Ministro venezolano revela detalles de la reunión entre Gobierno y diputado opositor

 

Anuncios

COMUNICADO | Venezuela denuncia campaña propagandística de Trump para derrocar al Gobierno Bolivariano

El Gobierno de Venezuela denunció que el Gobierno de Estado Unidos, junto a un grupo de países subordinados, conduce una feroz campaña para derrocar al Gobierno venezolano y al Presidente Constitucional, Nicolás Maduro, en franca violación de los principios más elementales del Derecho Internacional.

En el sitio web del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores se publicó un comunicado oficial que detalla que el pasado 23 de febrero, en una acción propagandística sin precedentes, la administración Trump intentó forzar ilegalmente en territorio venezolano algunos cargamentos con presunta ayuda, sin el consentimiento de las autoridades de Venezuela, con el objetivo de generar caos y violencia, al pretender violentar la integridad territorial del país.

Asimismo, se denuncia que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, anunció la pretendida adopción de nuevas medidas coercitivas unilaterales contra gobernadores electos del país.

Además ha intentado girar órdenes para que otros países se sumen al grosero método de robo que Washington ya ha puesto en práctica contra los activos de la República.

A continuación, el texto íntegro:

La República Bolivariana de Venezuela denuncia ante el mundo que el Gobierno de Estados Unidos, junto a un grupo de países subordinados, conduce una feroz campaña para derrocar al Gobierno de Venezuela y al Presidente Constitucional, Nicolás Maduro Moros, en franca violación de los principios más elementales del Derecho Internacional Público.  

El pasado 23 de febrero, en una acción propagandística sin precedentes, la administración Trump intentó forzar ilegalmente en territorio venezolano algunos cargamentos con presunta ayuda, sin el consentimiento de las autoridades de Venezuela, con el objetivo de generar caos y violencia, al pretender violentar la integridad territorial del país.

La operación de bandera falsa que intentó desplegarse el pasado fin de semana, que fue registrada por múltiples medios de comunicación y rechazada por la Organización de Naciones Unidas y la Cruz Roja Internacional, tenía como fin facilitar una intervención militar extranjera desde países vecinos, como parte del intento de Golpe de Estado promovido abiertamente desde el gobierno estadounidense en contra de las autoridades legítimas de la República Bolivariana de Venezuela.

Una vez más, el régimen estadounidense fracasó estrepitosamente en su empeño por activar un plan militar intervencionista, a pesar de los continuos ataques emprendidos desde territorio colombiano contra los efectivos de seguridad venezolana que custodiaban y protegían con estoica prudencia la soberanía nacional. Venezuela denuncia que los agresores contaron con el apoyo y protección de las autoridades de la República de Colombia.

El día de hoy, el vicepresidente de Estados Unidos, como jefe declarado del grupo de países cartelizados contra Venezuela, anunció la pretendida adopción de nuevas medidas coercitivas unilaterales contra gobernadores  electos del país, y ha intentado girar órdenes para que otros países se sumen al grosero método de robo que Washington ya ha puesto en práctica contra los activos de la República, incluidas las propiedades de PDVSA, cuyo valor se estima en 30 mil millones de dólares.

Venezuela hace un llamado a la comunidad internacional para cerrar filas en la defensa de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, pues su violación pone en peligro la paz y seguridad internacional. La defensa que hagamos hoy del multilateralismo y del Derecho Internacional, será la garantía de la paz del mañana. El Pueblo de Venezuela venció hace 200 años al más poderoso imperio de entonces y vencerá cualquier pretensión imperialista hoy. Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y exige respeto a su soberanía, autodeterminación e integridad.

Caracas, 25 de febrero de 2019

Descargue el comunicado completo AQUÍ.

En Minci.gob

Presidente de Cuba manifiesta satisfacción por resultado de referendo

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, expresó su satisfacción por el resultado del referendo constitucional de este domingo, en el cual seis millones 816 mil 169 cubanos ratificaron la nueva carta magna de la República.

Siento inmenso orgullo de ser parte de nuestro heroico, valiente y firme pueblo. Un pueblo así merece siempre la victoria. Que tremendo homenaje a los padres de la nación, a José Martí, Fidel Castro y Raúl Castro. Vencimos y vamos por más, escribió en su cuenta en la red social Twitter @DiazCanelB.

Por similar vía, el presidente cubano agradeció a su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro, por el mensaje de felicitación enviado con motivo de la realización este domingo del referendo constitucional en la isla caribeña.

Gracias hermano Presidente @NicolasMaduro. Felicitaciones también para el heroico pueblo venezolano que hace trizas cada intento injerencista, agresivo y mediático del perverso imperio, de sus halcones y de sus lacayos, aseguró Díaz-Canel en twitter, red a través de la cual abogó por Manos fuera de Venezuela.

Con anterioridad, Maduro envió un mensaje en el cual manifestó: ‘Felicitamos al heroico pueblo cubano, a nuestro hermano presidente Miguel Díaz-Canel y al General de Ejército Raúl Castro por la histórica jornada electoral que marcará el rumbo de nuevas victorias para la Revolución Cubana’.

Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, felicitó este lunes al pueblo cubano por la aprobación de la nueva constitución en este país, tras una masiva participación ciudadana en el referendo.

‘Felicitamos al hermano pueblo cubano por su masiva participación en el Referendo Constitucional efectuado ayer, en el que se aprobó una nueva Carta Magna que reafirma los valores revolucionarios’, escribió el mandatario en su cuenta en la red social Twitter.

En ese sentido, Morales resaltó que ‘con esta fiesta democrática, Cuba volvió a dar un ejemplo de civismo al mundo’.

Tomado de Radio Sancti Spíritus

 

¿Qué vendrá después del “petardo mojado” de Estados Unidos en Venezuela?

venezuela.png

El pasado sábado 23 de febrero lo pasé como muchos otros tratando de ver el desenvolvimiento de la operación de Estados Unidos contra el gobierno constitucional de Venezuela bajo la “bandera de conveniencia” de una supuesta “ayuda humanitaria” pedida por Juan Guaidó, quien a través del gobierno de Washington se autoproclamó “presidente” de Venezuela, y el mismo que sin ningún empacho declaró (1) que la pérdida de vidas humanas por la violencia generada por la oposición y las que vendrían por una intervención militar extranjera “para nosotros no es costo, es inversión en futuro”.

En realidad esa operación fue lanzada como último recurso después del fracaso del más desesperado intento de golpe de Estado de la historia en Nuestra América, con los llamados públicos a través de los incondicionales carteles de prensa de Estados Unidos y Latinoamérica, y las gestiones diplomáticas y políticas de los gobiernos vasallos de la región a los jefes militares de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas (FANB) para que se vendieran desertando y poniéndose al servicio de Estados Unidos (EEUU) con el principal objetivo de derrocar el legítimo gobierno de Nicolás Maduro para saquear a Venezuela, literalmente.

Lo que escuche, vi y leí el pasado sábado 23 confirmó lo que esperaba, que esa operación iba a ser un “petardo mojado” por diferentes razones, la primera de entre ellas por el apoyo mayoritario de los venezolanos y de las FANB al gobierno de Maduro, y porque además de ser un desconocido para la población, Guaidó ni siquiera representa al sector mayoritario de la oposición desde el momento en que llama a la violencia radical, al intervencionismo directo por parte de EEUU, y que aceptó gustoso convertirse en “títere ventrílocuo viviente” de los neoconservadores que gobiernan en Washington, los mismos que desde hace años vienen hambreando y creando escasez artificial en Venezuela mediante andanadas de sanciones de todo tipo.

El haber creído que mediante la “realidad virtual” del títere Guaidó podían crear un “síndrome de Estocolmo” (2) en millones de venezolanos, y en particular en el seno de las FANB, después de haber “recrudecido un bloqueo criminal contra el país, con la única intención de quedarse con el petróleo venezolano”, como señaló la vicepresidenta Ejecutiva de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, me confirmó la patética decadencia y nulidad total del sistema político, diplomático y de inteligencia del imperialismo yanqui.

¿Qué esperar ahora de Estados Unidos?

De principio ya sabemos que no podemos esperar una respuesta mesurada y racional de parte de la Administración del presidente Donald Trump, pero las dudas que emergen en algunos de sus aliados regionales –según versiones no confirmadas parece nada menos que de Colombia y Brasil- se pueden explicar por un sorprendente acto de cordura como ha sido la declaración de la Comisión Europea comunicada por la vocera para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Maja Kocijancic, poniendo en claro que en el llamado de Guaidó a una intervención militar contra Venezuela “la posición de la Unión Europea en este contexto es muy clara: hay que evitar la intervención militar”.

Dada la situación y si hubiese una pizca de cordura en la Casa Blanca, después de este fracaso se podría apostar al despido de John Bolton (Seguridad Nacional) y Michael Pompeo (Departamento de Estado), juntos o por separado, y a que de ahora en adelante se le negara hablar al Vicepresidente Mike Pence, pero en la práctica lo que la Administración Trump dice y hace cotidianamente en materia de relaciones internacionales muestra el avanzado estado demencial que reina en los altos círculos del poder en Washington. Y desgraciadamente por eso mismo el fracaso del 23 de febrero puede terminar siendo interpretado por los obcecados que gobiernan en Washington como que la única vía disponible son nuevas y más agresivas operaciones contra Venezuela, incluyendo una intervención militar directa o conjuntamente –si consiguen convencerlos- con los países vasallos en la región.

El politólogo José Luis Fiori señala que, después de la elección de Donald Trump, es mucho más difícil de prever el futuro del sistema mundial y los cambios repentinos de la política exterior norteamericana, en particular con las Grandes Potencias. Pero en un aspecto, todo quedó más claro y transparente: el comportamiento de Estados Unidos frente a los países de la periferia del sistema. En estos casos, el gobierno Trump abolió las simulaciones del pasado, y asumió de forma explícita lo que Estados Unidos siempre ha hecho de forma encubierta: promover el cambio autoritario de gobiernos y regímenes que les desagradan, a través de los métodos que sean más rápidos y adecuados. Es decir, las “conspiraciones idealistas” ceden lugar al “realismo estratégico” en la defensa del derecho de intervención estadounidense contra sus dos nuevos “enemigos útiles”: los fantasmas de la “corrupción” y del “populismo autoritario”. Y más adelante agrega que “en estos nuevos tiempos, la democracia y la soberanía nacional de los países periféricos dejan de tener cualquier valor y pueden ser atropelladas impunemente cada vez que se convierten en un blanco de la política exterior de Estados Unidos. Estas “intervenciones estratégicas” no tienen ningún tipo de límite ético, ni tienen ningún tipo de compromiso con la reconstrucción de las sociedades y de las economías que se destruyen. El tiempo del Plan Marshall y de la “hegemonía benevolente” de Estados Unidos se acabó y no volverá más. Y este es un “dato de realidad” que necesita ser asumido y computado por la estrategia de los pueblos y de las fuerzas políticas que aún sueñan y luchan para ser dueños de su propio destino” (3).

Lo que es probable es que el campo de países que apoyan al gobierno Bolivariano -o simplemente rechazan cualquier tipo de intervención militar-, en nuestra región y en el mundo, ira ampliándose. Las razones son diversas, pero algunos aliados europeos de Washington que se plegaron mansamente a la fracasada agresión del 23 de febrero han cambiado de posición, como hemos visto, y eso tiene que ver también con las serias fracturas políticas y sociales que sufren las sociedades europeas por las radicales políticas de austeridad neoliberal. Los Chalecos Amarillos en Francia que reclaman cada vez más la recuperación de la “soberanía nacional y popular” para poner fin al neoliberalismo pueden terminar siendo el más importante despertar sociopolítico europeo del último siglo, y fueron varias banderas venezolanas las que vimos el pasado sábado 23 en las manifestaciones de los Chalecos Amarillos en Paris y otras ciudades francesas.

Todo esto acentuará el aislamiento político y diplomático de EEUU en momentos en que Washington enfrenta serias negociaciones para evitar una guerra comercial con China, en que hay desacuerdos con Alemania y otros países de la Unión Europea en el terreno de la seguridad –por el retiro de EEUU del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF en su sigla en inglés) y el papel de la OTAN-, por el Gasoducto del Norte con Rusia, y en lo comercial por la amenaza de Washington de bloquear las importaciones de automotores alemanes, entre otros asuntos.

Un cambio en la correlación de fuerzas a nivel internacional que sea muy desfavorable a EEUU puede influir en la política interna en Washington para frenar el plan de intervenir directamente contra Venezuela, Cuba y Nicaragua, pero como señala Fiori, hay que asumir el “dato de realidad” de este imperialismo sin tapujos que necesita apoderarse de Nuestra América para paliar su patética decadencia tanto en lo económico, como en lo comercial, monetario y en tanto que “modelo” de comportamiento social y cultural.

Pero después de todo en algún momento en Washington tendrán que reconocer que desde hace décadas EEUU no ganó ninguna de las guerras que lanzó para “exportar la democracia y apropiarse del petróleo y los recursos minerales” de otros pueblos, y que parte de una decadencia que no condene el planeta a una extinción nuclear es “aceptar las derrotas políticas”, como decía el historiador Eric Hobsbawm.

¿Qué hacer en Nuestra América?

De parte de las fuerzas políticas y de los “intelectuales orgánicos” de Nuestra América lo prioritario es reconocer el “dato de realidad” de la política imperialista que menciona el politólogo Fiori, y así aceptar que el sistema de la democracia liberal, del Estado de Derecho o de la democracia burguesa, como se lo quiera llamar, es un anacronismo en los tiempos en que vivimos.

En una reciente contribución titulada “Neoliberalismo y estado de excepción” (4), el sociólogo brasilero Emir Sader pone el péndulo en la hora justa con su caracterización del actual sistema liberal, que bajo el neoliberalismo aplica “el conocido esquema: menos pan, más palos. Sea por la represión directa, que tiene límites, sea por la reformulación del sistema político y jurídico, para tratar de impedir que ese descontento creciente alimente alternativas antineoliberales, que afectarían al corazón mismo de los intereses del gran capital. Y con el Poder Judicial y la policía desempeñando un rol fundamental para buscar evitar que el descontento social se traduzca en fuerzas políticas fuertes de oposición. Un modelo como el neoliberal, hoy día, no tiene ninguna capacidad hegemónica. Por ello requiere un estado de excepción para instalarse y para mantenerse en el gobierno. Necesita perseguir e intentar impedir que los liderazgos que representan visiones radicalmente antagónicas, puedan ser candidatos. Son los casos de Lula, Cristina, Rafael Correa. No es posible un gobierno neoliberal que no sea blindado por estructuras de excepción. El neoliberalismo solo puede sobrevivir protegido por un estado de excepción. La lucha antineoliberal es así indisociable de la lucha democrática, de resistencia a la instalación de estados de excepción”.

Lo que puedo agregar es que el estado de excepción permanente es la condición para consagrar la “supremacía del Estado” frente a la sociedad (5), como definía el jurista y politólogo alemán Karl Schmitt, y en términos imperialistas el estado de excepción estuvo al servicio de imponer la “supremacía absoluta” en el mundo, como soñaba Adolf Hitler, para quien Schmitt trabajó durante varios años.

En suma, nada de nuevo en todo esto, porque en 1857 y en una crítica a las ideas del economista británico J. Stuart Mill sobre la apropiación de la distribución de las riquezas y la propiedad, Karl Marx escribió que a los economistas burgueses les parece que con la policía moderna la producción funciona mejor que, por ejemplo, aplicando el derecho del más fuerte. Olvidan solamente que el derecho del más fuerte es también un derecho, y que este derecho del más fuerte se perpetúa bajo otra forma en su “estado de derecho” (6).

¿Cómo el gobierno bolivariano podría enfrentar la actual coyuntura?

En cuanto a Venezuela, tanto a nivel gubernamental como del pueblo, uno de los aspectos más importantes del “petardo mojado” del 23 de febrero es la oportunidad de señalar, designar y responsabilizar legalmente a esas “cabezas de playa” del imperialismo en el interior, o sea a las fuerzas políticas institucionales e incluso a los individuos que se plegaron a la agresión exterior y se pusieron al servicio de EEUU y demás países agresores para cometer crímenes, destruir el orden constitucional, el sistema político y social de la Revolución Bolivariana.

Como escribe Aram Aharonian, citando al analista Juan Manuel Rodríguez, es un peligroso juego que ante la agresión imperial, el gobierno deje a Guaidó corretear como si se tratara de un muchacho alocado. Es un usurpador al servicio de EEUU para arrebatar los bienes de la Nación y ocuparla militarmente. El Gobierno apuesta a que el tiempo convencerá a esa opinión internacional que lo adversa que se deje de vainas. No es sólo pasividad, asombra la ambigüedad del gobierno venezolano (https://www.alainet.org/es/articulo/198343).

En Venezuela la reacción de la vicepresidenta Ejecutiva de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez fue bien concreta al recordar que “el modelo capitalista es un modelo que nos recuerda todos los días que es profundamente injusto, violento, que la única manera de sustentarlo es a través de las guerras imperiales” (7), y del criminal bloqueo contra el país con la única intención de quedarse con el petróleo venezolano.

Después de recordar que “nosotros no nos vamos a doblegar, si aquí dejamos nuestras vidas sabemos desde ya que estamos venciendo, como vencieron nuestros mártires, ver una patria de libertad, donde el pueblo es dignificado como hoy ocurre con la Revolución Bolivariana”, Delcy Rodríguez afirmó que la democracia existe en su país, donde en los últimos 20 años de Revolución se han realizado 25 elecciones, y que en los últimos 12 meses han habido cinco sufragios, mostrándole así al mundo las ratificaciones del camino pacífico de la revolución.

La Vicepresidenta dijo que en Venezuela el problema no son las elecciones, sino “el desprecio de clase” y “la intolerancia política e ideológica, hacia el modelo socialista bolivariano que representa el gobierno del presidente Nicolás Maduro. El odio que siente los capitalistas que él venga del movimiento sindical y que esté al frente de las mayores reservas energéticas de nuestro planeta. Es el desprecio que está expresado también en esta agresión contra nuestra patria”.

Como observador lejano este periodista puede entender que haya diálogo con fuerzas políticas y sociales opositoras con vistas a mantener y fortalecer la cohesión social y ampliar los niveles de participación democrática destinada a mantener la soberanía nacional y popular. Esta es una buena práctica pero la puerta no debe ser abierta a las fuerzas e individuos que han demostrado querer destruir toda soberanía y entregar el país y sus riquezas al imperialismo, porque se trata de enemigos de la Nación Bolivariana.

Quizás se ha llegado al momento de poner en el orden del día la cuestión de la propiedad social sobre las empresas de gran impacto social, político, económico, comercial y cultural que son cómplices de las políticas de agresión de EEUU y sus aliados, y que son utilizadas para afectar gravemente la vida cotidiana del pueblo y erosionar o anular los esfuerzos del gobierno Bolivariano a favor del pueblo.

Pero en síntesis, lo que ha quedado a la vista durante todo este proceso desestabilizador es que la mayoría del pueblo y las instituciones estratégicas, así como las fuerzas populares organizadas mantienen su apoyo al gobierno Bolivariano, y que en el plano exterior que Venezuela tiene amigos entre las masas y gobiernos de todo el mundo, y también mercados como para fortalecer la economía, la cohesión social y el proceso revolucionario.

Publicado en ALAINET

EEUU, Grupo de Lima, la oposición y la AN se quedaron sin presidente

Mandatario autoproclamado se fue para Colombia y deja un “vacío de poder” en el campo opositor.    La fuga de Juan Guaidó hacia Colombia, teniendo prohibición de salida del país, pone fin a su “interinato” y deja vacante su cargo como presidente de la AN, cuerpo que debería nombrar un sustituto. El presidente colombiano Iván Duque podría ser denunciado ante la Corte Penal Internacional por agredir a Venezuela

Con la salida o fuga de Juan Guaidó hacia Colombia, violando la medida de prohibición de salida del país, el Gobierno de Estado Unidos y la oposición venezolana se quedan sin presidente interino o de transición, por ahora. El abandono del país por el “autojuramentado”abre un nuevo escenario o panorama tanto en lo interno como en lo externo del país. El tema se discute ampliamente por las redes sociales.

Algunos piensan que a la oposición le salió “el tiro por la culata” al escoger una figura gris y sin las fortalezas y las herramientas para liderar una etapa crucial en que la derecha venezolana, bajo las órdenes de Estado Unidos, pretender asestar el zarpazo final a la Revolución Bolivariana.

Al irse Guaidó, sin posibilidad de retorno ya que seguramente será arrestado, deja un “vacío de poder”, tanto en su “interinato” como en su cargo de presidente de la Asamblea Nacional.

En su rueda de prensa del domingo pasado, refiriéndose a los falsos positivos desmontados en Cúcuta con motivo del fallidos intento de meter de contrabando dos camiones con una supuesta ayuda humanitaria, el ministro y vicepresidente de Cultura y Comunicación, Jorge Rodríguez, lucía una complaciente sonrisa que denotaba control y dominio de la situación.

En su rueda de prensa Jorge Rodríguez se preguntaba con ironía por qué Guaidó, dentro de la validez de sus argumentos, no había convocado a elecciones una vez autojuramentado, como lo establece el artículo 233 constitucional.

“Cualquier cosa diferente a esto es un golpe de Estado”, sustento Rodríguezy se refirió a la obligación, según el artículo 233, de convocar a elecciones inmediatamente para que se celebren al menos en 30 días.

De manera que Juan Guaidó, dentro de los términos de su propio marco jurídico, se convirtió en usurpador de un cargo que de todas maneras se había arrogado ilegalmente.

Rodríguez le expresó ante las cámaras televisivas y periodistas extranjeros que si estaba preocupado por las penurias del pueblo venezolano por qué no había nombrado un ministro de alimentación o de salud. Ah, pero sí nombró una directiva en Citgo, la empresa petrolera venezolana en Estado Unidos.

Su verbo implacable lo enfiló con dureza contra el autonombrado, un personaje segundón, sin méritos en el campo político, más conocido por mostrar las nalgas en un acto público de su partido, Voluntad Popular.

“¿Es que tú crees, Guaidó, que Trump (Donald) te va a dejar gobernar solo? Tú eres lo que eres: una marioneta. Tú eres lo que eres, un preservativo usado. ¿Tú crees que Trump no le va a meter mano al petróleo venezolano? No es que tú lo creas; es que ya lo sabes. Ya lo pactaste. Es que ya lo entregaste. Así como publicas decretos, ayer publicaste uno de los más ridículos: ordeno que los diplomáticos colombianos se queden. Y ya se fueron… Tienen que obedecer las órdenes del Gobierno legítimo de Venezuela”, dijo Jorge Rodríguez.

Asilado

En uno de esos textos “reenviados” profusamente por whatsapp, en tal medida que se pierde la fuente original, se indica que “Juan Guaidó salió de Venezuela y llegó a territorio colombiano en un helicóptero oficial colombiano”. Eso tiene muchas implicaciones políticas y legales.

En primer lugar, no es fácil que vuelva a Venezuela porque sería detenido al violar la prohibición de salir del país. En segundo lugar, se acabo la trama del “presidente interino”; ahora solo es un refugiado político y deberá decidir en qué país pedirá asilo.

En tercer lugar indica la nota, “en las próximas horas se sabrá cómo se fugo de Venezuela; si lo hizo con ayuda del gobierno de Duque será una grave crisis diplomática, pero si resulta que en forma irresponsable un helicóptero colombiano violó la frontera venezolana para ayudar a un prófugo a huir de la justicia venezolana, será más grave la crisis y Duque debería ser investigado en Colombia por haberse extralimitado”.

“Las consecuencias de la huida de Guaidó a Colombia se verán en próximas horas. Por ahora, los medios no saben qué decir al respecto y señalan infantilmente que ‘sorpresivamente llego al concierto el presidente interino Juan Guaido’, pero las cosas son mucho mas serias y profundas y hay que llamarlas por su nombre: Juan Guaido se voló y deberá pedir asilo y desde Miami o Bogota. Ya no podrá seguir autoproclamándose presidente, cuando mucho podrá llamarse un refugiado político más.

Con eso pierde fuerza la oposición venezolana y se abren dos caminos en la crisis: o se realizara una invasión de Estados Unidos a Venezuela o se apagará el fervor opositor con otro de sus líderes en el exilio. Con todo, pase lo que pase, la pantomima de la ayuda humanitaria está a punto de acabar”.

Estatuto de transición

El pasado 5 de febrero la Asamblea Nacional, en desacato, aprobó un decreto llamado Estatuto de Transición, que se sustenta en el artículo 333, el cual establece: “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella”.

“En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad tendrá el deber de colaborar en el establecimiento de su efectiva vigencia”.

Con el estatuto se pretende, según el decreto, restablecer la vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

El artículo 2 estipula: “A efectos del presente Estatuto se entiende por transición el

itinerario de democratización y reinstitucionalización que incluye las siguientes etapas: liberación del régimen autocrático que oprime a Venezuela, conformación de un Gobierno provisional de unidad nacional y celebración de elecciones libres”.

El artículo 3 indica: “Los fines de la transición democrática son el pleno restablecimiento del orden constitucional, el rescate de la soberanía popular a través de elecciones libres y la reversión de la emergencia humanitaria compleja, con el propósito de rescatar el sistema de libertades, garantías constitucionales y los derechos humanos.

El artículo 14 del decreto adjudica al presidente de la Asamblea Nacional, de conformidad con el artículo 233 de la Constitución, como “legítimo presidente encargado de la República Bolivariana de Venezuela”.

El nombramiento recayó entonces en Juan Guaidó, pero en vista de que el titular huyó del país, es evidente que el cargo queda vacante. La AN deberá llenar el vacío nombrando un nuevo presidente del cuerpo, quien pasaría a ser presidente encargado, en sustitución de Guaidó.

El “estatuto de transición” resulta tan burdo que es tildado por abogados como “adefesio jurídico”, y el Tribunal Supremo de Justicia lo anuló en menos de 24 horas.

Al estatuto de transición se le ha objetado que viola la Constitución al pretender defenderla. Parte de supuestos llamados de rescate de la democracia, cuando llevan 20 años obstruyéndola con golpes de Estado, guarimbas, saboteo de los servicios públicos, guerra económica, desconocimiento de las instituciones, traición a la paria invocando intervenciones extranjeras, desconocimiento de las decisiones mayoritarias del pueblo venezolano en el campo electoral, desconocimiento de los demás poderes y desacato de las decisiones judiciales, entre otros.

A todas estas, Estado Unidos, la OEA, la Unión Europea, el Grupo de Lima y la oposición venezolana quedarían hundidos en un pantano jurídico, dando la cómica ante la comunidad internacional y la ONU, ya que deberían reconocer como presidente de la transición a quien nombre la AN como sustituto de Guaidó.

Y por primera vez en la historia venezolana y quizás en el mundo habría tres presidentes en “ejercicio”: Nicolás Maduro, escogido por el pueblo en elecciones legítimas; Juan Guidó, ahora presidente itinerante en el exilio; el que nombre la AN, según el artículo 14 del Estatuto de Transición.

Ayer otro artículo difundido en las redes sociales asomó la posibilidad de que el mandatario colombiano, Iván Duque, sea juzgado por la Corte Penal Internacional (CPI) por agredir y prestarse para agredir a Venezuela. Según el jurista Elmer Montaña hay siete actos considerados crímenes de guerra que dan motivo para acusarlo en la CPI: 1.- la invasión de un Estado por otro; 2.- el ataque (fuera de lo establecido en la Carta de la ONU) de fuerzas armadas de un Estado contra otras de otro Estado o contra la población civil de este; 3.- toda ocupación militar que derive de los actos anteriores y que implique el uso de la fuerza; 4.- el bombardeo; 5.- el bloqueo de puertos o de costas de un Estado; 6.- la disposición de un territorio propio de un Estado para que otro Estado pueda agredir a un tercero; 7.- el envío de un Estado de grupos irregulares “paramilitares” o mercenarios que lleven a cabo actos armados contra otro Estado.

Desde Correo del Orinoco

Guerra contra Venezuela: Desmontaje de un show

Periodistas y analistas de temas internacionales comparecieron el pasado jueves en la Mesa Redonda para comentar sobre la situación de guerra contra Venezuela y las verdades y mentiras mediáticas tejidas alrededor.

Jorge Legañoa, vicepresidente de la UPEC y analista de temas internacionales, explicó que dentro de la propia oposición venezolana Guaidó no es un líder, nunca estuvo en la palestra pública, se quiere dar la imagen de un tipo limpio que estuvo en las “manitos blancas” en el 2007 cuando los estudiantes salieron a la calle. Llamó la atención sobre las palabras del autoproclamado que expresó  “que los muertos no son un costo si no una inversión para el futuro”.

Sostuvo que ya en el Táchira hay atisbos de lo que puede ser el 23 de febrero, ya hubo enfrentamientos a la Guardia Nacional Bolivariana en el tránsito de esta caravana, ya hubo conatos, esto es referente de lo que puede pasar en los estados fronterizos a partir de mañana, la oposición con la violencia gana, un solo acto de violencia, una sola imagen que logren maximizar dará ese sentido de enfrentamiento.

Legañoa explicó por qué en medio de todo esto la oposición no apostó por Capriles, es porque salió la denuncia de que aceptó 15 millones de dólares de Odebrecht, este sí fue líder, movió millones, pero ahora mismo no está en Venezuela, anda prófugo de la justicia.

Explicó que en el aparato mediático salió Marcos Rubio haciendo caja de resonancia de una noticia que dieron en la mañana provocando la sensación de que se desmorona la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Ejemplificó que el General Hugo Carvajal fue 8 años jefe del servicio d inteligencia de Venezuela y  aceptó la propuesta de Estados Unidos aunque hoy no tiene mando militar, esto es más del guión, la oposición dice que no hay vuelta a atrás.

Oliver Zamora Oria, periodista de la Mesa Redonda y analista de temas internacionales, declaró que la oposición no es un ente homogéneo y no solo podemos guiarnos por lo que dicen las figuras más tristemente relevantes de esa oposición, hay otros sectores y segmentos opositores, hay un grupo de opositores que han criticado a Guaidó, si no logra la provocación su capital político se desinfla, es una figura construida y su poco capital político lo está arriesgando en esta aventura, en la población bolivariana  también puede tener un enorme rechazo, en las encuestas la población reconoce a Maduro y no quiere intervención militar, las fuerzas bolivarianas tampoco se pueden subvalorar.

Oliver dijo que Capriles es un perdedor, a cuántas elecciones no ha ido y cuántas no ha perdido, cuyo dinero Salía de Estados Unidos y de los negocios ilegales por los que ahora lo acusan.

Sergio Alejandro Gómez Gallo, periodista de Cubadebate y analista de temas internacionales, dijo que Mike Pence irá el lunes a la frontera, por lo que es evidente que hay un plan B para en caso de no tener éxito el día 23, lograron un reconocimiento rápido de 51 países con impacto mediático, en Washington un embajador el nombrado por Guaidó dando conferencias sobre sus intenciones, pero qué van a hacer en Naciones Unidas que reconoce al gobierno de Maduro, cada día que pasa es una derrota para Guaidó y cada día habrá noticias como las de hoy que Venezuela pidió a EE.UU descongelar los fondos de PDVSA para atender a los pacientes con cáncer, Guaidó está condenando a muerte a los venezolanos mientras Estados Unidos les da 20 millones de dólares en medicamentos y comida en la frontera.

Marina Menéndez Quintero, periodista de Juventud Rebelde y analista de temas internacionales, el hecho de que el Grupo de Lima tenga preparada una reunión para el lunes en Bogotá da cuenta de que conocen que habrá un plan B, lo que no descarta que pueda haber una situación problémica el sábado, esta asistencia técnica humanitaria que llega vía ONU y con implicación del Grupo de Contacto de la Unión Europea es muy importante, la UE ha sido una punta de lanza contra Venezuela, esto es un golpe fuerte para los EE.UU porque los descaracteriza y muestra un mínimo de raciocinio y de decencia de la Unión Europea en emplear los canales establecidos para esta ayuda, 2 mil millones de dólares para la salud en el país, Maduro hoy habló de cuba e hizo una alocución donde anunció que se va a cerrar también la frontera con Brasil por tiempo indefinido, el canciller de Colombia dijo que su país sólo va asegurar el paso de la ayuda en el territorio colombiano, son muestras de que se imaginan que las cosas no van a salir tampoco el sábado como ellos pensaban.

Oliver Zamora explicó que esto es un plan que tiene varios pasos y que cada paso se da en dependencia del éxito anterior, el discurso de Trump en Miami lo dejó claro, Venezuela es parte de ese plan pero no es el fin, nos concentramos muchas veces en el valor del petróleo de Venezuela, es una razón para esta política, pero el desafío ideológico no puede ser obviado, el hecho de que se hable de Socialismo, que se construya un proyecto socialista es un desafío ideológico para esa sociedad porque es un gobierno imperialista trasnacional, no de retórica, sino desde la filosofía, no pueden convivir con una alternativa para el sistema en el Hemisferio Occidental, quieren impedir que el socialismo se pueda mostrar como viable, lo muestran como inviable económicamente, en Estados Unidos como todo país capitalista con crisis cíclicas hay corrientes antisistema, gente que esta buscando canales, que está buscando otros caminos. Ellos no han escatimado en discursos ni en palabras, después viene Nicaragua y Cuba, lo han dicho por muy duro que nos parezca. Guaidó está concentrado en la frontera y la provocación y Maduro gobernando.

Jorge Legañoa, dijo que medios de derecha de Europa han cuestionado que Guaidó sea el líder de la propia oposición, esta estrategia se puede desinflar, por eso el apuro, dicen que no pueden convocar a elecciones pero entonces ellos mismo están en una trampa, hay una encrucijada, quién es el más fuerte, quién resiste más, haría falta un pacto de gobernabilidad.

Qué va a pasar el sábado, se dice que van por cuatro puentes fronterizos y tratarían desde ahí, Brasil anuncio que iría con ayuda humanitaria desde el sábado, hoy se cerraron todas las fronteras esto es o con la paz o contra la guerra.

Marina Menéndez, dijo que la actitud que deben mantener las Fuerzas Armadas para no dejarse provocar, esto nos va  a llevar a la continuación del mismo asedio económico de Estado Unidos contra Venezuela, si es que no se desatase la intervención militar, reto también de las fuerzas revolucionarias que apoyan a la revolución bolivariana.

Al cierre, Sergio Alejandro, dijo que a cada asambleísta en desacato lo acompañan periodistas, ese montaje puede ser el fin que le tengan a Guaidó, ser el mártir de una intervención militar.

Por Mesa Redonda

Cazando Mentiras: Cuenta Falsa en Facebook atribuída al Presidente cubano

Cuenta falsa de Díaz-Canel en twitter

Desde hace un tiempo ha surgido una página en Facebook, que supuestamente es del Presidente Díaz- Canel. Esta página es falsa y entre copias del contenido de la cuenta real de nuestro Presidente en Twitter, a cada rato pública declaraciones que no son reales.

Esa cuenta publicó este mensaje totalmente falso, supuestamente convocando a los artistas cubanos al concierto por la Paz en Venezuela. Estamos ante una nueva #FakeNews

Denunciemos está maniobra en ciernes y avisemos a nuestros amigos para que no puedan ser engañados. El Presidente cubano no tiene aún página oficial en Facebook.

Que nadie desvíe nuestra atención, no nos dejemos contrariar ni confundir, ya sabemos qué se esconde detrás de esta mentira.

Publicado en Cuba.cu

A %d blogueros les gusta esto: