Ataque armado en secundaria estadounidense deja saldo de 17 muertos

Tiroteo en escuela de la Florida
Tiroteo en escuela de la Florida Foto: ANSA

En apenas 45 días del año y con el tiroteo del miércoles en una escuela secundaria de Florida, que causó 17 muertos, fueron cometidos 19 ataques armados en centros educativos estadounidenses.

Desde el pasado 3 de enero, cuando un hombre se suicidó con un arma en una escuela primaria de Michigan, un total de 17 escuelas y universidades de diferentes puntos de Estados Unidos han sufrido tiroteos dentro de sus centros, según datos de la organización Everytown for Gun Safety.

El 23 de enero, un estudiante de 15 años de Kentucky disparó mortalmente a dos de sus compañeros e hirió a casi una veintena con una pistola.

Hasta ahora, Texas (3), California (2) y Michigan (2) son los estados donde se registraron más tiroteos en 2018.

En los últimos cinco años, 290 tiroteos han tenido lugar en las inmediaciones de centros escolares estadounidenses, según datos de la misma organización (ANSA).

Marco Rubio defiende las armas tras masacre en Florida

En medio del luto por la muerte de 17 personas durante el tiroteo del miércoles en una escuela de la Florida, el senador por ese Estado norteamericano, Marco Rubio, salió en defensa del porte de armas y negó que el acceso a fusiles de asalto de categoría militar tuviera algo que ver con la letalidad del ataque.

«La gente no sabe por qué pasó esto. ¿Quién es esta persona (en referencia al perpetrador)? ¿Qué lo motivó?», dijo Rubio a la televisora Fox News.  «Creo que es importante saber todo eso antes de saltar a conclusiones de que existe alguna ley que podríamos haber aprobado para prevenirlo», añadió el senador de origen cubano y radical opositor a la mejoría de las relaciones entre La Habana y Washington.

Luego, ante el Congreso, fue más explícito y dijo que las restricciones legales a la tenencia y porte de armas no habrían impedido el tiroteo masivo en la escuela secundaria Stoneman Douglas de la ciudad de Parkland, Florida.

Al igual que sucede con sus posturas anticubanas, Rubio es incapaz de morder la mano que le da de comer y que lo catapultó a la posición política que ostenta en estos momentos. Es uno de los políticos más beneficiados por las «donaciones» de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), un conglomerado que se encarga de evitar a toda costa la aprobación de leyes en contra de la venta de armamento. Hasta octubre del año pasado, de acuerdo con varios sitios especializados en el seguimiento de los grupos de influencia en Washington, había recibido un total de 3,3 millones de dólares por esa vía.

La postura esquiva del legislador de la Florida en el tema de las armas no es nueva. En el 2012, tras la masacre en la escuela primera de Sandy Hook, Rubio evitó contestar una pregunta de la prensa sobre el control del armamento, en especial de los rifles de asalto de categoría militar.

Cuando la tragedia tocó a su Estado en junio del 2016 con el ataque de Orlando, se vio en aprietos ante la opinión pública, pero ni siquiera entonces abandonó a sus patrocinadores.

Pocas semanas después, el senador votó en contra de un proyecto de ley bipartidista para prohibir la venta de armamentos a determinadas personas en listas de seguridad de Estados Unidos. Una vez más, Rubio está en el foco de la atención pública por sus posturas ante la masacre del miércoles.

Pero Rubio parece demasiado ocupado en sus ataques contra Cuba y Venezuela como para reparar en esos detalles. Su postura va en el mismo camino de la del presidente Donald Trump, quien no menciona la palabra «arma».

Exigen control de armas en EE.UU. para detener matanzas

WASHINGTON.– Tras el último tiroteo registrado en una escuela del sureño estado de Florida, Estados Unidos, diversas figuras políticas y mediáticas de ese país solicitaron al presidente Donald Trump actuar sobre el derecho a poseer y portar armas, ante el aumento creciente de eventos violentos con armas de fuego, reportó Telesur.

Al respecto, Trump respondió que la proliferación de ataques con armas de fuego no tiene relación con una legislación sobre el control de armas, sino que el problema reside en la (poca) salud mental de los sospechosos.

Diversas voces, entre ellas un periódico local de trascendencia, el New York Post, pidieron al empresario hacer algo para «detener las matanzas». El comité editorial del diario en su edición del viernes escribió: «Señor presidente, por favor, actúe».

Un artículo de opinión del New York Times subrayó que «la tasa de homicidios con armas en EE. UU. es 49 veces mayor que en otros países ricos… Esta es la verdad: los adolescentes asesinados en Florida tuvieron la desgracia de crecer, de tratar de crecer, en un país que no se preocupaba lo suficiente por sus vidas», condenó la publicación.

Por su parte, el senador demócrata Chris Murphy, al referirse a lo sucedido, lo calificó como una «epidemia de masacres en masa», indicó la cadena noticiosa sudamericana.

«Esto no sucede en ninguna otra parte», insistió Murphy, responsabilizando a la inacción de las autoridades por las continuas tragedias.

Periodistas y cantantes se han sumado igualmente a los reclamos. «Dígales a estos congresistas (…), a estos hombres y mujeres, supuestamente cristianos, que año tras año se llenan los bolsillos con dinero de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que hagan algo», expresó el jueves último un conductor de televisión.

No obstante, Trump, a inicios de año, defendió el derecho a portar armas de todos los ciudadanos de su país. Entonces declaró el mandatario que la prohibición de armas no es la solución para evitar este tipo de crímenes. En cambio, opina que llevar armas de fuego contribuye a la seguridad debido a que «hay muchos ataques en los que solo los malos tienen armas», como si una cultura armamentista no influyera en el uso irracional de estas maquinarias hechas no para otra cosa que matar personas en masa.

La NRA, principal defensora de la segunda enmienda de la Constitución, la cual establece que «el derecho a poseer y portar armas no será infringido», es un poderoso grupo con influencia real en la política local y externa de EE. UU.

La organización ha amenazado en diversas oportunidades a los detractores de Trump y está ligada a movimientos de extrema derecha. Además, este grupo que rechaza la regulación de la posesión y porte de armas tiene una estrecha relación con la industria armamentista y un impacto real en las decisiones legislativas del Congreso, y fue el principal financista de la campaña electoral de Donald Trump en el 2016, recordó Telesur.

Presidente Maduro envió emotivo mensaje de unión y paz a los venezolanos

Presidente Maduro envió emotivo mensaje de unión y paz a los venezolanos
Foto: AVN

CARACAS.– El presidente de la República, Nicolás Maduro, publicó la noche de este domingo un video en el que se aprecia junto a varios de sus ministros dando un mensaje de paz al país.

«Queremos una Venezuela Unida, queremos una Venezuela en Paz… Queremos una Venezuela para Todos. No necesitamos levantar la voz para decirlo: Juntos todo es posible», manifestó el mandatario en las redes sociales junto al material audiovisual.

Asimismo, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, indicó que «es un esfuerzo de jóvenes cineastas venezolanos para incluir a los que por décadas estuvieron excluidos, para mandar un mensaje a Venezuela y el mundo de inclusión, de esperanza, de paz y de diálogo permanente».

Este sábado el jefe de Estado comentó que tenía preparado una «sorpresa» a los venezolanos por lo que invitó a estar atentos a las 8:55 de la noche del domingo, hora en que publicó el video.

El desafío estratégico de la izquierda latinoamericana

Después de la larga y triste noche neoliberal de los 90 –que quebró naciones enteras como Ecuador–, y a partir de que Hugo Chávez ganó a finales de 1998 la Presidencia de la República de Venezuela, los Gobiernos derechistas y entreguistas del continente empezaron a derribarse como castillo de naipes, llegando a lo largo y ancho de nuestra América Gobiernos populares y adscritos al Socialismo del Buen Vivir.

En su apogeo, en el 2009, de diez países latinos de América del Sur, ocho tenían Gobiernos de izquierda. Además, en Centroamérica y el Caribe estaba el Frente Farabundo Martí en El Salvador, el sandinismo en Nicaragua, Álvaro Colom en Guatemala, Manuel Zelaya en Honduras, y Leonel Fernández en República Dominicana. En países como Guatemala, con Álvaro Colom, o Paraguay, con Fernando Lugo; era la primera vez en la historia que la izquierda llegaba al poder, en el último caso rompiendo incluso una constante de siglos de bipartidismo.

En mayo del 2008 nace Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y en febrero del 2010 se crea la Celac, con 33 miembros. De los 20 países latinos de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), 14 tenían Gobiernos de izquierda, es decir, el 70 %.

La primera parte del siglo XXI sin duda han sido años ganados. Los avances económicos, sociales y políticos fueron históricos y asombraron al mundo, todo esto en un ambiente de soberanía, de dignidad, de autonomía, con presencia propia en el continente y en el mundo entero.

América Latina vivió no una época de cambios, sino un verdadero cambio de época, que también modificó sustancialmente el balance geopolítico de la región. Por ello, para los poderes fácticos y países hegemónicos, era indispensable acabar con estos procesos de cambio en favor de las grandes mayorías, y que buscaban la segunda y definitiva independencia regional.

LA RESTAURACIÓN CONSERVADORA

Aunque ya en el 2002 el Gobierno de Hugo Chávez tuvo que soportar un fallido golpe de Estado, es realmente desde el 2008 que se intensifican intentos no democráticos de acabar con los Gobiernos progresistas, como fue el caso de Bolivia en el 2008, Honduras 2009, Ecuador 2010, y Paraguay 2012. Cuatro intentos de desestabilización, dos de ellos exitosos –Honduras y Paraguay–, y todos contra Gobiernos de izquierda.

A partir del 2014 y aprovechando el cambio de ciclo económico, estos esfuerzos desarticulados de desestabilización se consolidan y conforman una verdadera «restauración conservadora», con coaliciones de derecha nunca vistas, apoyo internacional, ilimitados recursos, financiamiento externo, etcétera. La reacción se ha profundizado y ha perdido límites y escrúpulos. Ahora tenemos el acoso y boicot económico a Venezuela, el golpe parlamentario en Brasil, y la judicialización de la política –«lawfare»–, como nos lo demuestran los casos de Dilma y Lula en Brasil, Cristina en Argentina, y el vicepresidente Jorge Glas en Ecuador. Los intentos para destruir Unasur y neutralizar la Celac, también son evidentes y, no pocas veces, descarados. Ni hablar de lo que está sucediendo en Mercosur. El fracaso del ALCA a principios de siglo trata de ser superado con la Alianza del Pacífico.

En Sudamérica, en los actuales momentos, tan solo quedan tres Gobiernos de corte progresista: Venezuela, Bolivia y Uruguay. Los eternos poderes que siempre dominaron a Latinoamérica, y que la sumieron en el atraso, desigualdad y subdesarrollo, regresan con sed de venganza, después de más de una década de continuas derrotas.

LOS EJES DE LA ESTRATEGIA DE LA RESTAURACIÓN CONSERVADORA

La estrategia reaccionaria está articulada regionalmente y se fundamenta básicamente en dos ejes: el supuesto fracaso del modelo económico de izquierda, y la pretendida falta de fuerza moral de los Gobiernos progresistas.

Con respecto al primer eje, desde la segunda mitad del año 2014, debido a un entorno internacional adverso, toda la región sufrió una desaceleración económica que se convirtió en recesión en los dos últimos años.

Los resultados son dispares entre países y subregiones, reflejo de la diferente estructura económica y políticas económicas aplicadas, pero las dificultades económicas de países como Venezuela o Brasil son tomadas como ejemplo del fracaso del socialismo, cuando Uruguay, con un Gobierno de izquierda, es el país más desarrollado al sur del Río Bravo, o cuando Bolivia tiene los mejores indicadores macroeconómicos del planeta.

El segundo eje de la nueva estrategia contra los Gobiernos progresistas es el moral. El tema de la corrupción se ha convertido en la eficaz herramienta para destruir los procesos políticos nacional-populares en nuestra América. El caso emblemático es el de Brasil, donde una operación política muy bien articulada logró la destitución de Dilma Rousseff de la Presidencia de Brasil, para luego demostrarse que no tenía nada que ver con las cuestiones que se le imputaban.
Hay una gran hipocresía mundial en torno a la lucha contra la corrupción.

¿LA IZQUIERDA, VÍCTIMA DE SU PROPIO ÉXITO?

Probablemente la izquierda es también víctima de su propio éxito. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), casi 94 millones de personas salieron de la pobreza y se incorporaron a la clase media regional durante la última década, en su inmensa mayoría fruto de las políticas de los Gobiernos de izquierda.

En Brasil, 37,5 millones de personas dejaron de ser pobres entre el 2003 y el 2013, y ahora son de clase media, pero esos millones no fueron una fuerza movilizada cuando un Parlamento acusado de corrupción destituyó a Dilma Rousseff.

Tenemos personas que superaron la pobreza y que ahora –por lo que se llama muchas veces prosperidad objetiva y pobreza subjetiva– pese a que han mejorado muchísimo su nivel de ingreso, piden mucho más, y se sienten pobres no en referencia a lo que tienen, peor aún a lo que tenían, sino a lo que aspiran.

La izquierda siempre ha luchado contra corriente, al menos en el mundo occidental. La pregunta es, ¿estará luchando contra la naturaleza humana?

El problema es mucho más complejo si añadimos a esto la cultura hegemónica construida por los medios de comunicación, en el sentido gramsciano, esto es, lograr que los deseos de las grandes mayorías sean funcionales a los intereses de las élites.

Nuestras democracias deben llamarse democracias mediatizadas. Los medios de comunicación son un componente más importante en el proceso político que los partidos y sistemas electorales; se han convertido en los principales partidos de oposición de los Gobiernos progresistas; y son los verdaderos representantes del poder político empresarial y conservador.

No importa lo que convenga a las grandes mayorías, lo que se haya propuesto en la campaña electoral, y lo que el pueblo, el mandante en toda democracia, haya ordenado en las urnas. Lo importante es lo que aprueben o desaprueben en sus titulares los medios de comunicación. Han sustituido al Estado de Derecho con el Estado de opinión.

¿EXISTE «DESAFÍO ESTRATÉGICO»?

La izquierda regional enfrenta los problemas de ejercer –o haber ejercido– el poder, frecuentemente de forma exitosa pero desgastante.

Es imposible gobernar contentando a todo el mundo, más aun cuando se requiere tanta justicia social.

Siempre hay que ser autocríticos, pero se trata también de tener fe en nosotros mismos. Los Gobiernos progresistas están bajo constante ataque, las élites y sus medios de comunicación no nos perdonan ningún error, buscan bajarnos la moral, hacernos dudar de nuestras convicciones, propuestas y objetivos. Por ello, tal vez el mayor «desafío estratégico» de la izquierda latinoamericana, es entender que toda obra trascendental va a tener errores y contradictores.

El himno a la memoria de su autor

Representación del momento en que Perucho Figueredo compone la letra del Himno Nacional, en la celebración por el Día de la Cultura Cubana. 
Foto: ARMANDO Contreras Tamayo
Representación del momento en que Perucho Figueredo compone la letra del Himno Nacional, en la celebración por el Día de la Cultura Cubana. Foto: Armando Contreras.

Continúa leyendo El himno a la memoria de su autor

Inauguran primera galería rural de Cuba

nelson dom{inguez
Foto: del autor

CUMANAYAGUA, Cienfuegos.–El premio nacional de Artes Plásticas 2009, Nelson Domínguez Cedeño, inauguró este jueves la primera galería rural de Cuba, situada en la comunidad cultural El Jobero, de Cumanayagua, dentro de la porción cienfueguera del área de premontaña del Macizo de Guamuhaya.

Fruto del trabajo conjunto con la compañía Teatro de los Elementos (cuyo cuartel general se localiza en el Jobero, donde desarrolla acciones culturales comunitarias desde hace más de un cuarto de siglo), el flamante sitio responde al objetivo de Domínguez de fundar espacios de este tipo, que él ha concebido para emplazar en zonas rurales con perspectiva de desarrollo económico.

El artista señaló que una segunda galería rural se proyecta en La Juba, en Santiago de Cuba.

Tales galerías abordan una de las principales líneas del quehacer del artista y una plausible idea suya encaminada a expandir tanto el conocimiento como la interacción con el arte en sitios alejados de los grandes centros urbanos.

Las palabras inaugurales corrieron a cargo de Norma Rodríguez Deribet, presidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas. El momento contó con el estreno de una escultura viviente de Nelson Domínguez por artistas de Teatro de los Elementos, reproducción virtual de obras del creador y la exhibición de trabajos visuales elaborados por vecinos de la comunidad de El Jobero.

En torno a la labor comunitaria de Domínguez (Baire, 1947) a lo largo del país, Granma publicará próximamente una entrevista con el laureado artista visual.