La historia se repite: nuevas medidas de EE. UU. contra entidades cubanas

El Gobierno de Estados Unidos, mediante su Departamento de Estado, anunció una nueva lista de entidades cubanas restringidas para los estadounidenses, a la cual se sumarán 26 nuevas subentidades.

La decisión la asumen tras la aplastante derrota sufrida el pasado 1ro. de noviembre en la ONU, cuando el mundo volvió a rechazar la política de bloqueo del imperio contra Cuba. Pero Estados Unidos, parafraseando al poeta, ni mira a las Naciones Unidas ni las escucha, las irrespeta.

Las adiciones de esta semana se unen a las dadas a conocer hace casi un año, el 8 de noviembre del 2017, también después de recibir la misma posición internacional en  el hemiciclo que hospeda al mayor organismo multilateral. Entonces, los departamentos de Estado, Tesoro y Comercio emitieron disposiciones y regulaciones para recrudecer el bloqueo a Cuba, las cuales habían sido anunciadas el 16 de junio de aquel año por Donald Trump y que fueron incorporadas en la directiva titulada Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba.

Aquella lista incluyó a 179 entidades cubanas a las que se les prohibió transacciones financieras directas de entidades y ciudadanos estadounidenses, aplicándoseles una política de denegación de licencias de exportación de bienes y servicios de EE. UU. Engrosaron la relación los ministerios de las Fuerzas Armadas y del Interior, la Policía Nacional Revolucionaria, las Tropas Guardafronteras, empresas, sociedades anónimas, la ZED Mariel, las terminales de Contenedores de Mariel y La Habana, más de 80 hoteles en toda Cuba, agencias de viajes y tiendas. El absurdo llegó a tal punto que metieron en el saco a marcas comerciales de refrescos como Tropicola y Cachito, y hasta un servicio de fotografía como PhotoService.

A partir de ayer entraron en vigor las nuevas medidas, fundamentalmente sobre hoteles localizados en importantes destinos turísticos cubanos como La Habana, Varadero y cayos de la central provincia de Villa Clara, así como tiendas y centros comerciales. Contiene, además, cinco enmiendas a subentidades que ya se encontraban en la versión de hace un año. Esta ampliación hace que el arbitrario listado contenga actualmente a 205 entidades y subentidades cubanas, restringidas para los norteamericanos, y como hace un año, el Departamento de Estado anunció que continuará actualizándolo de forma periódica.

Las nuevas medidas, como las del pasado año, afectan a empresarios de Estados Unidos y dañan la economía cubana, pero, además, la de terceros, como sucedió el pasado mes de octubre en Fukuoka, Japón, donde se le impidió al hotel Hilton Fukuoka Sea Hawk hospedar al embajador cubano en ese país, bajo el pretexto de ser representantes oficiales de una nación sometida a sanciones por Estados Unidos.

Se trata de la misma historia, la de un Goliat que jamás ha podido vencer a un David que no se rinde y al que ellos no entienden ni entenderán porque desconocen los principios éticos y morales que le hacen gigante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s