Sin perder el sueño enfrentaremos cualquier dificultad, afirmó Bruno Rodríguez

0415-bruno_2.jpg

Sin perder el sueño, con toda serenidad, entusiasmo y certeza de que vamos por el rumbo seguro, enfrentaremos cualquier dificultad y, como en Girón, saldremos victoriosos, afirmó hoy Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores, al valorar las nuevas medidas adoptadas por el gobierno de Estados Unidos contra Cuba.

En sus declaraciones a la prensa, el Canciller cubano indicó que no obstante tendremos que prepararnos para enfrentar esta contingencia, como dejaron bien claro el Primer Secretario del Partido, General de Ejército Raúl Castro, y el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel.

Dijo que es necesario buscar medidas para hacer más eficiente nuestra economía y aseguró que los inversionistas extranjeros, como ya lo han hecho la Unión Europea y otros, reaccionarán fuertemente para amparar y preservar el derecho y los intereses de sus propias empresas frente a una ley extraterritorial.

Hemos visto con indignación, puntualizó Rodríguez Parrilla, el espectáculo ridículo de Miami, donde se
anunciaron medidas adicionales contra Cuba.

Antes, abundó, el Secretario de Estado (Mike Pompeo) había anunciado la aplicación total del título III, que como se sabe permite demandar a las empresas cubanas y extranjeras o las personas que tengan relaciones con lo que supuestamente ellos llaman propiedades confiscadas, a pesar de que estas fueron nacionalizadas con arreglo al Derecho.

Más tarde sale el asesor de Seguridad John Bolton y dice que están decididos a terminar lo que comenzaron hace 58 años en las arenas de Playa Girón, una estampa patética, ridícula porque eso se lo dice a los restos de la brigada 2506 que derrotamos y cambiamos por compota, subrayó el jefe de la diplomacia cubana.

Enfatizó que esta es otra expresión de una política “monroista” y confirma el interés de colonización, dominación y hegemonía del imperio sobre nuestra América.

Entre esas medidas, que provocarán daños a nuestra economía y a las personas y cuya regulaciones habrá que estudiar, mencionó las restricciones de los viajes de los ciudadanos norteamericanos, quienes tendrán que pedir permiso para venir a Cuba.

Ha dicho de manera sorprendente que restringirán también las remesas que puedan enviar los cubanos residentes en los Estados Unidos y los norteamericanos a personas en Cuba y han fijado cuantía, plazos de tiempo.

Al propio tiempo han anunciado que adoptarán medidas financieras adicionales y aunque no se han
descrito cuáles son, han mencionado que sancionarán a otras cinco entidades cubanas que incluirán en la lista de entidades restringidas.

Sin lugar a dudas, recalcó Rodríguez Parrilla, es una declaración despreciable, llena de monroísmo, de macartismo, de odio, que estoy seguro que nuestro pueblo enfrentará con toda determinación, como en Girón hace 58 años.

No obstante, siempre tendremos disposición al diálogo, a conversar sobre bases de absoluto respeto, pero si el gobierno de los Estados Unidos ha decidido un rumbo de confrontación no vacilaremos y defenderemos las conquistas de la Revolución al precio que sea necesario.

Nosotros no renunciaremos un ápice de nuestros principios, continuaremos nuestra ayuda solidaria a la hermana República Bolivariana de Venezuela y seguiremos el curso que nuestro pueblo ahora, en referendo libre y universal, ha confirmado hacia un socialismo cubano cada vez más justo, avanzado e inclusivo, manifestó.

La política exterior de la Revolución cubana seguirá siendo la misma, como la nueva Constitución confirma, nuestros principios son inamovibles e invariables, recalcó el Canciller cubano.

En ACN

 

Moscú: “Una acción de fuerza de EE.UU. en Venezuela es una posible realidad”

Moscú: "Una acción de fuerza de EE.UU. en Venezuela es una posible realidad"

Moscú considera que el uso de la fuerza por parte de EE.UU. en relación a Venezuela no es algo abstracto, sino “una posible realidad”, ha afirmado este jueves la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova.

“El tono duro y agresivo del representante de las fuerzas armadas [el jefe del Comando Sur de EE.UU., Craig Faller] de nuevo confirma nuestros temores: la acción de la fuerza de EE.UU. en Venezuela no es una abstracción, sino una posible realidad que en Washington se admite“, ha señalado Zajárova durante una sesión informativa este jueves.

La oficial rusa ha subryado que EE.UU. “continúa ignorando deliberadamente el principio de no uso de la fuerza o la amenaza de la fuerza en violación de las disposiciones de la Carta de la ONU”. Según Zajárova, “oímos cada vez más sobre la posibilidad de un escenario de uso de la fuerza contra Venezuela”, lo que “se hace con un tono diferente, con argumentos diferentes, cambia como los cubos en un juego. Pero esto no altera la esencia: la retórica agresiva con respecto a un Estado soberano“.

La representante oficial de la Cancillería rusa ha instado a Washington a abandonar los planes de fuerza hacia Caracas. “A pesar de la complejidad de la situación socioeconómica y humanitaria en Venezuela, no representa amenaza para la estabilidad y seguridad internacional, lo que no se puede decir sobre los ultimátums a un Gobierno legítimo y las promesas públicas de usar la fuerza contra un Estado soberano por parte de otros Estados”, ha afirmado.

“EE.UU. resucita la Doctrina Monroe”

Según señaló Zajárova, las sanciones contra Venezuela son una amenaza para la paz, la estabilidad en la región y la situación internacional. La portavoz  de la Cancillería asimismo se ha referido a las nuevas medidas de castigo de EE.UU. contra Cuba y ha insistido en que Moscú se pronuncia en contra de cualquier sanción unilateral.

Zajárova ha sostenido que la actual Administración de EE.UU. “resucita la Doctrina Monroe” para suprimir la soberanía de Estados latinoamericanos. “Lo hacen para que la política de esos Estados sea en sus intereses, para aprovechar los recursos riquísimos de la región fuera del ámbito legal legítimo y las normas del derecho internacional, únicamente según su propio criterio” ha abundado.

 

Por RT

Confirmado: Gobierno de Estados Unidos activará Título III

La posibilidad de demandar a empresas o personas cubanas que usen supuestamente propiedades reclamadas por los estadounidenses o descendientes que aleguen ser sus propietarios, será efectiva a partir del 2 de mayo.

Estas acciones estarían amparadas en el extraterritorial Título III de la Ley Helms-Burton. Hasta este año, los gobiernos anteriores habían suspendido que tales hechos se lleven a cabo por un período semestral, sin embargo, a partir del 16 de enero de 2019 se comenzó a reducir por plazos, primero por 45 días y luego por 30.

Hoy, se confirmó que esta parte del Título III entrará en vigor. Esto fue lo que manifestó el secretario de Estado, Mike Pompeo en la red social Twitter: “Con efectividad a partir del 2 de mayo, bajo el título III de la Ley Libertad (Helms-Burton), los ciudadanos estadounidenses serán capaces de entablar demandas contra personas que trafiquen con propiedades que fueron confiscadas por el régimen cubano”.

El Título III representa un ultraje a la nación cubana. Está amparado en una política injerencista y retrógrada que buscar asfixiar a nuestro pueblo bajo el supuesto de “devolver la democracia a Cuba”.

El gobierno estadounidense cuando aprobó el Título III de Ley Helms-Burton, utilizó el pretexto de las nacionalizaciones a propiedades de estadounidenses tras el triunfo de la Revolución. Aunque es sabido que Cuba tuvo la voluntad de negociar e indemnizar a los dueños según las leyes internacionales vigentes, Estados Unidos no quiso sentarse en la mesa de conversaciones.

Consulte además: Cuba: la verdadera historia de las nacionalizaciones (+ Videodiapositiva)

Tomado de Cubahora

Diez preguntas y respuestas sobre la ley Helms-Burton

Diez preguntas y respuestas sobre la ley Helms-Burton

La amenaza del presidente estadounidense Donald Trump de aplicar por primera vez en la historia el título III de la Ley Helms-Burton ha reanimado el debate y el rechazo internacional.

La amenaza del presidente estadounidense Donald Trump de aplicar por primera vez en la historia el título III de la Ley Helms-Burton ha reanimado el debate y el rechazo internacional en torno a un documento que desde su nacimiento pretende asfixiar a la nación cubana y su pueblo.

Desde la Agencia Cubana de Noticias les proponemos analizar algunos  aspectos mediante preguntas y respuestas.

1. ¿Qué es la ley Helms-Burton?

Fue establecida en 1996, a propuesta de los congresistas   estadounidenses Jesse Helms y Dan Burton. Su nombre oficial parece un chiste de los muy malos: Ley para la libertad y la solidaridad democrática cubana.

Está integrada por cuatro títulos. El primero contempla la internacionalización del bloqueo económico, comercial y financiero contra la nación antillana. El segundo plantea una especie de plan de transición política aquí y de intervención de Estados Unidos (EE.UU.) en nuestro futuro.

El tercero manifiesta que los reclamantes de propiedades nacionalizadas o expropiadas en Cuba deben ser protegidos, para lo cual establece normas que incluyen la posibilidad de demandar ante tribunales estadounidenses a entidades que “trafiquen” con esas propiedades.

Mediante el IV se prohíbe la entrada a la nación norteña de ejecutivos y sus familiares, y de dueños de entidades que “trafiquen” con las propiedades nacionalizadas o expropiadas. Aquí aparece esa palabra otra vez (“trafiquen”), a través de la cual se intenta simular un ambiente de ilegalidad en las relaciones comerciales, que no es real.

2. ¿Quién la firmó?

William Clinton fue el mandatario norteamericano que firmó y puso en vigor esta ley. Lo hizo exactamente el 12 de marzo de 1996.

3. ¿Cuál era el contexto?

Cuba resistía al Período Especial, la etapa más complicada en lo económico después del triunfo revolucionario en 1959, provocada por el derrumbe del Campo Socialista y el recrudecimiento del Bloqueo Económico, Comercial y Financiero por parte de Washington.

El 24 de febrero de 1996 fueron derribadas en aguas territoriales cubanas dos avionetas de la organización terrorista “Hermanos al Rescate”,  las cuales ingresaron varias veces al espacio aéreo cubano provenientes de Miami, e incluso sobrevolaron la ciudad de La Habana.

EE.UU. se refería a esas acciones como operaciones humanitarias, pero lo cierto es que esas naves habían tenido usos militares antes de violar el espacio aéreo cubano y lanzar propaganda aquí.

¿Cómo creer en “operaciones humanitarias” de la nación que desde el inicio de la Revolución mantenía un cruel bloqueo, bombardeó los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba el 15 de abril de 1961, pagó y preparó a mercenarios para la invasión por Playa Girón en 1961, coordinó actos terrorista y a lo largo de la historia ha llenado una extensa lista de hechos en contra de nuestro pueblo. Lo sucedido con aquellas avionetas fue el pretexto para múltiples acciones.

4. ¿Cuáles fueron sus antecedentes?

Los antecedentes de la Helms-Burton no se reducen a la primera mitad de la década de los años `90 del siglo XX, ni siquiera a todos los hechos contra el país realizados y promovidos después de 1959. En este punto tenemos que remontarnos a mucho antes, desde la Doctrina Monroe en 1823 y a otros disímiles acontecimientos.

5. ¿Qué consecuencias tiene para Cuba?

Sus efectos no pueden expresarse en cifras, pero son enormes como intento de sumergir a la población de la isla en la desesperación y crear temores en inversionistas y grandes empresas de todo el mundo.

Muchas de las propiedades nacionalizadas o expropiadas son hoy hospitales, hogares maternos, escuelas y otros centros de beneficio popular.

6. ¿Qué instrumentos jurídicos viola la Ley Helms-Burton?

Atenta contra la libertad de comercio e inversión. Viola las leyes y los derechos humanos del pueblo cubano, la Constitución de los EE.UU y varias normas jurídicas de ese país; así como numerosos estatutos del derecho internacional que regulan las relaciones políticas, económicas, comerciales y financieras entre los Estados.

7. ¿Quiénes la rechazan?

Es repudiada por numerosas naciones, especialmente las que tienen relaciones económicas con Cuba, incluidas grandes potencias como China y Rusia, y hasta aliados de EE.UU, donde varios empresarios también están en su contra.

8. ¿Por qué ningún presidente de EE.UU. ha implementado el Título III?

La más elemental cordura lo hacía permanecer solo en el papel, por su amplio carácter extraterritorial. Es casi irracional que planteen la posibilidad de demandar ante tribunales a quienes tengan negocios con empresas y otras propiedades cubanas, nacionalizadas hace más de 50 años, como también eliminar escuelas y hospitales para entregar las construcciones a unos dueños que en muchos casos ya no existen y fueron explotadores y asesinos.  Recordamos que el proceso de nacionalización aquí se realizó por razones muy justificadas de      beneficio popular y cumpliendo normas internacionales.

Los mandatarios anteriores evitaron su aplicación mediante órdenes de suspensiones temporales de seis meses. Hacerlo, aplicarlo, podría crear conflictos con los países que tienen intereses económicos en la ínsula caribeña.

9. ¿Por qué Donald Trump amenaza con aplicar su título III por primera vez en la historia?

No es algo aislado. Forma parte de la estrategia contra toda la izquierda de la región. Cuba ha recibido varias acciones recientes, como el retiro de diplomáticos estadounidenses del país por supuestos ataques sónicos, y la reducción del tiempo de validez de las visas B2 para nacionales cubanos en EE.UU, de cinco años con múltiples entradas  a tres meses con una sola oportunidad de ingresar al territorio norteamericano.

Trump podría estar pensando ya en las elecciones del 2021, e intenta agradar al sector anticubano, que incluye a varios de sus asesores.

10. ¿Qué alternativas tiene Cuba para continuar con sus planes de desarrollo económico en un contexto tan complejo?

Por supuesto que toda esta situación tiene un efecto económico, pero resulta imposible otro Período Especial aquí. El país tiene relaciones comerciales fuertes y proyectos de inversión a largo plazo con múltiples naciones.

La nueva Constitución, los pasos dados como parte del Plan de la Economía hasta el 2030, los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, la infraestructura interna, y otras acciones dentro del país crean un escenario muy distinto al de     aquel momento.

En 1990, por ejemplo, comenzaba a definirse el turismo como esfera económica prometedora que recibió ese año unos 340 mil extranjeros.

Hoy, el desarrollo en esa área es mucho mayor, con varios  millones de visitantes cada año.  A eso se suman la exportación de servicios en la actualidad, el progreso de la Biotecnología y la Industria Farmacéutica, la diversificación de las fuentes de energía, que antes dependía totalmente de combustible, y otros muchos factores.

Todos debemos estar conscientes de que los avances dependerán siempre, en gran medida, de nosotros mismos y nuestra capacidad para producir, ahorrar y construir un futuro de progreso. Cuba se mantiene como referente de la política internacional, con una diplomacia fuerte y prestigiosa, elementos esenciales para encontrar alternativas en el plano mundial, sin jamás olvidar las esencias.

Desde CubaSí

Cancillería de Cuba rechaza calumniosa mención anticubana del llamado Grupo de Lima

El pasado 15 de abril, el llamado Grupo de Lima reunido en Santiago de Chile adoptó una declaración injerencista sobre Venezuela que señala a Cuba dentro de un grupo de países cuyo apoyo a la República Bolivariana de Venezuela supuestamente causa impacto negativo en nuestra región.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba rechaza esta afirmación que se hace eco de las declaraciones calumniosas del secretario de Estado de los EE.UU., en su reciente gira por Sudamérica, y que, dignamente, no contó con el apoyo de los países caribeños presentes.

Los países latinoamericanos y caribeños de este Grupo han recibido a cooperantes cubanos en diversas esferas y conocen perfectamente el carácter altruista y solidario que guía la colaboración cubana.

Los cerca de 20 mil colaboradores cubanos en Venezuela tienen amplio reconocimiento social por su compromiso, consagración y su noble labor humanitaria. Cuba no renunciará jamás a sus principios ni a ofrecer cooperación para contribuir al bienestar de los pueblos que la  necesiten.

El Ministerio de Relaciones Exteriores reitera el firme compromiso de Cuba con los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

La Habana, 16 de abril de 2019

En CubaInformación

 

La Revolución Cubana reitera su firme determinación de enfrentar la escalada agresiva de los Estados Unidos

Cementerio Santa Ifigenia en Santiago de Cuba.
Foto: Juvenal Balán

Declaración del Gobierno Revolucionario

Hoy 17 de abril se cumple un aniversario del inicio de la agresión militar de Playa Girón en 1961. La decidida respuesta del pueblo cubano en defensa de la Revolución y del socialismo, dio lugar, en solo 72 horas, a la primera derrota militar del imperialismo en América.

Curiosamente, es la fecha escogida por el actual gobierno de los Estados Unidos para anunciar la adopción de nuevas medidas de agresión contra Cuba y reforzar la aplicación de la Doctrina Monroe.

El Gobierno Revolucionario rechaza en los términos más enérgicos la decisión de permitir en lo adelante que se tome acción en tribunales estadounidenses ante demandas judiciales contra entidades cubanas y extranjeras fuera de la jurisdicción de los Estados Unidos, y la de endurecer los impedimentos a la entrada en los Estados Unidos de directivos y familiares de las empresas que invierten legítimamente en Cuba, en propiedades que fueron nacionalizadas. Son acciones contempladas en la ley Helms-Burton que fueron rechazadas desde hace mucho por la comunidad internacional, que la nación cubana repudió desde su promulgación y aplicación en 1996, y cuyo fin fundamental es imponer la tutela colonial sobre nuestro país.

Repudia también la decisión de volver a limitar las remesas que residentes cubanos en los EE.UU envían a sus familiares y allegados, de restringir aún más los viajes de ciudadanos norteamericanos a Cuba, y la de aplicar sanciones financieras adicionales.

Rechaza enérgicamente las referencias a que en Cuba se hayan producido ataques contra diplomáticos estadounidenses.

Pretenden justificar sus acciones, como ya es costumbre, con la mentira y el chantaje.

El General de Ejército Raúl Castro expresó el pasado 10 de abril: “Se culpa a Cuba de todos los males, usando la mentira en el peor estilo de la propaganda hitleriana”.

Para esconder y justificar el fracaso evidente de la siniestra maniobra golpista de designar desde Washington a un “presidente” usurpador para Venezuela, el gobierno de los Estados Unidos acude a la calumnia.

Acusa a Cuba de ser responsable de la solidez y firmeza que han demostrado el gobierno bolivariano y chavista, el pueblo de ese país y la unión cívico-militar que defiende la soberanía de su nación. Miente descaradamente al alegar que Cuba mantiene en Venezuela a miles de efectivos militares y de seguridad, influyendo y determinando lo que ocurre en ese país hermano.

Tiene el cinismo de culpar a Cuba por la situación económica y social que enfrenta Venezuela tras años de brutales sanciones económicas, concebidas y aplicadas por Estados Unidos y varios aliados, justamente para asfixiarla económicamente y generar sufrimiento en la población.

Washington llega al extremo de presionar a gobiernos de terceros países para que intenten persuadir a Cuba de que retire este supuesto e inverosímil respaldo militar y de seguridad, e incluso para que deje de prestar apoyo y solidaridad a Venezuela.

El actual gobierno de los Estados Unidos es reconocido, en su propio país e internacionalmente, por la inescrupulosa tendencia a utilizar la mentira como recurso doméstico y de política exterior. Es un hábito que concuerda con viejas prácticas del imperialismo.

Aún están frescas las imágenes del Presidente George W. Bush, con el apoyo del actual asesor de Seguridad Nacional John Bolton, mintiendo indecorosamente sobre supuestas armas de destrucción masiva en Iraq, falacia que sirvió de pretexto para invadir a ese país del Medio Oriente.

La historia registra también la voladura del acorazado Maine en La Habana y el autoprovocado incidente del Golfo de Tonkín, episodios que sirvieron de pretexto para desatar guerras de rapiña en Cuba y Vietnam.

No debemos olvidar que Estados Unidos utilizó insignias cubanas falsas, pintadas en los aviones que realizaron los bombardeos en el preludio de la agresión de Playa Girón, para esconder que realmente eran norteameri-canos.

Debe quedar claro que las calumnias de los Estados Unidos descansan en una mentira total y deliberada.  Sus servicios de inteligencia tienen evidencias más que suficientes, seguramente más que ningún otro Estado, para conocer que Cuba no posee tropas ni participa en operaciones militares ni de seguridad en Venezuela, si bien es un derecho soberano de dos países independientes determinar cómo cooperar en el sector de la defensa, lo que no le corresponde a EE.UU cuestionar.

Quien acusa mantiene más de 250 mil soldados, en 800 bases militares en el extranjero, una parte de ellas en nuestro hemisferio.

Su gobierno sabe además que, como Cuba ha declarado pública y reiteradamente, los cerca de 20 mil colaboradores cubanos, más del 60% mujeres, cumplen en esa nación latinoamericana las mismas tareas que  actualmente realizan aproximadamente otros 11 mil profesionales de nuestro país en 83 naciones: contribuir a prestar servicios sociales básicos, fundamentalmente de salud, lo que es reconocido por la comunidad internacional.

Debe quedar también absolutamente claro que la firme solidaridad con la hermana República Bolivariana de Venezuela es un derecho de Cuba como Estado soberano y es también un deber que forma parte de la tradición y los principios irrenunciables de política exterior de la Revolución cubana.

Ninguna amenaza de represalia contra Cuba, ningún ultimátum ni chantaje del actual gobierno estadounidense va a desviar la conducta internacionalista de la nación cubana, pese a los devastadores daños humanos y económicos que el bloqueo genocida provoca a nuestro pueblo.

Conviene recordar que la amenaza y el ultimátum mafiosos ya se usaron en el pasado cuando el esfuerzo internacionalista de Cuba apoyaba los movimientos de liberación en África mientras Estados Unidos respaldaba al oprobioso régimen del apartheid. Se pretendía que Cuba renunciara a sus compromisos solidarios con los pueblos africanos a cambio de promesas de perdón, como si la Revolución tuviera que ser perdonada por el imperialismo.

En aquel momento, Cuba rechazó el chantaje, como lo rechaza hoy, con el mayor desprecio.

El General de Ejército Raúl Castro recordó el pasado 10 de abril: “En 60 años frente a las agresiones y amenazas los cubanos hemos demostrado la férrea voluntad para resistir y vencer las más difíciles circunstancias. A pesar de su inmenso poder, el imperialismo no posee la capacidad de quebrar la dignidad de un pueblo unido, orgulloso de su historia y de la libertad conquistada a fuerza de tanto sacrificio”.

El gobierno de Cuba hace un llamado a todos los miembros de la comunidad internacional y a los ciudadanos estadounidenses para detener la escalada irracional y la política de hostilidad y agresión del gobierno de Donald Trump. Los Estados Miembros de las Naciones Unidas con toda razón año tras año, reclaman de manera casi unánime el fin de esta guerra económica. Los pueblos y los gobiernos de nuestra región han de hacer prevalecer, en beneficio de todos, los principios de la Proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Miguel Díaz-Canel Bermúdez declaró el pasado 13 de abril: “Cuba sigue confiando en sus fuerzas, en su dignidad y también en la fuerza y la dignidad de otras naciones soberanas e independientes. Pero sigue creyendo también en el pueblo norteamericano, en la Patria de Lincoln, que se avergüenza de quienes actúan al margen de la ley universal en nombre de toda la nación norteamericana”.

Una vez más, Cuba repudia la mentira y las amenazas, y reitera que su soberanía, independencia y compromiso con la causa de los pueblos de Latinoamérica y el Caribe no son negociables.

 

A dos días de conmemorar el 58 aniversario de la victoria de Playa Girón, histórico punto de la geografía nacional donde las fuerzas mercenarias impulsadas por el imperialismo mordieron el polvo de la derrota, la Revolución cubana reitera su firme determinación de enfrentar y prevalecer ante la escalada agresiva de los Estados Unidos.

La Habana, 17 de abril de 2019.

Caracas reacciona al plan de Washington: “El pueblo de Venezuela no puede ser sobornado”

El ministro venezolano de Planificación, Ricardo Menéndez, ha comentado en los estudios de RT la situación que se vive en su país, los lazos de Caracas con Rusia y la postura de EE.UU. en torno a la situación en Venezuela, en el marco de la reunión de la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel que se celebra en Moscú.

En su opinión EE.UU. pretende crear una crisis desde el punto de vista económico, agrediendo al bolívar e inyectando dólares paralelos —con el que financian guerras—, mientras por otro lado ofrecen ayuda financiera a Caracas. “El pueblo de Venezuela […] no puede ser sobornado”, dijo Menéndez, recalcando que estas medidas por parte de Washington aumentan la inflación en el país caribeño.

Menéndez cree que Washington ve Caracas como un negocio, pues “quiere invertir 500 millones de dólares para llevarse la primera reserva de petróleo del mundo”, así como beneficiarse de otros de sus recursos, como el oro, el hierro y la bauxita. “El Gobierno norteamericano practica un cinismo profundo”, dijo el ministro bolivariano, subrayando que desde el Palacio de Miraflores no quieren sus inversiones, sino que “cesen los crímenes de guerra económica que tienen contra Venezuela”.

Cooperación multisectorial entre Rusia y Venezuela

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, habla durante una reunión con funcionarios, en Caracas, Venezuela, el 31 de marzo de 2019.

Por otro lado, Menendéz valoró que Rusia y Venezuela estén cooperando en los sectores energético —sobre todo en petróleo— financiero y agrícola, así como en materias de ciencia y tecnología, que incluyen acuerdos que atañen a la industria farmacéutica y al ámbito aeroespacial.

Otro de los puntos que se tratará este viernes en la reunión de alto nivel entre Moscú y Caracas será el tema de la ciberseguridad con el objeto de prevenir otro apagón en el sistema de transmisión y generación de electricidad de la nación caribeña para, de esta manera,“blindar” la red venezolana de servicios públicos de estas agresiones.

Por último, señaló que el apoyo y la organización del pueblo de Venezuela es “un elemento fundamental”, tanto para resistir las agresiones a las que ha sido sometido el país como para el futuro del mismo.

Desde RT

 

Marco Rubio, un azote sin probidad

Tal vez si en Venezuela se hiciera una encuesta acerca del político gringo más conocido actualmente en estas tierras, uno de los que ocuparía los primeros lugares sería sin dudas el senador republicano Marco Rubio, quien a diario emite amenazas e incita a la violencia, en especial a través de su cuenta Twitter, contra Venezuela.

Uno de los tuit más recientes del político cubano estadounidense, quien se confiesa fiel católico, fue: “¿Por qué notas la astilla en el ojo de tu hermano, pero no percibes la viga de madera en las tuyas?, Lucas 6:41”.

Uno de los cientos de comentarios fue el de su compatriota Anya Parampil, quien escribió “¿Por qué notaste la crisis en Venezuela pero no percibes la crisis en tu propio país?”, y agrega la periodista que 41 millones de personas viven en la pobreza en la nación norteamericana, 13 millones de niños están hambrientos y las muertes por sobredosis de drogas están elevándose gracias a la industria farmacéutica.

Las polémicas y diatribas políticas son características de Rubio, quien posee una capacidad de comunicador mal empleada. El talento sin probidad es un azote, decía Bolívar. Y en un verdadero azote se ha convertido Rubio contra las naciones que deciden trazar un rumbo distinto al dibujado por Washington.

El senador, quien asegura asiste a misa todos los domingos con su esposa e hijos, fue muy criticado por colocar en su cuenta Twitter el antes y después de los fallecidos presidentes de Libia, Muamar el Gadafi,y de Panamá, Manuel Noriega, ambos depuestos por acciones guerreristas e injerencistas de EEUU. Las imágenes las colocó en clara alusión al caso Venezuela, una incitación a la muerte del jefe de Estado por no doblegarse a los designios de la Casa Blanca.

Rubio, quien cuenta con 3,85 millones de seguidores en su cuenta Twitter, comenzó su ascenso en los círculos de poder de cuando fue electo concejal de West Miami y en 2000 fue elegido representante del Distrito 111 de esa ciudad.

En 2009, fue señalado de haber empleado dinero del Partido Republicano y de su campaña para beneficio personal. Chris Ingram, uno de sus entonces asesores políticos, dijo que Rubio había encargado un piso de baldosas valorado en 3.756 dólares; además, organizó una reunión familiar que costó otros 10.000. Ambos gastos los pagó con la tarjeta de crédito del partido.

En 2010, se postuló como candidato a senador por el estado de la Florida, apoyado por el Tea Party, movimiento de extrema derecha y ultraconservador que se constituyó en uno de los principales actores políticos en los comicios del 2010 y cuyos activistas se encuentran a la derecha de la posición oficial del Partido Republicano en muchos temas, entre ellos, oposición a cualquier subida de impuestos; rechazo al aborto y al matrimonio homosexual o la oposición a ultranza del régimen castrista y chavista.

Montado en la ola del Tea Party, cotejados por la prensa conservadora y también financiado por la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), ganó, en contra de los pronósticos, un escaño en el Senado de los EEUU.

Sus críticos en la Florida dicen que la negativa de Rubio de no presentar iniciativas de ley para regular el uso de armas responde a su cercanía con la NRA, que le ha pagado más de 3 millones de dólares a través de su carrera política.

En las primarias presidenciales republicanas del 2016, año que favoreció a los “outsiders” políticos, Rubio, a quien se le señala de ser el principal lobista de la NRA y uno de los mayores lobistas pro-Israel en el Congreso de Estados Unidos, apostó alto con miras a ser el primer presidente latino de EEUU. No obstante, perdió ante Trump, quien fue el candidato republicano en la contienda y a la postre electo presidente de EEUU.

A casi tres años de perder su carrera presidencial, el senador cubano estadounidense, se ha convertido en el principal estratega y vocero de la Administración Trump en la campaña injerencista contra Venezuela, tanto así que no parece un senador sino un funcionario a la orden del Presidente, quien cuando fue rival electoral de Rubio dijo que si este no era capaz ni de manejar sus finanzas personales, “¿Cómo va a ser capaz de encargarse del presupuesto del país”.

Junto a John Bolton y Mike Pence se ha convertido en la triada que emplea la Administración Trump para asfixiar con sanciones económicas unilaterales a Venezuela e impulsar una invasión militar al país bajo el pretexto de la “ayuda humanitaria”, sin importarle que estas no solo violan el derecho internacional, sino que matan y han matado a cientos de venezolanos.

El halcón no cree en diálogo para resolver los conflictos, sino actúa más como un jinete del Apocalipsis al traer muerte y destrucción.

Mentiroso patológico
“Soy hijo de inmigrantes, exiliados de un país lleno de problemas”, escribió Marco Rubio en sus memorias An American Son. El dirigente político, a quien uno de sus principales asesores lo tildó de mentiroso patológico, nunca ha visitado Cuba.

Y aunque en su sitio web y en reiteradas declaraciones a los medios de comunicación decía que sus padres salieron de la isla caribeña una vez llegado Fidel Castro al poder, una publicación de The Washington Post, se encargó de desmentirlo al reportar que sus progenitores realmente dejaron la isla en 1956 durante la dictadura de Fulgencio Batista.

Incluso el periódico conservador reportó que después del ascenso al poder de Castro, los padres del senador viajaron varias veces a La Habana sin inconvenientes. En los círculos del poder de Estados Unidos, lo califican de un político turbio, cuyos antecedentes familiares se entretejen con tráfico de influencias.

Relaciones tóxicas
Marco Rubio nació en Miami. Es el tercero de cuatro hermanos. En sus memorias An American Son, publicadas en 2012, se refirió en forma somera a que su cuñado era un zar del narcotráfico. Hacía mención a Orlando Cicilia, esposo de Bárbara, su hermana mayor.

The Washington Post publicó en 2015 un trabajo en el que se decía que Cicilia era un testaferro y operador del circuito de la cocaína, en tiempos de su máximo apogeo en EEuu. En los años 80, Cicilia fue capturado y condenado a más de 35 años de cárcel. Cumplió solo 12, pues salió en libertad cuando Rubio fue elegido senador en 2000, en virtud de las gestiones a su favor realizada por el senador.

Ante las preguntas de la prensa acerca de si había recibido apoyo financiero de Cicilia, Rubio se ha negado a responder. Además, es señalado de tener vínculos directos con Alvaro uribe, expresidente de Colombia y el “asociado” 82 de la lista de la Defense Intelligence Agency de EEuu, referida a personas vinculadas al narcotráfico.

Asimismo, tiene nexos personales y de negocios con David Rivera, excongresista de la florida, implicado en casos de corrupción, quien salió ileso gracias a las gestiones de Rubio. Se dice que pago para que no lo vincularan con los escándalos.

En Ultimas Noticias

 

Canadá defenderá sus inversiones en Cuba si Estados Unidos aplica el Título III de la Helms-Burton

La ministra de Relaciones Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, dejó claro a sus contrapartes estadounidenses que Canadá defenderá sus inversiones legítimas en Cuba si Washington decide aplicar el Título III de la ley Helms-Burton.

Freeland se reunió el pasado miércoles con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, al margen de la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN en Washington-

“La ministra indicó que el Gobierno de Canadá defenderá los intereses de los canadienses que realicen negocios e inversiones legítimas con Cuba, si Estados Unidos aplica el Título III de la Ley Helms-Burton”, refiere un comunicado emitido hoy en Ottawa.

Países como Canadá, México y los miembros de la Unión Europea se enfrentaron al gobierno de William Clinton en 1996 para evitar la activación del Título III de la Helms-Burton, una ley diseñada para fortalecer el bloqueo contra Cuba y frenar las crecientes inversiones extranjeras en la Isla tras la caída del campo socialista.

Washington recibió incluso una demanda ante la Organización Mundial del Comercio y el litigio concluyó con el compromiso de mantener el Título III suspendido a cambio de retirar la querella.

Todos los presidentes estadounidenses han utilizado desde entonces su facultad para vetar la posibilidad de efectuar demandas a compañías que “trafiquen” con propiedades nacionalizadas tras la Revolución, la posibilidad que abriría el polémico Título III de la Ley.

Sin embargo, la administración Trump abrió en marzo pasado por primera vez en la historia la posibilidad de entablar demandas contra 205 empresas cubanas incluidas en una lista unilateral de sanciones económicas ( Lista de Entidades Cubanas Restringidas).

Como método de presión, Washington también acortó una vez más este miércoles a dos semanas la suspensión del Título III, que gobernantes anteriores aplazaron por períodos consecutivos de seis meses.

Mike Pompeo, Secretario de Estado norteamericano, envió ayer una carta al Congreso que  pospone hasta el próximo primero de mayo la suspensión anterior de 30 días que expiraba el 18 de marzo próximo.

La creciente hostilidad de Washington ha saltado las alarmas de varios países que verían afectados sus intereses. 

Josep Borrell, ministro de Exteriores de España, también se dirigió recientemente a sus contrapartes estadounidenses para mostrar su preocupación por la posibilidad de que aplique el Título III.

De acuerdo con la nota del Ministerio español de Exteriores, Borrell se opone a la entrada en vigor de la medida por una “razón de principio”, pero también porque podría tener “consecuencias negativas” para los intereses de la Unión Europea (UE) en Cuba y podría perjudicar a empresas españolas, por ejemplo al grupo Meliá, que opera en la isla.

En ese sentido, Borrell ha expresado el rechazo de España a la activación de esa provisión en todas las reuniones que ha mantenido en EE.UU., indicó el texto.

El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel, rechazó este jueves la actitud del Departamento de Estado.

“Persisten en las amenazas, con prepotencia plantean una ley genocida que viola el Derecho Internacional, condena a Cuba y a las familias cubanas“, señaló el mandatario en su cuenta en la red social Twitter. “191 países reclaman que sea eliminada en su totalidad” la política de bloqueo, añadió.

Venezuela: otro plan terrorista de un Trump debilitado y furioso

El insólito presidente “encargado” de Venezuela, Juan Guaidó, figura inexistente creada por el gobierno de Donald Trump violando todas las normas internacionales, que intenta “gobernar” en nombre de Washington en un accionar burdo e ilegal, reconoció en los últimos días ante sectores de la oposición que los ataques contra el tendido eléctrico en Venezuela eran “necesarios” para poder derrocar al “régimen” del presidente Nicolás Maduro, disculpándose ante algunos de sus seguidores por las “molestias” causadas, como si no fueran crímenes de lesa humanidad.

En tanto, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente venezolana Diosdado Cabello sostuvo que Guaidó había reconocido su vinculación con los atentados, añadiendo que existen planes diseñados para este mes de abril con la idea de dar algo así como “el golpe final” bajo la égida de Estados Unidos y advirtiendo que el país está preparado para estas y otras amenazas.

De hecho, algunos datos filtrados revelan que una reunión de Guaidó con sectores de la oposición venezolana en la localidad de El Paraíso el pasado 28 de marzo fue convocada para informar sobre la “hoja de ruta” en la continuidad del golpismo permanente con el que intentan desgastar al pueblo venezolano, sin importarles las consecuencias.

De acuerdo con Guaidó, la operación planeada –después del fracaso del 23 de febrero pasado de la “invasión” preparada desde Cúcuta, Colombia– comenzaría con una seria de acciones y sabotajes nuevos y “más efectivos”, incluyendo la llegada de especialistas –no vinculados con la oposición– para insertarse en sectores de la población y alentar acciones desestabilizadoras.

Estos “especialistas” podrían ser los que conformarían “células de libertad” en todo el país, “que se activarían cuando Guaidó lo indique el 6 de abril y se inicien las protestas locales a gran escala”, según informó una nota de Whitney Webb en la revista Mint Press New, traducida por Resumen Latinoamericano. Webb une esta “operación” de Guaidó a un documento de la USAID de Estados Unidos con la creación de Grupos de Desarrollo de Expedición Rápida (RED), que se “desplegarán como equipos de dos personas y se asignarán a socios ‘no tradicionales’ de USAID que ejecutarán una combinación de operaciones ofensivas-defensivas y de estabilidad en condiciones extremas”. Estos especialistas serían nada menos que las Fuerzas Especiales de Estados Unidos (SF) y la CIA.

De esta forma, Guaidó animó a los asistentes a su reunión, después del fracaso de los ataques contra el Guri, la mayor planta hidroeléctrica del país, prometiendo que la toma del poder era una posibilidad cercana –algo así como el 21 de abril– y que se han preparado acusaciones contra el presidente Maduro para responsabilizarlo por genocidio, debido a la “negligencia” para actuar y atribuyendo los cortes de energía eléctrica a la ineficiencia y al descuido gubernamental, responsabilizándolo de causar miles de muertes por hambre o por la falta de atención en los hospitales, y por someter a la población a la falta de luz, de agua, de alimentos, de salud y a gravísimos problemas de seguridad.

También se han difundido aterradores informes falsos sobre graves violaciones a los derechos humanos por parte de Maduro, que nadie ha podido comprobar, mientras que el propio Guaidó recorre distintos lugares, donde no le fue tan bien porque el pueblo en su mayoría sabe de qué se tratan los “golpes democráticos” como el que propone el hombre creado por las fundaciones de la CIA, que además pide una invasión de Estados Unidos.

Golpismo apoyado por los medios masivos de comunicación del poder hegemónico que están dando una batalla campal y tan criminal como un sabotaje, desinformando, mintiendo y manipulando bajo órdenes del Pentágono estadounidense, preparando argumentos para nuevas acusaciones del gobierno de Estados Unidos contra las supuestas “dictaduras narcotraficantes”, señalando ahora a los gobiernos de Maduro y Evo Morales en Bolivia.

Este último país está siendo atacado cotidianamente por los mismos grupos de poder, como el lobby cubano-americano, que tiene representantes en el Congreso de Estados Unidos con una historia detrás del terrorismo contra Cuba y América Latina, a los que el gobierno de Trump ha dado un poder que está dando resultados criminales en la región.

Entre estos, y sólo como referencia, podemos citar a los congresistas Marco Rubio, activo públicamente contra Venezuela, y a Ileana Ros-Lehtinen, que últimamente atacó y acusó a Morales de forma ignominiosa en la Cámara, siguiendo con el discurso golpista de Guaidó, quien anunció el incremento de las campañas para acusar a Maduro de entregar el país a los rusos, los chinos y cubanos y con esto armar un juicio popular “por delitos de traición a la patria”, llamando al pueblo venezolano a ocupar las calles y terminar con el gobierno.

Es increíble que el hombre que se autoproclamó presidente de un país como si fuera una novela del surrealismo latinoamericano, obedeciendo órdenes del imperio y trabajando para lograr una invasión externa, hable precisamente de “traición a la patria”.

En su “hoja de ruta” explicada a los asistentes a la reunión, anunciaba el comienzo de la operación “espada libertadora” en principio con un gran cacerolazo, que serviría como una señal para los militares, que según su criterio “están con nosotros” y que neutralizarán a los hombres de las Fuerzas Armadas Nacional Bolivarianas (FANB) para convocarlos a la rendición.

Más o menos como el plan que se había preparado en febrero pasado, que terminó con una derrota asombrosa, debido a la cantidad de dinero gastado en la operación de Cúcuta y la cantidad de militares que pensaban iban a desertar en masa y no lo hicieron.

Evidentemente Estados Unidos insiste en contar con una oposición política que ya le ha demostrado sus debilidades e “ineficiencia” en las decenas de golpes que se han ensayado en Venezuela desde 2002, cuando por primera vez en la historia un golpe armado, financiado y asesorado por Washington es derrotado en poco más de 48 horas por un pueblo en las calles y Fuerzas Armadas patrióticas, marcando un hito histórico que sólo logró consolidar la relación pueblo-Fuerzas Armadas, a lo que hoy se añaden más de dos millones de milicianos, también de organización popular. Bien sabe Estados Unidos que no son paramilitares, como los criminales que ellos conocen y utilizan en Colombia.

En su “informe” sobre la nueva operación, Guaidó llamó a los participantes a cargar cantidades de gasolina que sería utilizada –no es la primera vez que esto sucede– para incendiar todo aquello que para los golpistas represente al “régimen”, como denominan al legítimo y constitucional gobierno de Venezuela.

Como objetivos prioritarios estarían las estaciones policiales, centros de salud, edificios y locales del gobierno, no sólo en Caracas sino en todo el país. También acciones contra el Servicio de Inteligencia Nacional (Sebin), aislar cuarteles como Tiuna y destruir la planta termoeléctrica Tocoa utilizando armamento de guerra especializado

Para varias de estas acciones, entre ellos los módulos policiales y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) serían atacados con morteros, armas de mayor calibre, granadas, y en caso de vehículos y módulos policiales, bombas incendiarias y armas procedentes de Colombia.

En los golpes anteriores ya han existido ejercicios de contrainsurgencia, contando con paramilitares colombianos y otro tipo de mercenarios extranjeros, pretendiendo –como también lo han hecho antes– atacar cuarteles importantes y sitios estratégicos. Con toda esa movida, avanzar finalmente y aislar al gobierno sitiando el palacio de Miraflores.

De acuerdo con la información que ya anda circulando por algunos lugares, Guaidó marcó puntos como la base aérea de Palo Negro, inmovilizando o incendiando los aviones, contando –dijo– con infiltrados allí. Además, pretende incendiar el Puerto de Vargas, controlar aeropuertos, autopistas y otros similares

A lo largo del golpismo continuo hemos podido observar que en Venezuela se han dado acciones de este tipo que fracasaron pero produjeron serios daños: incendios de edificios, especialmente en 2014, ataques a centros de salud, acciones violentas en las calles, francotiradores, en el plan llamado “La salida” que encabezó Leopoldo López.

Incluyendo la noche en que ganó Maduro, el 14 de abril de 2013, cuando el perdedor Henrique Capriles Radonski llamó a salir a las calles y sus activistas armados causaron muertes y daños. Nunca tantos como los sucesos de 2017, con más de un centenar de muertos cuando los grupos lúmpenes y paramilitares extranjeros quemaron a una decena de personas acusados de chavistas arrojándoles gasolina e incendiándolos, sin ninguna reacción de los organismos internacionales.

Los atentados terroristas contra las centrales eléctricas venezolanas en el último mes son los más importante que se hayan conocido después de los bombardeos que produjeron efectos similares en Irak, Libia, Siria y otros países, y son una táctica de la guerra de Baja Intensidad que se aplica para la asfixia y el desgaste total del gobierno del presidente Maduro y del pueblo venezolano, cuya heroica resistencia resulta intolerable para el decadente imperio.

Es una forma de intervención solapada y encubierta, tema en que es especialista el hombre que Donald Trump puso a cargo de la política con Venezuela, nada menos que Elliott Abrams, figura clave y nefasta en la guerra encubierta de Estados Unidos contra la Nicaragua sandinista en los años ochenta, en un período en que se produjeron atentados y sabotajes tan importantes como el minado de los Puertos en Corinto y otras acciones criminales.

Abrams tiene en su haber crímenes de lesa humanidad en Centroamérica y fue juzgado por el montaje del Irán-contra y el “contra-gate”, violando las propias normas de su país, y por la matanza de más de seiscientas personas en una aldea de El Salvador, entre otros. Pero no pasó nada, sólo un tiempo en otras actividades no menos lesivas para la humanidad.

La analogía con Nicaragua –y también con Libia y Siria ya en este siglo– es importante ante el heroísmo del pueblo, el gobierno venezolano y las fuerzas armadas, que dan lecciones de resistencia patriótica con grandes sacrificios derrotando los planes imperiales y son la esperanza en la lucha de América Latina por su liberación definitiva, mientras que el intento de invasión cada día se hace más difícil para Estados Unidos en su peor laberinto.

 

Por Stella Calloni