Ataque armado en secundaria estadounidense deja saldo de 17 muertos

Tiroteo en escuela de la Florida
Tiroteo en escuela de la Florida Foto: ANSA

En apenas 45 días del año y con el tiroteo del miércoles en una escuela secundaria de Florida, que causó 17 muertos, fueron cometidos 19 ataques armados en centros educativos estadounidenses.

Desde el pasado 3 de enero, cuando un hombre se suicidó con un arma en una escuela primaria de Michigan, un total de 17 escuelas y universidades de diferentes puntos de Estados Unidos han sufrido tiroteos dentro de sus centros, según datos de la organización Everytown for Gun Safety.

El 23 de enero, un estudiante de 15 años de Kentucky disparó mortalmente a dos de sus compañeros e hirió a casi una veintena con una pistola.

Hasta ahora, Texas (3), California (2) y Michigan (2) son los estados donde se registraron más tiroteos en 2018.

En los últimos cinco años, 290 tiroteos han tenido lugar en las inmediaciones de centros escolares estadounidenses, según datos de la misma organización (ANSA).

Marco Rubio defiende las armas tras masacre en Florida

En medio del luto por la muerte de 17 personas durante el tiroteo del miércoles en una escuela de la Florida, el senador por ese Estado norteamericano, Marco Rubio, salió en defensa del porte de armas y negó que el acceso a fusiles de asalto de categoría militar tuviera algo que ver con la letalidad del ataque.

«La gente no sabe por qué pasó esto. ¿Quién es esta persona (en referencia al perpetrador)? ¿Qué lo motivó?», dijo Rubio a la televisora Fox News.  «Creo que es importante saber todo eso antes de saltar a conclusiones de que existe alguna ley que podríamos haber aprobado para prevenirlo», añadió el senador de origen cubano y radical opositor a la mejoría de las relaciones entre La Habana y Washington.

Luego, ante el Congreso, fue más explícito y dijo que las restricciones legales a la tenencia y porte de armas no habrían impedido el tiroteo masivo en la escuela secundaria Stoneman Douglas de la ciudad de Parkland, Florida.

Al igual que sucede con sus posturas anticubanas, Rubio es incapaz de morder la mano que le da de comer y que lo catapultó a la posición política que ostenta en estos momentos. Es uno de los políticos más beneficiados por las «donaciones» de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), un conglomerado que se encarga de evitar a toda costa la aprobación de leyes en contra de la venta de armamento. Hasta octubre del año pasado, de acuerdo con varios sitios especializados en el seguimiento de los grupos de influencia en Washington, había recibido un total de 3,3 millones de dólares por esa vía.

La postura esquiva del legislador de la Florida en el tema de las armas no es nueva. En el 2012, tras la masacre en la escuela primera de Sandy Hook, Rubio evitó contestar una pregunta de la prensa sobre el control del armamento, en especial de los rifles de asalto de categoría militar.

Cuando la tragedia tocó a su Estado en junio del 2016 con el ataque de Orlando, se vio en aprietos ante la opinión pública, pero ni siquiera entonces abandonó a sus patrocinadores.

Pocas semanas después, el senador votó en contra de un proyecto de ley bipartidista para prohibir la venta de armamentos a determinadas personas en listas de seguridad de Estados Unidos. Una vez más, Rubio está en el foco de la atención pública por sus posturas ante la masacre del miércoles.

Pero Rubio parece demasiado ocupado en sus ataques contra Cuba y Venezuela como para reparar en esos detalles. Su postura va en el mismo camino de la del presidente Donald Trump, quien no menciona la palabra «arma».

Exigen control de armas en EE.UU. para detener matanzas

WASHINGTON.– Tras el último tiroteo registrado en una escuela del sureño estado de Florida, Estados Unidos, diversas figuras políticas y mediáticas de ese país solicitaron al presidente Donald Trump actuar sobre el derecho a poseer y portar armas, ante el aumento creciente de eventos violentos con armas de fuego, reportó Telesur.

Al respecto, Trump respondió que la proliferación de ataques con armas de fuego no tiene relación con una legislación sobre el control de armas, sino que el problema reside en la (poca) salud mental de los sospechosos.

Diversas voces, entre ellas un periódico local de trascendencia, el New York Post, pidieron al empresario hacer algo para «detener las matanzas». El comité editorial del diario en su edición del viernes escribió: «Señor presidente, por favor, actúe».

Un artículo de opinión del New York Times subrayó que «la tasa de homicidios con armas en EE. UU. es 49 veces mayor que en otros países ricos… Esta es la verdad: los adolescentes asesinados en Florida tuvieron la desgracia de crecer, de tratar de crecer, en un país que no se preocupaba lo suficiente por sus vidas», condenó la publicación.

Por su parte, el senador demócrata Chris Murphy, al referirse a lo sucedido, lo calificó como una «epidemia de masacres en masa», indicó la cadena noticiosa sudamericana.

«Esto no sucede en ninguna otra parte», insistió Murphy, responsabilizando a la inacción de las autoridades por las continuas tragedias.

Periodistas y cantantes se han sumado igualmente a los reclamos. «Dígales a estos congresistas (…), a estos hombres y mujeres, supuestamente cristianos, que año tras año se llenan los bolsillos con dinero de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que hagan algo», expresó el jueves último un conductor de televisión.

No obstante, Trump, a inicios de año, defendió el derecho a portar armas de todos los ciudadanos de su país. Entonces declaró el mandatario que la prohibición de armas no es la solución para evitar este tipo de crímenes. En cambio, opina que llevar armas de fuego contribuye a la seguridad debido a que «hay muchos ataques en los que solo los malos tienen armas», como si una cultura armamentista no influyera en el uso irracional de estas maquinarias hechas no para otra cosa que matar personas en masa.

La NRA, principal defensora de la segunda enmienda de la Constitución, la cual establece que «el derecho a poseer y portar armas no será infringido», es un poderoso grupo con influencia real en la política local y externa de EE. UU.

La organización ha amenazado en diversas oportunidades a los detractores de Trump y está ligada a movimientos de extrema derecha. Además, este grupo que rechaza la regulación de la posesión y porte de armas tiene una estrecha relación con la industria armamentista y un impacto real en las decisiones legislativas del Congreso, y fue el principal financista de la campaña electoral de Donald Trump en el 2016, recordó Telesur.

Presidente Maduro envió emotivo mensaje de unión y paz a los venezolanos

Presidente Maduro envió emotivo mensaje de unión y paz a los venezolanos
Foto: AVN

CARACAS.– El presidente de la República, Nicolás Maduro, publicó la noche de este domingo un video en el que se aprecia junto a varios de sus ministros dando un mensaje de paz al país.

«Queremos una Venezuela Unida, queremos una Venezuela en Paz… Queremos una Venezuela para Todos. No necesitamos levantar la voz para decirlo: Juntos todo es posible», manifestó el mandatario en las redes sociales junto al material audiovisual.

Asimismo, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, indicó que «es un esfuerzo de jóvenes cineastas venezolanos para incluir a los que por décadas estuvieron excluidos, para mandar un mensaje a Venezuela y el mundo de inclusión, de esperanza, de paz y de diálogo permanente».

Este sábado el jefe de Estado comentó que tenía preparado una «sorpresa» a los venezolanos por lo que invitó a estar atentos a las 8:55 de la noche del domingo, hora en que publicó el video.

El desafío estratégico de la izquierda latinoamericana

Después de la larga y triste noche neoliberal de los 90 –que quebró naciones enteras como Ecuador–, y a partir de que Hugo Chávez ganó a finales de 1998 la Presidencia de la República de Venezuela, los Gobiernos derechistas y entreguistas del continente empezaron a derribarse como castillo de naipes, llegando a lo largo y ancho de nuestra América Gobiernos populares y adscritos al Socialismo del Buen Vivir.

En su apogeo, en el 2009, de diez países latinos de América del Sur, ocho tenían Gobiernos de izquierda. Además, en Centroamérica y el Caribe estaba el Frente Farabundo Martí en El Salvador, el sandinismo en Nicaragua, Álvaro Colom en Guatemala, Manuel Zelaya en Honduras, y Leonel Fernández en República Dominicana. En países como Guatemala, con Álvaro Colom, o Paraguay, con Fernando Lugo; era la primera vez en la historia que la izquierda llegaba al poder, en el último caso rompiendo incluso una constante de siglos de bipartidismo.

En mayo del 2008 nace Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y en febrero del 2010 se crea la Celac, con 33 miembros. De los 20 países latinos de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), 14 tenían Gobiernos de izquierda, es decir, el 70 %.

La primera parte del siglo XXI sin duda han sido años ganados. Los avances económicos, sociales y políticos fueron históricos y asombraron al mundo, todo esto en un ambiente de soberanía, de dignidad, de autonomía, con presencia propia en el continente y en el mundo entero.

América Latina vivió no una época de cambios, sino un verdadero cambio de época, que también modificó sustancialmente el balance geopolítico de la región. Por ello, para los poderes fácticos y países hegemónicos, era indispensable acabar con estos procesos de cambio en favor de las grandes mayorías, y que buscaban la segunda y definitiva independencia regional.

LA RESTAURACIÓN CONSERVADORA

Aunque ya en el 2002 el Gobierno de Hugo Chávez tuvo que soportar un fallido golpe de Estado, es realmente desde el 2008 que se intensifican intentos no democráticos de acabar con los Gobiernos progresistas, como fue el caso de Bolivia en el 2008, Honduras 2009, Ecuador 2010, y Paraguay 2012. Cuatro intentos de desestabilización, dos de ellos exitosos –Honduras y Paraguay–, y todos contra Gobiernos de izquierda.

A partir del 2014 y aprovechando el cambio de ciclo económico, estos esfuerzos desarticulados de desestabilización se consolidan y conforman una verdadera «restauración conservadora», con coaliciones de derecha nunca vistas, apoyo internacional, ilimitados recursos, financiamiento externo, etcétera. La reacción se ha profundizado y ha perdido límites y escrúpulos. Ahora tenemos el acoso y boicot económico a Venezuela, el golpe parlamentario en Brasil, y la judicialización de la política –«lawfare»–, como nos lo demuestran los casos de Dilma y Lula en Brasil, Cristina en Argentina, y el vicepresidente Jorge Glas en Ecuador. Los intentos para destruir Unasur y neutralizar la Celac, también son evidentes y, no pocas veces, descarados. Ni hablar de lo que está sucediendo en Mercosur. El fracaso del ALCA a principios de siglo trata de ser superado con la Alianza del Pacífico.

En Sudamérica, en los actuales momentos, tan solo quedan tres Gobiernos de corte progresista: Venezuela, Bolivia y Uruguay. Los eternos poderes que siempre dominaron a Latinoamérica, y que la sumieron en el atraso, desigualdad y subdesarrollo, regresan con sed de venganza, después de más de una década de continuas derrotas.

LOS EJES DE LA ESTRATEGIA DE LA RESTAURACIÓN CONSERVADORA

La estrategia reaccionaria está articulada regionalmente y se fundamenta básicamente en dos ejes: el supuesto fracaso del modelo económico de izquierda, y la pretendida falta de fuerza moral de los Gobiernos progresistas.

Con respecto al primer eje, desde la segunda mitad del año 2014, debido a un entorno internacional adverso, toda la región sufrió una desaceleración económica que se convirtió en recesión en los dos últimos años.

Los resultados son dispares entre países y subregiones, reflejo de la diferente estructura económica y políticas económicas aplicadas, pero las dificultades económicas de países como Venezuela o Brasil son tomadas como ejemplo del fracaso del socialismo, cuando Uruguay, con un Gobierno de izquierda, es el país más desarrollado al sur del Río Bravo, o cuando Bolivia tiene los mejores indicadores macroeconómicos del planeta.

El segundo eje de la nueva estrategia contra los Gobiernos progresistas es el moral. El tema de la corrupción se ha convertido en la eficaz herramienta para destruir los procesos políticos nacional-populares en nuestra América. El caso emblemático es el de Brasil, donde una operación política muy bien articulada logró la destitución de Dilma Rousseff de la Presidencia de Brasil, para luego demostrarse que no tenía nada que ver con las cuestiones que se le imputaban.
Hay una gran hipocresía mundial en torno a la lucha contra la corrupción.

¿LA IZQUIERDA, VÍCTIMA DE SU PROPIO ÉXITO?

Probablemente la izquierda es también víctima de su propio éxito. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), casi 94 millones de personas salieron de la pobreza y se incorporaron a la clase media regional durante la última década, en su inmensa mayoría fruto de las políticas de los Gobiernos de izquierda.

En Brasil, 37,5 millones de personas dejaron de ser pobres entre el 2003 y el 2013, y ahora son de clase media, pero esos millones no fueron una fuerza movilizada cuando un Parlamento acusado de corrupción destituyó a Dilma Rousseff.

Tenemos personas que superaron la pobreza y que ahora –por lo que se llama muchas veces prosperidad objetiva y pobreza subjetiva– pese a que han mejorado muchísimo su nivel de ingreso, piden mucho más, y se sienten pobres no en referencia a lo que tienen, peor aún a lo que tenían, sino a lo que aspiran.

La izquierda siempre ha luchado contra corriente, al menos en el mundo occidental. La pregunta es, ¿estará luchando contra la naturaleza humana?

El problema es mucho más complejo si añadimos a esto la cultura hegemónica construida por los medios de comunicación, en el sentido gramsciano, esto es, lograr que los deseos de las grandes mayorías sean funcionales a los intereses de las élites.

Nuestras democracias deben llamarse democracias mediatizadas. Los medios de comunicación son un componente más importante en el proceso político que los partidos y sistemas electorales; se han convertido en los principales partidos de oposición de los Gobiernos progresistas; y son los verdaderos representantes del poder político empresarial y conservador.

No importa lo que convenga a las grandes mayorías, lo que se haya propuesto en la campaña electoral, y lo que el pueblo, el mandante en toda democracia, haya ordenado en las urnas. Lo importante es lo que aprueben o desaprueben en sus titulares los medios de comunicación. Han sustituido al Estado de Derecho con el Estado de opinión.

¿EXISTE «DESAFÍO ESTRATÉGICO»?

La izquierda regional enfrenta los problemas de ejercer –o haber ejercido– el poder, frecuentemente de forma exitosa pero desgastante.

Es imposible gobernar contentando a todo el mundo, más aun cuando se requiere tanta justicia social.

Siempre hay que ser autocríticos, pero se trata también de tener fe en nosotros mismos. Los Gobiernos progresistas están bajo constante ataque, las élites y sus medios de comunicación no nos perdonan ningún error, buscan bajarnos la moral, hacernos dudar de nuestras convicciones, propuestas y objetivos. Por ello, tal vez el mayor «desafío estratégico» de la izquierda latinoamericana, es entender que toda obra trascendental va a tener errores y contradictores.

El himno a la memoria de su autor

Representación del momento en que Perucho Figueredo compone la letra del Himno Nacional, en la celebración por el Día de la Cultura Cubana. 
Foto: ARMANDO Contreras Tamayo
Representación del momento en que Perucho Figueredo compone la letra del Himno Nacional, en la celebración por el Día de la Cultura Cubana. Foto: Armando Contreras.

Continúa leyendo El himno a la memoria de su autor

Inauguran primera galería rural de Cuba

nelson dom{inguez
Foto: del autor

CUMANAYAGUA, Cienfuegos.–El premio nacional de Artes Plásticas 2009, Nelson Domínguez Cedeño, inauguró este jueves la primera galería rural de Cuba, situada en la comunidad cultural El Jobero, de Cumanayagua, dentro de la porción cienfueguera del área de premontaña del Macizo de Guamuhaya.

Fruto del trabajo conjunto con la compañía Teatro de los Elementos (cuyo cuartel general se localiza en el Jobero, donde desarrolla acciones culturales comunitarias desde hace más de un cuarto de siglo), el flamante sitio responde al objetivo de Domínguez de fundar espacios de este tipo, que él ha concebido para emplazar en zonas rurales con perspectiva de desarrollo económico.

El artista señaló que una segunda galería rural se proyecta en La Juba, en Santiago de Cuba.

Tales galerías abordan una de las principales líneas del quehacer del artista y una plausible idea suya encaminada a expandir tanto el conocimiento como la interacción con el arte en sitios alejados de los grandes centros urbanos.

Las palabras inaugurales corrieron a cargo de Norma Rodríguez Deribet, presidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas. El momento contó con el estreno de una escultura viviente de Nelson Domínguez por artistas de Teatro de los Elementos, reproducción virtual de obras del creador y la exhibición de trabajos visuales elaborados por vecinos de la comunidad de El Jobero.

En torno a la labor comunitaria de Domínguez (Baire, 1947) a lo largo del país, Granma publicará próximamente una entrevista con el laureado artista visual.

La dolorosa edad de la violencia

Aunque los niños africanos estén en la mira de la ONU, no son los únicos que padecen maltrato. Foto: Unicef.

Mientras se hacen llamados desde la ONU para acabar con el maltrato infantil en su máxima expresión: el reclutamiento de niños como soldados, otros tantos son silenciados con pistolas, golpes, violaciones, trabajo forzado o con amenazas invisibles e inaudibles. Aunque los llamados más efusivos y urgentes se hacen a oídos de África, no puede decirse que es una realidad exclusiva del continente pintado de negro. Decir lo contrario sería mentir de la manera más burda.

En latitudes donde se alza en pleno goce alguna bandera multicolor, también se hace trizas de los derechos de los infantes.

Esta semana, Virginia Gamba, la representante especial del secretario general de la ONU para Asuntos de los niños y los conflictos armados, pidió a la comunidad internacional más apoyo para acabar con el reclutamiento de menores de edad en las guerras.

Durante el último año, más de 5 000 niños pudieron ser liberados en conflictos armados. Victoria parcial, en tanto queden decenas de miles aún utilizados en los enfrentamientos, a veces como arma suicida.

De manera que, destacó Gamba, esos niños, una vez liberados, deben enfrentarse a una batalla mayor: el complejo y dilatado proceso de reinserción en lo profundo de sus comunidades. Es este un paso decisivo para su bienestar, que contribuye a poner fin a los ciclos de violencia, valoró la especialista.

Noticias alentadoras llegan a pesar del turbulento oleaje. A principios de este febrero la misión de la ONU en Sudán del Sur, país más joven del mundo, acogió con beneplácito la liberación de cientos de niños soldados, quienes habían sido reclutados y obligados a pertenecer a grupos armados del oeste.

Dentro del primer grupo de niños liberados (un total de 311) en una localidad llamada Yambio, se hallaban 87 niñas, por lo que el conflicto pasa igualmente por la violencia de género.

Se trata por otra parte de la primera vez que se liberan tantas mujeres
jóvenes de forma masiva y pacífica en Sudán del Sur, dijo David Shearer, jefe de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur, Unmiss por sus siglas en inglés.

Agregó que, para ser liberados en etapas, 700 niños ya han sido registrados, de ellos 137 pertenecen al Ejército de Liberación del Pueblo Sudanés en Oposición y la mayoría, 563, al Movimiento de Liberación Nacional de Sudán del Sur.

En ese país específico, las estrategias tienen que ser más abarcadoras, debido a la traza dejada por el conflicto iniciado desde el 2013, a cuya cuenta se suma que un mínimo de 100 000 niños han padecido indirectamente los efectos del reclutamiento, explotación y abuso, entre otras violaciones extremas.

Asimismo, supera los dos millones la cifra de niños expuestos y obligados al abandono de sus hogares. Ellos han tenido que pasar por la terrible situación de desplazamientos, tanto a lo interno de su país como en refugios internacionales.
De acuerdo con un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), develado en el 2017, desde que iniciara el mencionado conflicto, han sido reclutados 19 000 niños por parte de grupos armados sursudaneses.

En tanto, advirtió Unicef que una generación completa de niños permanece en riesgo de morir o, en el mejor de los casos, de ser lesionada y condenada a padecer hambre y enfermedades. Ello proviene del previo riesgo de quedar reclutado, desplazado, con consecuencias como no recibir educación.

Si hacemos un paréntesis para pensar la situación de las niñas, percibimos que, en especial quienes sufrieron violencia de género y explotación sexual, y han dejado de creer, de soñar, (…) requieren de un apoyo extra, un necesario plus para recuperar una de las cosas más importantes en la vida: la esperanza.

Por eso, debe mostrárseles que hay esperanza fuera de los conflictos, que pueden vivir en paz y seguridad, y alcanzar sus sueños. Pero en primer término, deben recuperar su capacidad de soñar.

***
En cifras generales, el reclutamiento de menores de edad se reportó en 20 de las situaciones conflictivas cubiertas por Naciones Unidas en todo el planeta y, en 61 de las 63 partes implicadas en enfrentamientos armados en el mundo entero, se registró esa violación, a pesar de la adopción de un protocolo, 18 años atrás, sobre la participación de los niños en los conflictos armados. Este establece la edad mínima para el reclutamiento en las fuerzas armadas a los 18 años y ha sido ratificado por 167 Estados.

Esa no es, sin embargo, la única forma de violencia infantil que afecta al mundo. Las hay silenciosas y solapadas. Las  padecen a diario comunidades como los afrodescendientes de América, los indígenas, los discapacitados.

Ejemplos no faltan.

En América Latina, hay países que aun cuando han abrazado las ideas que pondera la Convención de los Derechos del Niño, carecen de ley de derechos de la infancia.

Chile, uno de ellos, el año pasado aprobó un proyecto para crear su Sistema de Garantías de Derechos de la Niñez, pero aún permanece en proceso dentro del Senado de esa nación latinoamericana.

Ante estos vacíos legales, Unicef exhorta a los países a actuar con celeridad para cumplir con la obligación de adecuar las legislaciones internas que asumen los Estados al ratificar la Convención Internacional. Solo así podrán respetarse los derechos de infantes en circunstancias de violencia o discriminación de distintos tipos, a la cual son más vulnerables comunidades afrodescendientes, indígenas y de niños con discapacidades.

Tras una intensa evaluación de la infancia en Panamá desde enero, otro de los países de Latinoamérica carentes de una ley que proteja a los niños, un especialista de Naciones Unidas (ONU), dictaminó que la violencia contra estos está arraigada en la sociedad panameña.

En Europa y Estados Unidos abundan los niños mendigos y tampoco es difícil encontrar menores –inmigrantes o no– trabajando, de seguro arrastrados por el marasmo de la pobreza.

El presente obliga a que la responsabilidad de poner a los infantes al derecho la asuma el orbe en su totalidad.

IMPACTO EN CINCO MOMENTOS

Foto: Internet

1- Los niños han sido blancos de guerra y han estado expuestos a ataques y a una violencia brutal en sus hogares, escuelas y zonas de juego.

2- En los conflictos de todo el mundo, los niños han sido utilizados como escudos humanos, asesinados, mutilados y reclutados para participar en los combates. La violación, el matrimonio forzado, el secuestro y la esclavitud se han convertido en tácticas habituales.

3- En algunos contextos, los niños secuestrados por grupos extremistas vuelven a ser víctimas de abusos después de su liberación, cuando son detenidos por las fuerzas de seguridad.

4- Millones de niños están pagando un precio indirecto por estos conflictos, ya que sufren desnutrición, enfermedades y traumas debido a que se les priva de los servicios básicos –incluido el acceso a alimentos, agua, saneamiento y salud– o a que estos servicios sufren daños o quedan destruidos durante los combates.

5- Reinsertarse en sus comunidades es probablemente lo más difícil y traumático.

¿Por qué importan las elecciones de medio término en Estados Unidos?

El Congreso de Estados Unidos está compuesto por dos cámaras: la de Representantes y el Senado.
El Congreso de Estados Unidos está compuesto por dos cámaras: la de Representantes y el Senado. Foto: AP

Mucho estará en juego el 6 de noviembre, cuando se realicen las elecciones de medio término en Estados Unidos. El resultado, que algunos interpretarán como una especie de «referéndum» sobre la presidencia de Donald Trump y los republicanos, servirá para moldear el futuro panorama político del país.

Cada dos años, Estados Unidos escoge a la totalidad de la Cámara de Representantes y a un tercio del Senado. Y aunque generalmente se presta más atención a las elecciones presidenciales, lo que sucede en el Congreso es trascendental, en un país donde las decisiones tanto de política interna como exterior no solamente dependen de quién ocupe el Despacho Oval, sino de las interacciones entre las distintas fuerzas políticas y las instituciones del Gobierno.

¿Qué está en juego esta vez? Actualmente, el Partido Republicano (GOP) tiene 51 puestos en el Senado, los demócratas 47, y los otros dos están en manos de independientes que usualmente se unen a los demócratas. No obstante, aunque la diferencia no es tan notable, de los puestos en disputa para el próximo 6 de noviembre, los demócratas estarán defendiendo 23, además de los dos independientes.

Los republicanos también controlan la Cámara de Representantes, donde cuentan con 238 asientos. Quizá en este caso, teniendo en cuenta que los 435 estarán en disputa, el Partido Demócrata podría centrar sus esperanzas de alcanzar ventaja. De acuerdo con el American Presidency Project –que se dedica a compilar datos sobre la presidencia y las elecciones–, desde 1934, el partido de un nuevo presidente electo ha sufrido una pérdida promedio de 23 escaños en la Cámara en las siguientes elecciones de mitad de periodo. En el 2010, durante el mandato de Barack Obama, los demócratas perdieron 63 asientos.

¿Qué importancia particular tienen estos comicios? Dependiendo de cuán bien parados salgan los demócratas, el partido podría limitar la agenda legislativa republicana en el Congreso, obtener nuevas plataformas para investigar a la administración Trump, o aumentar su capacidad para bloquear a los nominados por el presidente para puestos gubernamentales, algo que depende del Senado. Por otro lado, si los demócratas no consiguen obtener la mayoría en ninguna de las cámaras, los más conservadores dentro del GOP estarían en capacidad de revitalizar su agenda para los próximos años.

En la práctica, si los republicanos pierden el control de la Cámara de Representantes o del Senado, disminuirá su capacidad para enviar nuevos proyectos de ley al escritorio del presidente Donald Trump. Si se mantienen con el control podrían, por ejemplo, hacer nuevos intentos para derogar la ley sanitaria conocida como Obamacare, recortar programas de asistencia social como Medicare, y reducir todavía más los impuestos a los ricos.

Mientras tanto, ganar el control de la Cámara o el Senado no solo daría a los demócratas la posibilidad de bloquear nuevas legislaciones, sino además poder de citación, lo cual les permitiría investigar a la administración Trump mucho más activamente. Sucede que los comités dentro del Congreso, que están presididos por el partido mayoritario, pueden enviar citaciones de documentos y pueden obligar a testificar a los involucrados.

Es conocido que actualmente hay investigaciones en curso sobre las presuntas conexiones de la campaña Trump con Rusia, tanto del asesor especial Robert Mueller como de varios comités del Congreso, y si los comités fueran dirigidos por demócratas, quizá serían más activos en sus indagaciones sobre el tema.

La batalla por el control del Senado tendrá otra consecuencia importante: si los demócratas vuelven a tomar esa cámara, obtendrían el poder de veto sobre los nominados de Trump a puestos dentro del gobierno, tanto en los departamentos como en la rama judicial.

No obstante, el hecho de que los demócratas ganaran una o ambas cámaras no abriría un camino fácil para ellos. El escenario más probable en ese caso sería el de estancamiento legislativo, pues no podrían promulgar sus prioridades mientras Trump permanezca en el cargo y pueda ejercer su veto, teniendo en cuenta que la conversión definitiva de un proyecto en la ley federal depende de la firma del presidente.

Los resultados de noviembre no solo repercutirán en las decisiones en cuanto a políticas públicas en Estados Unidos, sino en la proyección externa de ese país. Independientemente del resultado electoral, cambiarán los presidentes de los Comités de Relaciones Exteriores tanto de la Cámara como del Senado.

Suponiendo, por ejemplo, que los republicanos mantengan su mayoría en el Senado, la práctica de larga data de seleccionar presidentes con base en la antigüedad indica que James Risch reemplazará a Bob Corker cuando este se retire en el 2019. Sin embargo, los analistas del tema sugieren que Risch no ha sido un miembro activo del Comité de Relaciones Exteriores, pues está más interesado en presidir el de Inteligencia. En ese caso, el siguiente en la línea sería el senador Marco Rubio, conocido por su agresividad contra países de América Latina y Oriente Medio.

Si la victoria en el Senado fuera de los demócratas, el escenario no se perfila mucho más halagüeño. Uno de los nombres que se maneja para presidir el Comité de Asuntos Exteriores es el de Bob Menéndez, si lograra salir ileso de los cargos que enfrenta por corrupción, y de la investigación del Comité de Ética. Él, además de compartir con Rubio su hostilidad hacia países como Cuba, Venezuela e Irán, es un firme aliado de Israel.

Pero todo esto son especulaciones y posibles escenarios, porque si de algo sirvió la victoria de Donald Trump fue para confirmar que los pronósticos pueden ser engañosos. Queda por ver entonces si las elecciones de medio término serán la «ola» demócrata que algunos vaticinan, y los estadounidenses, que normalmente no tienen altos índices de participación en ellas, darán una especie de «voto de castigo» a los republicanos.

De cualquier forma, independientemente del resultado, habrá cambios en el Congreso, en el liderazgo de los comités, y en la relación con el Ejecutivo. Es una batalla electoral que ya ha comenzado, y que ocupará muchos titulares de aquí a noviembre.

* La autora es profesora e investigadora del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos (CEHSEU) de la Universidad de La Habana

La Patria lo contempla orgullosa

Pedro Figueredo, Perucho, autor de las notas de La Bayamesa, devenida nuestro Himno Nacional. Foto:Archivo

El 18 de febrero de 1818 nace, en la ciudad heroica de Bayamo, uno de los patriotas más destacados de nuestra historia, Pedro Felipe Figueredo Cisneros, Perucho. Las notas de su Bayamesa, devenida nuestro Himno Nacional, hacen vibrar, 150 años después de la gesta que dio inicio a la Revolución, las fibras más sensibles del alma cubana.

Un año mayor que Carlos Manuel de Céspedes, fue su amigo en la niñez y la primera juventud. Los unió el amor por la patria chica, los singulares paisajes de la región del Cauto, las tradiciones y las leyendas bayamesas. Con estas bases partió Figueredo para La Habana en 1834 para continuar sus estudios.

No fue casual que escogiera el Colegio de San Fernando, más conocido como de Carraguao, que estaba bajo la dirección de José de la Luz y Caballero. Fue tal la impronta del maestro en la formación de la ciencia y conciencia cubanas que, cuando en 1871, en acto represivo contra la universidad, se le suprimió el derecho a dar el título de doctor se argumentó que las enseñanzas de Luz y Caballero eran «anti-católicas y anti-nacionales» y que en sus doctrinas los jóvenes han «aprendido las que le lanzaron al campo insurreccional». Cuatro años después se gradúa en la Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de La Habana de bachiller en Filosofía.

Un periodo especial en la formación de Figueredo lo es su estancia en la capital de Cataluña, Barcelona. En la universidad catalana se gradúa, en 1842, de Derecho coincidiendo con Carlos Manuel de Céspedes.

De regreso a su natal Bayamo, ejerció la abogacía y, en 1848, fue nombrado alcalde ordinario segundo de la ciudad. Sin embargo, lo más importante eran sus actividades en los círculos juveniles bayameses. En 1851, funda, junto con Carlos Manuel de Céspedes, la Sociedad Filarmónica de Bayamo, que se convertiría en el núcleo cultural en el que la poesía y la música expresaban el sentimiento patriótico aún indefinido. El sentimiento separatista de estos jóvenes lo muestran sus actitudes y sus poemas durante los años iniciales de la década de los años 50. Figueredo, como Céspedes, despierta la suspicacia de las autoridades españolas. Para evitar ser deportado se traslada a La Habana en 1854.

En estos años habaneros, Figueredo representaba como abogado los intereses de las familias bayamesas en la capital, se reunirá con jóvenes de ideas afines y desplegará una intensa actividad cultural que permite conocer su inclinación patriótica.

En 1858 retornó a Bayamo. En los años subsiguientes continúa sus actividades políticas y culturales, administraba su ingenio Las Mangas y su vivienda se convierte en punto de reunión de los inquietos «desafectos» al régimen colonial.

Su hija Canducha rememora: «Estando siempre en oposición constante con el gobierno, (…) en el año 1867 fue preso por desacato a la autoridad de un señor Alcalde Mayor; mas por tener el cargo honorífico de Subdelegado de Marina, no pudo ser, conforme a fuero, encarcelado en prisión civil, imponiéndosele su propia casa por prisión. De esto resultó que sus innumerables amigos se reunieran en su casa para trabajar y coordinar la conspiración».

Uno de los conspiradores, Manuel Anastasio Aguilera, precisa: «En el año 1867 surgieron en Bayamo dos proyectos: el restablecimiento de la antigua Logia de esta ciudad (…) bajo diferente rito; y el de iniciar la revolución para conquistar la libertad e independencia de Cuba. Ambos proyectos tuvieron efecto en el propio año (…) El acto de fundación de la logia Estrella Tropical tuvo lugar en la casa del eminente patriota Pedro Figueredo Cisneros (…) Ese mismo año de 1867 ocurrieron (sic.) a esta logia para afiliarse muchos de los prominentes cubanos…». Un mes después, y en la propia casa de Figueredo, se constituía el Comité Revolucionario de Bayamo que tenía la misma dirección que la logia: Francisco Vicente Aguilera, Pedro Figueredo y Francisco Maceo Osorio.

Iniciado el movimiento independentista, se hizo necesario su himno de combate. Figueredo, que es músico, escribe la letra y la música de una marcha de combate al estilo de La Marsellesa por lo que la titula La Bayamesa. El director de la orquesta de la Parroquial Mayor, Manuel Muñoz Cedeño, a pedidos de Figueredo, hace la orquestación y en junio de 1868 se interpreta, por primera vez, en público. A partir de entonces, sus notas contagiosas eran tarareadas por la población de Bayamo.

En octubre de 1868 la situación era explosiva. Antes de que el movimiento fracasara, Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo produce el grito iniciador de Libertad o Muerte, el día 10 de ese mes. Conocedor Figueredo del levantamiento, decidió secundarlo en su ingenio Las Mangas, distante una legua de Bayamo. En 15 de octubre de 1868 sostuvo una entrevista con Carlos Manuel de Céspedes y el general dominicano Luis Marcano en Barranca, para coordinar los detalles de la Toma de Bayamo. Figueredo conformó su «pequeño ejército» al que se llamó la Rusia, posteriormente División Bayamesa. Uno de los miembros del mismo expresó: «Para que nuestro triunfo fuera completo no nos hace falta más que una valiente cubana que fuera nuestra abanderada». Y relata Canducha, la hija de 16 años de Perucho: «Papá enseguida se puso de pie y exclamó: Mi hija Candelaria se atreve. Aún no había concluido de decirlo cuando con delirante entusiasmo fui proclamada abanderada de la División Bayamesa (…) enseguida papá llamó a mamá (que aunque participaba de la alegría general, temblaba, al pensar en el peligro que iba a correr) y le dijo: Vamos, Isabel, es necesario hacer un traje a nuestra abanderada. Eulalia, mi hermana mayor, fue la encargada de hacerlo. Se componía mi traje de un vestido de amazona blanco, un gorro frigio punzó, una banda tricolor y mi bandera. Yo estaba radiante de orgullo».

«Cuando llegamos a Bayamo ya se había aumentado el contingente notablemente, pues doquiera que pasábamos se nos iban agregando todos los hombres y niños que encontrábamos al paso. Cuando llegamos al río Bayamo, que está a la falda de la ciudad, Bayamo entera nos esperaba, y apenas nos divisaron, fuimos saludados con vivas entusiastas y atronadores.

Entonces papá me dijo: Flota la bandera, y así lo hice dando un entusiasta grito de ¡viva Cuba libre!, respondiendo el pueblo entero con ensordecedores gritos y vivas a la bandera y a su abanderada. Al fin llegamos a la ciudad (…); papá me dirigió también a la plaza, y fue entonces cuando, con loco entusiasmo, cruzando la pierna sobre la silla de su caballo, escribió su Bayamés inmortal».

La tropa de Figueredo es una de las que participa en los combates por la toma de Bayamo. Creado el gobierno revolucionario, Céspedes nombra a Figueredo Jefe del Estado Mayor del Ejército con grado de Mayor General. De inmediato se inicia la publicación del Cubano Libre en el que, en su número del 27 de octubre de 1868, Figueredo inserta las dos primeras estrofas del que vendría a ser nuestro Himno Nacional con el nombre de La Bayamesa. Himno Patriótico.

Permaneció en la memoria independentista. Así llega a José Martí que la retoma como el himno de combate para la Guerra Necesaria y continuadora que estalla en 1895.

Concentrada la ofensiva colonialista sobre Bayamo, los patriotas se ven obligados a replegarse. El 6 de enero de 1869 comienza a ser abandonada la ciudad. Se ha decidido quemar la ciudad antes que entregarla al enemigo.
En busca de la unidad necesaria se efectuó la Asamblea Constituyente de Guáimaro. El 11 de abril de 1869, el Mayor General Pedro Figueredo es nombrado Subsecretario de la Guerra del primer gobierno de la República. Diferencias internas lo llevaron a presentar su renuncia el 18 de diciembre de ese año. Céspedes no la aceptó pero, de hecho, Figueredo dejó de ejercer el cargo. Junto a su familia y a un escaso número de hombres, se mantuvo internado en los montes orientales. Los colonialistas cercaban la zona y destruían todas las fuentes de abastecimientos. El hambre y otras escaseces se ensañaron con la familia Figueredo. En el verano de 1870 enfermó de fiebre tifoidea. Débil y sin apenas poder sostenerse, el 12 de agosto, es sorprendido y capturado por tropas españolas, como consecuencia de una traición, en la finca Santa Rosa de Cabaniguao, Las Tunas.

Trasladado a Santiago de Cuba, cuatro días después de su captura es fusilado en el matadero de la ciudad. Se sabe que, como apenas podía caminar, pidió un caballo. Con la intención de degradarlo, se le trajo un asno. Se afirma que Figueredo expresó que no era el primer Salvador a quien llevan a morir en un burro. La referencia era a Jesucristo. De igual forma se afirma que antes de caer por la descarga de los fusileros, exclamó: «Morir por la patria es vivir».

El autor de este texto es Presidente de la Academia de la Historia de Cuba