumplidos

En la historia de las relaciones Cuba-EE.UU., los guiones bien montados para justificar la escena de la confrontación y convencer a la opinión pública estadounidense aburren. El pretexto más conocido por los escolares de la Isla: la explosión del Maine. El más reciente: el “síndrome de La Habana”. ¿Cuál es el mejor escenario para que una mentira repetida mil veces se convierta en “verdad”? El mediático. En pleno siglo XXI, el sueño de Goebbels otra vez se hizo realidad.

Casualmente, tres semanas después de que se eligiera a Donald Trump como presidente de EE.UU., el Departamento de Estado informó que los primeros casos habían sido notificados en noviembre de 2016.

El respaldo de la comunidad internacional y la emigración al restablecimiento y avance de las relaciones con Cuba era tan alto que el nuevo Gobierno de EE.UU. no podía imponer, a sangre fría, ante la opinión pública estadounidense y mundial, la agenda de medidas de retroceso y brutal hostilidad que la Fundación Inspire America presentó a Donald Trump como proyecto de programa político a inicios de su mandato.

La diplomática Johana Tablada confirma que “el propósito ha sido la creación de focos de tensión que contribuyan a avanzar hacia un patrón de confrontación, tratando todo el tiempo de responsabilizar a Cuba por las medidas que adopta Estados Unidos”.

“Si uno examina todo lo que se ha publicado, no hay nada que sostenga la existencia de ‘armas misteriosas’ basadas en las leyes de la física hasta hoy conocidas. No es posible. Así lo han reconocido científicos de todo el mundo”, confirma por su parte Valdés-Sosa.

El pretexto no solo ha afectado las relaciones diplomáticas. En la práctica, se han interrumpido casi todo el intercambio y la cooperación bilateral que se establecieron o avanzaron en disímiles sectores durante el Gobierno de Barack Obama, y que beneficiaban el interés nacional de ambos países.

Habría sido difícil imponer, incluso, la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton sin antes crear toda la atmósfera de desconfianza, rencor y suspicacia en torno a ataques que jamás ocurrieron.

No pocas publicaciones estadounidenses apuntan a una conspiración que tiene como protagonistas al senador Marco Rubio –fuente principal y original de la desinformación a los medios de prensa– y al actual secretario de Estado, Mike Pompeo, entonces director de la CIA. Ambos han sacado muy buen provecho de esta calumnia, pues ya sabemos que para ellos en política todo vale.

Escalada de agresiones de EE.UU. tras sembrar el pretexto

  • Reducción abrupta del personal diplomático de ambas misiones.
  • Suspensión de reuniones bilaterales sobre diversos temas en La Habana y luego en Washington .
  • Anuncio engañoso en la página de alertas de viajes a los estadounidenses para limitar los viajes a Cuba.
  • Cierre del consulado estadounidense en La Habana.
  • La limitación inhumana y absurda a los viajes desde Cuba a los Estados Unidos que tanto ha costado a las familias cubanas.
  • Interrupción violenta de los viajes de intercambio en todas las áreas.
  • Amplificación de mensajes contra la seguridad en la Isla. Propagación de las calumnias y las medidas no solo en Estado Unidos, sino en terceros países.

El 16 de octubre de 2017, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump envió el mensaje que tenía que trasmitir: “Creo que Cuba es responsable, realmente lo creo”.

Cuatro días después, el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que no tenían evidencias para culpar al Gobierno cubano y que la salida de la mayoría del personal diplomático de EE.UU. de La Habana fue “una medida preventiva para proteger a los estadounidenses de futuros ataques”. ¿Incongruencias en política exterior estadounidense o “crónica de una muerte anunciada”?

Aunque “el tema ha perdido mucha credibilidad, en parte gracias a la actitud profesional de la comunidad científica estadounidense, que ha sido muy crítica con estos disparates” -reconoce Johana Tablada-, el Gobierno de los Estados Unidos puede hacer y decir absolutamente cualquier cosa sin hacer coincidir la retórica y la realidad.

La saga de los supuestos “ataques sónicos” parece sacada del universo de The Walt Disney Company. En una de las aventuras de Winnie the Pooh, el osito y Piglet van a buscar un Woozle, un gamusino. Siguen sus huellas y descubren que cada vez aparecen más pisadas. Finalmente, Pooh y Piglet descubren que han estado siguiendo sus propias pistas todo el tiempo. ¿Les suena el “efecto Woozle”? No sería la primera vez que el “buen vecino” usa la “diplomacia de los muñequitos”.

El “efecto Woozle” ocurre cuando una afirmación no avalada por la ciencia, una mentira que con toda intención se reitera disímiles veces, induce a individuos, expertos o a la opinión pública internacional a pensar que hay evidencia real y a creer en su irrefutable existencia.

Por Cubadebate

Nueva campaña de calumnias de EE. UU. contra Cuba

Desde hace varias semanas, el Gobierno de Estados Unidos viene dirigiendo desde Washington una nueva campaña de calumnias y descrédito contra Cuba como parte de su política de creciente hostilidad contra nuestro país. La impulsa frente al fracaso político de intentar rendir a los cubanos con el fortalecimiento del bloqueo económico y las medidas para privarnos de combustible, y ante la demostrada capacidad de resistencia de nuestro pueblo, que celebra con optimismo el 500 aniversario de la capital.

Utiliza como pretexto la detención del contrarrevolucionario José Daniel Ferrer, agente asalariado al servicio de Estados Unidos, con una larga trayectoria de acciones de provocación contra el orden público y contra la legalidad.

La Embajada de los Estados Unidos en Cuba ha sido el vehículo fundamental de atención, orientación y financiamiento de la conducta de José Daniel Ferrer, en clara manifestación de intromisión en los asuntos internos de Cuba y de abierta instigación a la violencia, a la perturbación del orden y al desacato de las fuerzas del orden por parte de este ciudadano. La jefa de la misión diplomática conduce personalmente este desempeño.

Es conocido que, lejos de dedicarse a la promoción de los vínculos bilaterales, a velar por los intereses del pueblo estadounidense y de su Gobierno, y al impulso de las relaciones pacíficas entre los Estados, la Misión Diplomática de ese país en Cuba y particularmente su Encargada de Negocios se han concentrado en los últimos meses en el fallido propósito de reclutar mercenarios, de promover la división y la confusión en nuestro pueblo, de identificar las áreas de la economía contra las cuales dirigir las medidas coercitivas, y en tratar de calumniar y desacreditar la gestión del Gobierno cubano y a la Revolución.

Como suele ser la práctica, la mentira en la boca de los funcionarios del Gobierno estadounidense es ingrediente fundamental de la campaña.

José Daniel Ferrer fue detenido por la policía el pasado 1ro. de octubre en respuesta a la denuncia presentada por un ciudadano cubano, quien acusa a Ferrer y a otros tres individuos de haberlo secuestrado durante toda una noche y propinado una severa golpiza que lo dejó en condiciones de ingreso hospitalario.

Ferrer se encuentra pendiente de juicio. Ha recibido visita de su esposa y de sus hijos, como corresponde según las normas para su situación legal. Todas las referencias a su desaparición física, al supuesto maltrato físico, a la tortura o a que recibe insuficientes alimentos son puras mentiras deliberadamente concebidas y orientadas por el Gobierno de Estados Unidos y su Embajada en La Habana. Ha contado con la debida atención médica, realiza ejercicios físicos regulares y, ante solicitud realizada, se le facilita asistencia religiosa.

Debe conocerse que antes de su actividad al servicio del Gobierno de Estados Unidos, José Daniel Ferrer tenía una trayectoria delincuencial y de conducta violenta totalmente ausente de motivaciones políticas. Tiene antecedentes registrados que datan de 1993. Estos incluyen agresiones con violencia física a otros ciudadanos, incluyendo mujeres, y desorden público, comportamiento que se incrementó en años recientes.

Sobre todo esto existen pruebas suficientes.

No es nuevo que el Gobierno de Estados Unidos utilice a personas de estas características para su actividad política subversiva contra Cuba y para campañas de descrédito con el apoyo inescrupuloso de los grandes medios de difusión.

Del Editorial Granma

Condena Federación Sindical Mundial golpe de Estado en Bolivia

El documento, difundido hace solo unos minutos en las redes sociales, afirma: “Denunciamos ante la clase obrera mundial el papel sucio de los EE.UU. y de la Organización de Estados Americanos (OEA), así como de las fuerzas reaccionarias de Bolivia que han organizado el golpe fascista”.

Y agrega: “Ese golpe contra el pueblo de Bolivia confirma que el imperialismo actúa sin escrúpulos. En Bolivia se vuelven a implementar casi los mismos métodos que en Chile, durante el golpe de Estado del dictador Pinochet, cuando Salvador Allende luchó contra los golpistas, convirtiéndose en un símbolo heroico.

“Expresamos nuestra solidaridad internacionalista hacia la clase obrera, los indígenas, campesinos y el pueblo de Bolivia, que resiste contra el golpe y los títeres de los imperialistas”, subraya.

Más adelante la declaración apunta: “Exigimos que paren de inmediato los asesinatos, los secuestros, los incendios provocados contra los y las que defienden el derecho de los pueblos a decidir democrática y libremente sobre su presente y su futuro.

“Llamamos a los sindicatos afiliados y amigos de la FSM en Bolivia a seguir en la primera línea de la lucha, informando al pueblo que el golpe fue consumado para que los capitalistas pillaran las riquezas y destruyeran la civilización de esa nación”.

Finalmente, manifiesta: “En nombre de los 97 millones de nuestros afiliados en 130 países de los cinco continentes, sumamos nuestra voz a la de los pueblos que resisten contra los imperialistas y creemos que es una buena oportunidad para que los que todavía tienen ilusiones y creen en la colaboración clasista saquen sus conclusiones, si son capaces de hacerlo. La lección que nosotros mantenemos es que la lucha clasista continúa. Nunca para”.

Por Trabajadores

Bolivia: Periodistas bajo ataque. Por Unión de Periodistas de Cuba

La Unión de Periodistas de Cuba condena la actitud mezquina de sectores de la oposición boliviana que han atentado contra la libertad de prensa de medios públicos de comunicación y periodistas de la hermana República Plurinacional de Bolivia, con el fin de silenciar las voces que denuncian el golpe de Estado en proceso que se lleva a cabo contra el legítimo mandatario de esa nación, Evo Morales Ayma.

Los medios públicos Bolivia TV (BTV) y la radioemisora Red Patria Nueva (RPN) fueron ocupados violentamente por grupos opositores organizados que después de amenazar a los profesionales de la comunicación, los obligaron a abandonar sus puestos de trabajo.

Quienes dicen defender la democracia actúan de espaldas al orden y las leyes, al estilo de las dictaduras que antaño tanta sangre derramaron en Latinoamérica y el Caribe y que impunemente censuraron y escondieron la verdad.

De igual forma la Upec repudia el salvaje y cobarde ataque a la radio de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), donde a la fuerza fue atado a un árbol –como si fuera un vulgar prisionero– José Aramayo, director de este medio de comunicación comunitario.

La ultraderechista oposición busca acallar a la prensa para perpetrar el golpe de Estado y desconocer así la decisión de dos millones 889 mil 359 votantes que reeligieron el pasado 20 de octubre al mandatario indígena, Evo Morales, líder del Movimiento al Socialismo.

De la misma manera rechazamos categóricamente el intento de golpe de Estado en curso, encabezado por sectores de la ultraderecha que no cuentan con el apoyo mayoritario del pueblo.

Aunque el Presidente convocó a todos los sectores políticos al diálogo y la paz, dirigentes opositores como Luis Camacho y el derrotado en las urnas Carlos Mesa, rechazaron la convocatoria e insisten en romper el hilo constitucional.

Esta situación se ve agravada por la complicidad del gobierno de Estados Unidos, la Organización de Estados Americanos, y los medios de comunicación que operan como punta de lanza para estas agresiones.

Mientras en países como Ecuador y Chile los pueblos se levantan en reclamo de sus derechos, y en Argentina el neoliberalismo fue derrotado en las urnas, el pueblo boliviano ha elegido continuar con las conquistas obtenidas de la mano de Evo Morales.

Bolivia es un ejemplo de crecimiento económico y de inclusión social para todo el continente. Evo es un genuino y combativo líder de nuestra Patria Grande, que ha ganado todas las elecciones con suficiente margen como para NO poner en duda su legitimidad.

Por ello, los profesionales de la prensa en Cuba nos solidarizamos con nuestros colegas que están siendo atacados a esta hora y exigimos el cese de la impunidad y la censura opositora.

¡Los periodistas de Bolivia no están solos!

Presidencia de la Unión de Periodistas de Cuba

La Habana, 9 de noviembre de 2019.

Tomado

 

En vivo: Cuba presenta en la ONU proyecto de resolución contra el bloqueo de Estados Unidos (II)

Zambia dio inicio a su intervención recordando su apoyo a Cuba a lo largo de los años y expresando su preocupación por el bloqueo que se ha prolongado por hace ya casi seis décadas.

La representante destacó que esta medida unilateral ha causado pérdidas millonarias a la Isla, lo que frustra los intentos del país para cumplir con la agenda de desarrollo sostenible.

El gobierno de Zambia sigue insistiendo en la solidaridad con Cuba, pidiendo la revocación de la Ley Helms-Burton y se suma al reclamo internacional para eliminar el bloqueo.

——————————————————————————————————————————————-

Interviene el representante de la República Islámica de Irán: «Estados Unidos es un socio poco confiable»

El representante de la República Islámica de Irán comenzó su intervención explicando cómo las medidas de un solo país representan una amenaza al multilateralismo y la soberanía de las naciones.

Habla sobre las acciones inhumanas que representan el bloqueo como el sistema más injusto e inhumano ejercido contra cualquier país, y de cómo se ha recrudecido esta política genocida en el último año.

Igualmente, explicó como Irán, al igual que Cuba, pagan por el precio de su resistencia y su independencia fuera de los intereses expansionistas de Estados Unidos.

La administración de Estados Unidos quiere hacer ver que están preocupados por el pueblo iraní, pero toma decisiones que dañan a los iraníes.

Estados Unidos es un socio poco confiable. Las sanciones siguen siendo ilícitas y el mundo debe encontrar soluciones para enfrentar las medidas unilaterales, acotó.

——————————————————————————————————————————————-

Interviene representante del Estado Plurinacional de Bolivia: «No solo votamos en contra del bloqueo económico, comercial y financiero, votamos a favor de la esperanza de la maravillosa posibilidad de hacer nuestro mundo más justo».

El representante del Estado Plurinacional de Bolivia expresó que el bloqueo económico comercial y financiero contra Cuba es una de las medidas que mayor atención recibe por Naciones Unidas.

El bloqueo contra Cuba es ilegal, injusto e inmoral y viola los principios de la Carta de las Naciones Unidas, destacó.

Asimismo, señaló que conoce que la sesión de la Asamblea es vista por los cubanos y envió un mensaje de solidaridad al pueblo de la Isla.

Agregó que el bloqueo es real y afecta todos los ámbitos del desarrollo social y económico cubano.

Destacó, también, que la sesión es también un agradecimiento hacia Cuba por la solidaridad que ha mostrado a todos los pueblos del mundo con la cooperación internacionalista.

Recordando las palabras de Nelson Mandela, el funcionario resaltó que el África está en deuda con el pueblo cubano por su apoyo a los países de ese continente.

Los cubanos comparten lo poco que tienen y lo hacen desinteresadamente, acotó.

Además, aprovechó su intervención para hablar sobre otros temas de impacto mundial donde también se violan los principios de la Carta de Naciones Unidas y el derecho Internacional.

No solo votamos contra el bloqueo sino a favor de la esperanza.

Bolivia se une a la voz del mundo. Pide reclama y exige que se levante el bloqueo.

——————————————————————————————————————————————-

Interviene la representante de los Estados Unidos.

Estados Unidos no acepta responsabilidad por daños del bloqueo a Cuba

Durante la segunda jornada de debates en torno a la presentación de la resolución de Cuba sobre los efectos del bloqueo de Estados Unidos sobre la sociedad cubana, tomó la palabra la representante del gobierno estadounidense.

Durante su intervención, la funcionaria se centró en el no reconocimiento de los efectos nocivos que las restricciones económicas, comerciales y financieras de su gobierno tienen sobre el pueblo de Cuba, aunque reconoció que de seguro por vigésimo octava vez los paises miembros de Naciones Unidas se pronunciarán a favor de la resolución cubana.

En ejercicio de la misma soberanía que ellos intentan sobotear en Cuba, declaró su representante que Estados Unidos “decide con quien comercia” y llamó al auditorio a preguntarse si hace bien en apoyar la propuesta cubana teniendo en cuenta las constantes acusaciones de la administración estadounidense acerca de cómo supuestamente se “violan” los derechos humanos en la isla.

Como parte de su discurso, la funcionaria citó varios articulos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en específico, hizo referencia a aquellos que resumen el derecho a la libertad de expresión, el derecho al empleo y la prohibición el servicio forzado.

Su guión, repetitivo hasta el cansancio, asumió como ejemplos de violaciones con las que “no tiene nada que ver el embargo” las supuestas detenciones de periodistas y activistas, aunque no reconocio que Estados Unidos posee un plan ….

Igualmente, manifestó varias veces que “su embargo no fuerza” al gobierno cubano a enviar a miles de médicos fuera de Cuba para “ser objeto de un servicio forzado”.
“A los médicos se les obliga a trabajar fuera, con salario miserable. Nuestro embargo no fuerza a esclavisar a los medicos”, dijo para reforzar esa acusación, ya desmentida en repetidas ocasiones por el gobierno cubano y por los mismos medicos cubanos a traves de sus cuentas en redes sociales y otros espacios.

También mintió al declarar que en Cuba se restringe el derecho al trabajo, pues ignora que ejercen el trabajo privado.

Asimismo, acusó a Cuba de limitar la libertad de información: silenciando activistas –declaró-  y con  medios controlados por el estado y donde el ùnico partido legal es el comunista.

En medio de la retahíla de acusaciones también hizo enfasis en su nueva línea de ataque: Cuba colabora con el régimen de Maduro y contribuye a la inestabilidad regional. Sus líderes nunca se harán responsables, alega la representante de la nación del mundo que más conflictos armados ha motivado de manera pública y oculta.

——————————————————————————————————————————————-

Interviene Jorge Arreaza, ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela.

Foto: Tomada de Internet

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, habló en nombre de su país expresando la importancia que el presidente Nicolás Maduro otorga a la votación contra el criminal bloqueo estadounidense contra Cuba.

El representante de la delegación venezolana expresó que la situación actual es una amenaza para el multilateralismo y el derecho internacional, y transmitió sus respetos a Bruno Rodríguez, canciller cubano, y su delegación.

Ninguna sanción del mundo podrá impedir que nuestras naciones continúen trabajando juntas, aquí estamos para ustedes, destacó.

Igualmente, recordó que el pueblo cubano está determinado a ejercer su derecho a la autodeterminación y que ninguna medida coercitiva podrá cejar ese derecho.

El llamado reiterado ha sido desoído por los que violan con total impunidad el derecho internacional. Venezuela exige que cese la sanciones y el terrorismo económico contra Cuba y Venezuela, agregó.

El bloqueo es un castigo colectivo que emana de los caprichos, la soberbia y de los que se creen superiores y dueños del mundo, Cuba ha demostrado que no lo son y tendrán que compensar al pueblo por sus brutales medidas, destacó.

También señaló que el bloqueo no solo es emblemático por su carácter genocida, sino porque Cuba ha demostrado un ejemplo de resistencia que después de 5 décadas aún sigue defendiendo su autodeterminación.

El bloqueo, recrudecido por la actual administración estadounidense, ocasiona pérdidas millonarias a la Isla. El impacto extraterritorial de la política arbitraria afecta también a los países que traten de mantener las relaciones bilaterales con Cuba. El gobierno de Estados Unidos no tiene autoridad alguna sobre la soberanía de los Estados, recalcó.

Pese a las dificultades económicas, Cuba siempre ha brindado cooperación solidaria a otros países del mundo. El bloqueo es una política obsoleta mediante la cual se pretendió aislar a Cuba, a todas luces, esa política ha fracasado, acotó.

Hoy, por ejemplo, pretende Washington revivir la doctrina Monroe a partir de la cual se concibe la región latinoamericana como su patio trasero, y no somos ni seremos jamás ese patio trasero. Somos, con Cuba a la vanguardia una zona de paz y nuestro objetivo es la unión bolivariana, agregó.

Ojalá la élite corporativa estadounidense rectifique algún día, dé muestra del multilateralismo y levanten estas medidas coercitivas que afectan un tercio de la humanidad. Hasta que esto ocurra, le corresponde a la ONU detener las imposiciones de Estados Unidos. En esta tarea la resolución que hoy nos convoca es fundamental, añadió.

Arreaza expresó que desde Venezuela demandamos que todas las instancias de la ONU asuman con mayor firmeza coraje y rigor, y se propongan y tomen acciones y decisiones concretas para detener estas políticas inhumanas que constituyen una agresión y una afrenta a Naciones Unidas.

Como decía el apóstol cubano, José Martí, «Hacer es la mejor manera de decir». Venezuela reitera una vez más que votará a favor de la resolución, concluyó.

——————————————————————————————————————————————-

Neville Melvin, representante de Namibia, reiteró al iniciar su intervención que al igual que en años anteriores su país está en contra del bloqueo contra Cuba.

Tristemente en vez de avanzar para poner fin al sufrimiento del pueblo cubano hemos visto como tristemente se han dado varios pasos atrás, subrayó.

Manifestamos nuestra decepción por las nuevas medidas adoptadas e instamos a Estados Unidos a eliminar dichas restricciones, agregó.

Melvin expresó que para su país el pueblo de la Isla es familia y que, al igual que muchas naciones presentes en ese escenario internacional, nunca ha escatimado esfuerzos para contribuir al bienestar de muchas otras naciones.

En defensa al Derecho Internacional y la Carta de Naciones Unidas nuestra delegación votará a favor de la resolución e insta a las demás delegaciones a hacer lo mismo, culminó.

——————————————————————————————————————————————-

10: 00 Continúa el debate del proyecto de resolución cubano desde la Asamblea General de Naciones Unidas.

——————————————————————————————————————————————-

Transmisión en vivo desde las Naciones Unidas

——————————————————————————————————————————————-

El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla señaló en su cuenta oficial en la red social Twitter que los continentes, los pueblos, y gobiernos están con Cuba.

——————————————————————————————————————————————-

Diez frases de Fidel sobre el bloqueo

El Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, se refirió numerosas veces al bloqueo comercial, económico y financiero impuesto durante casi seis décadas por EE. UU. a Cuba.

Fidel en la ONU en 1979. Foto: Jorge Oller

1. «Es verdad que aún estamos bajo el bloqueo imperialista; es verdad que los imperialistas tratan de estrechar ese bloqueo, y que no sabemos cuán largo tiempo tendremos que resistir esa situación. ¡Y la resistiremos! ¡porque nuestra bandera revolucionaria no se plegará jamás! ¡porque la frente alta de esta nación no se doblegará jamás! Porque afrontaremos los riesgos que sean necesarios cuanto tiempo sea necesario; afrontaremos los sacrificios que sean necesarios, cuanto tiempo sea necesario. Porque nosotros asumimos las responsabilidades plenas de nuestra conducta, de nuestra historia, de nuestra Revolución». (Discurso del 28 de septiembre de 1963 por el Tercer Aniversario de los Comités de Defensa de la Revolución).

2. «Darles duro en la agricultura a los yankis es derrotar el arma principal, o una de las armas principales, que ha estado empleando contra nuestra Revolución, que es el arma del bloqueo económico, es decir, el arma del hambre». (Clausura del III Congreso Nacional de la ANAP, en el Instituto Tecnológico “Rubén Martínez Villena”, 18 de mayo de 1967).

3. «Su bloqueo económico y sus agresiones contra nosotros están desprestigiados, resultan insostenibles en el mundo. No tienen modo moral de defender esa política contra nosotros… El bloqueo se mantiene. Lo inmoral de esta política de Estados Unidos es que pretende utilizar el bloqueo como un arma de negociación con nosotros». (Conclusiones en el Segundo Periodo Ordinario de Sesiones de la ANPP el 24 de diciembre de 1977).

4. « ¿Cómo puede hablar, en fin, de derechos humanos el gobierno imperialista que mantiene una base militar por la fuerza en nuestro territorio, y somete a nuestro pueblo a un criminal bloqueo económico?… Nosotros estamos dispuestos a resistir digna y abnegadamente los años que sean necesarios el bloqueo imperialista. Si otros transigen, si otros se dejan sobornar, si otros traicionan, Cuba sabrá mantenerse como ejemplo de una revolución que no claudica, que no se vende, que no se rinde, que no se pone de rodillas» (Discurso pronunciado el 26 de julio de 1978).

5. «El bloqueo es algo más que prohibir la venta de mercancías de Estados Unidos, impedir comprar o vender en Estados Unidos, es una feroz presión y una feroz persecución para evitar que nosotros hagamos operaciones comerciales de ningún tipo, y todo ese poderío inmenso está concentrado hoy contra nuestro país». (Discurso pronunciado en el encuentro con los Pastores por la Paz, 27 de noviembre de 1992).

6. «El bloqueo no es solo la prohibición de todo crédito, de toda facilidad financiera. El bloqueo no es solo el cierre total de las actividades económicas, comerciales y financieras por parte de Estados Unidos, la nación más rica del mundo, la nación más poderosa del mundo en términos económicos y militares, no solo a 90 millas de nuestras costas, sino a unas pulgadas de nuestras costas, en el territorio  ocupado de la base Naval de Guantánamo… Para nosotros es inaceptable la cuestión del cese del bloqueo a cambio de concesiones políticas, concesiones que corresponden a la soberanía de nuestro país. Es absolutamente inaceptable, es indignante, es irritante, y, realmente, preferimos perecer a renunciar a nuestra soberanía» (Discurso de clausura del Encuentro Mundial de Solidaridad con Cuba, el 25 de noviembre de 1994).

Fidel Castro en la Asamblea General de la ONU Foto: Archivo de Granma

7. «Los gobiernos de Estados Unidos nos han dado una posibilidad de luchar a plenitud al bloquearnos, hostigarnos constantemente y excluirnos de todo, felices incluso de estar excluidos a cambio de la libertad de poder hablar sin compromisos en cualquier tribuna del mundo donde hay tantas causas justas que defender.» (Discurso pronunciado en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela).

8. «Aun en período especial, bajo el bloqueo, la hostilidad y las amenazas del imperio más poderoso que ha existido, nuestro pueblo diseña y construye la más justa y humana sociedad que hasta hoy se ha conocido. De ello estamos plenamente conscientes.» (Discurso en el acto central por el Aniversario 40 de la Unión de Jóvenes Comunistas, 4 de Abril de 2002).

9. «Lo primero que los líderes de la Revolución Cubana aprendimos de Martí fue creer y actuar en nombre de una organización fundada para llevar a cabo una revolución…. Ningún otro país pequeño y bloqueado como el nuestro habría sido capaz de resistir tanto tiempo, a base de ambición, vanidad, engaño o abusos de autoridad, un poder como el de su vecino. Afirmarlo constituye un insulto a la inteligencia de nuestro heroico pueblo.» (Texto: La política cínica del imperio publicado el 25 de mayo de 2008).

10. «La ONU no puede existir sin la presencia de los pueblos que vienen exigiendo el cese del bloqueo. Esa institución, nacida cuando la inmensa mayoría no éramos siquiera independientes, ¿para qué sirve sin nosotros? ¿Qué derecho nos asiste, si no podemos siquiera demandar que cese el bloqueo impuesto contra un pequeño país? De una forma o de otra nos han subordinado a los intereses de Estados Unidos y la OTAN, organización militar belicista que derrocha más de un millón de millones de dólares cada año en guerras y armas, que serían más que suficientes para llevar lo esencial a todos los pueblos del mundo.» (Texto: La sublevación en la ONU (SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE) publicado el 1 de noviembre del 2010).

——————————————————————————————————————————————-

Acceda aquí al Proyecto de resolución: Necesidad de poner fin al embargo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba(A/74/L.6)

——————————————————————————————————————————————-

Los cubanos y cubanas anhelaríamos que llegara el día en que hablar del bloqueo a Cuba fuera parte del pasado, de un pasado signado por amenazas y ensañamientos, por la imposición de una política tan absurda e ilegal como inhumana, porque pretender rendir por hambre y carencias materiales a todo un pueblo por más de 55 años, no podría caber nunca en quienes profesen algún sentimiento humano o el sentido común más mínimo.

Más de cinco generaciones de hijos de esta Isla han nacido bajo las consecuencias de esta arbitraria política impuesta por Estados Unidos. Tal vez porque hemos crecido con este flagelo como si fuera un «pecado original», a veces no todos tenemos plena conciencia de lo injusto e ilegal que es.

——————————————————————————————————————————————-

El Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la entrevista que transmitió la televisora regional Telesur el 16 de septiembre, fue enfático al definir el bloqueo como «una práctica brutal, que persigue condenar a nuestro pueblo a morir de necesidades, y viola lo territorial e impone normas en la relación del mundo con Cuba».

——————————————————————————————————————————————-

Este 7 de noviembre, por vigésimo octava ocasión consecutiva, las Naciones de Unidas votarán el proyecto de resolución contra el bloqueo: Necesidad de poner fin al embargo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.

EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS

1-¿Por qué el bloqueo representa una violación de la legalidad internacional?

Alexander Pankin, representante de la Federación de Rusia en Naciones Unidas: «Rusia siempre se ha solidarizado con el pueblo de Cuba, y pide que se levante inmediatamente el bloqueo que va en contra de la carta de Naciones Unidas y constituye una injerencia en los asuntos internos de un Estado».

Bashar Jafari, representante de La República Árabe Siria: «Esto es una infracción al derecho al desarrollo. Hoy nos encontramos a 11 años de la meta de 2030 y nadie puede argumentar que el bloqueo no impide el desarrollo social de los estados».

Nagaraj Naidu, representante de la India: «Poca duda puede existir de que la existencia del bloqueo, que contraviene la opinión mundial, socava las propias bases de las Naciones Unidas. Mostramos solidaridad con el llamado de esta organización».

Valentin Rybakov, embajador permanente de Belarús en la onu: «Belarús entiende que cualquier medida coercitiva y unilateral es una violación burda del Derecho Internacional y los pilares de las relaciones entre los Estados».

2-¿Por qué el bloqueo afecta a otros países?

Nguyen Phuong Nga, representante de Vietnam: «Llamamos al gobierno de ee. uu. a que invierta su política hacia Cuba, en pro de las relaciones entre ambos países y el bienestar y la seguridad mundiales».

Juan Ramón de la Fuente, representante permanente de México ante la Organización de las Naciones Unidas: «El interés de ee. uu. de activar la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton no solo afecta a la Isla sino a terceros países».

Doctor Riyad H. Mansour, embajador de Palestina ante Naciones Unidas, en nombre del Grupo de los 77 + China: «La urgencia de este llamado no solo es por Cuba sino por el beneficio que reportaría en la comunidad internacional».

3-¿Por qué es una violación de los derechos humanos?

Yashar Aliyev, representante permanente de Azerbaiyán: «El bloqueo contra la Mayor de las Antillas, mantenido durante casi 60 años, es un ejemplo del efecto adverso de esas medidas sobre el bienestar del pueblo, al violar sus derechos humanos, incluido el derecho al desarrollo».

Macharia Kamau, representante de Kenia en Naciones Unidas: «Las sanciones impuestas de manera unilateral por el Gobierno de ee. uu. contra Cuba, y que parecen ser perennes y generales, son un abuso claro de los Derechos Humanos».

4-¿Por qué el mundo vota a favor de Cuba?

Keisha McGuire, embajadora de Granada en las Naciones Unidas: «Cuba fue uno de los primeros países en ayudar a la población de las Bahamas inmediatamente después del huracán Dorian, que devastó en septiembre último partes de ese país con consecuencias devastadoras, incluidas pérdidas de vida».

Jerry Matjila, representante de Sudáfrica: «Cuba hizo un gran sacrificio por la liberación de Sudáfrica, muchos cubanos dieron su vida por una Sudáfrica libre y democrática», remarcó el diplomático.

Inga Rhonda King, representante de San Vicente y las Granadinas ante la onu: «Cuba es un ejemplo de solidaridad, muchos de nuestros estados se han valido de la ayuda de Cuba. San Vicente y las Granadinas ha tenido un impacto de esos programas y siempre estaremos agradecidos con el pueblo cubano».

Del Editorial Granma

La distopía en la ventana

Ilustración: Aldo Cruces

El hispanista Karl Zeligman contó que tenía 12 años cuando salió de Alemania, en 1939, en un avión ocupado por niños judíos con destino a Londres. Al llegar al espacio aéreo británico, la torre de control prohibió el aterrizaje y le exigió al piloto que regresara a Alemania. Él fingió una avería y un aterrizaje forzoso, consciente de lo que esperaba a los pasajeros si volvían a su país. El profesor Zeligman durante décadas seguía soñando que iba en ese avión y que no aterrizaban nunca en Londres. Su pesadilla -lo sabía- era la realidad donde estaban instalados otros.

Hemos visto decenas de películas con un cuadro similar: alguien mira por la ventana de su presente reposado y a través del cristal se ve a sí mismo, simultáneamente, cruzando la calle de una distopía: manifestaciones, tanques, gases lacrimógenos, francotiradores. En 1984, de Orwell, también todo parece normal hasta que se ve que ha dejado de serlo: “Era un luminoso y frío día de abril, y el reloj daba la una de la tarde…”. Luego, el horror.

Instalada frente al Malecón habanero, con el mar un poco revuelto por los vientos del norte, siento que si mi país fuera “normal” los anuncios que hizo el Presidente Miguel Díaz-Canel hace un mes por el desabastecimiento de combustible, habrían tenido el desenlace distópico de Ecuador, con los efectos efervescentes del neoliberalismo económico, el autoritarismo y las protestas populares.

Pero no, Cuba no es un país común y corriente. El cerco impuesto hace casi 60 años por Estados Unidos no parece haber sido suficiente para sus implacables ejecutores y entró en una nueva fase a partir de junio de 2017. Desde entonces la administración Trump ha aplicado 179 medidas -más de 50 en el 2019-, entre ellas un bloqueo naval selectivo que obstaculiza la llegada al país del combustible que se necesita para el transporte público, las fábricas, el alumbrado doméstico.

El 11 de septiembre Díaz-Canel denunció la persecución barco a barco y negociación a negociación, y pidió la colaboración del pueblo. El país comenzó a operar con el 62 por ciento del combustible, no se subió el precio de la gasolina y se confió en las medidas de ahorro de los ciudadanos para evitar apagones en el sector residencial.  En este país “anormal” no hubo ajustes neoliberales con recortes de presupuesto para actividades sociales, ni incrementos de precios, ni medidas de choque.

Aimee Machu, de 52 años, le dijo en una calle habanera al enviado especial de The Guardian: “Si tenemos que pasar por cortes de energía nuevamente, lo haremos”.  Nuerca Sánchez, profesora de rumba, 45 años, explicó al diario la reacción del cubano frente a la crisis de estos días: “Ayudarse mutuamente no es solo cosa de política… Se trata de tener buen corazón”.

Acudo a los testimoniantes del Guardian, porque ser periodista en Cuba e intentar documentar sin cinismo las adhesiones de la calle a las medidas del gobierno comunista, suele estar bajo sospecha. Quienes nos manifestamos al margen de la hegemonía blindada de los medios de comunicación que presentan a Cuba en versión distópica de Parque Jurásico del Caribe, recibimos descalificaciones ofensivas, fundamentalmente desde las redes dominadas por el odio, las falacias argumentativas más extremas y una negativa visceral a atender razones y datos que las contradigan.

Pero los hechos son tercos. Cualquiera acá sabe que hay mucho que mejorar incluso dentro de los límites del bloqueo -comenzando por los medios públicos-, pero algo extraño ocurre en esta isla del Caribe que, condenada y hostigada, se queda sin combustible y no hay un solo pobre en la plaza pública exigiendo el fin del gobierno, ni toques de queda, ni tarifazos, ni francotiradores disparando a la cabeza de un hombre que no tiene más arma que la bandera de su país, ni desaparecidos, ni prefectas como Paola Pabón encarceladas, ni niños hospitalizados bajo los efectos de las bombas lacrimógenas.  

De hecho, lo que dijo el presidente Díaz-Canel se cumplió: la crisis aguda del combustible está pasando. Ahora mismo no hay filas en las gasolineras -y no porque no haya gasolina-, se ha ido restableciendo poco a poco el transporte público, es más flexible el mercado interno y la vida vuelve a su frugal cotidianidad.

Cuba, con bloqueo pero sin FMI, vuelve a demostrar que puede brindar estabilidad política y social a 11 millones de ciudadanos, mientras “la pesadilla que no acaba nunca”, como llaman al neoliberalismo los investigadores Christian Laval y Pierre Dardot en el libro homónimo, está convirtiendo la victoria del fascismo del que huía el profesor Zeligman en una posibilidad en países que no solo no están bloqueados, sino que se libran de la guerra sucia en la que Donald Trump utiliza todo su arsenal mediático y diplomático como armas de manipulación política.

Distopía, sí, pero del lado de los que obedecen a Washington.

(Publicado en el diario La Jornada)