Senador de EEUU: Es absurdo prohibirle al pueblo estadounidense la libertad de viajar a Cuba

El senador Patrick Leahy criticó fuertemente el discurso de Trump sobre Cuba. Foto: Vermont Democratic Party.

Por Cubadebate

El legislador demócrata Patrick Leahy defendió ante el Senado estadounidense la necesidad de votar la Ley de Libertad para Viajar a Cuba y criticó la política hacia la Isla anunciadarecientemente por el presidente Donald Trump.

Al intervenir en un debate vespertino sobre diversos temas en la Cámara alta, el senador por Vermont recordó que el pasado 25 de mayo él y el republicano Jeff Flake, junto a otros 53 copatrocinadores de ambos partidos, introdujeron esa propuesta legislativa.

“Es francamente absurdo que tal normativa sea necesaria para restaurar la libertad del pueblo estadounidense a viajar, la cual el Gobierno federal nunca debería haberse llevado”, manifestó Leahy en una sesión que se ha prolongado hasta horas de la noche.

Resaltó que 55 miembros de la Cámara alta apoyan la eliminación de las restricciones que ni siquiera el expresidente Barack Obama (2009-2017) pudo arreglar, y sostuvo que si se da una votación sobre el tema, la ley pasaría abrumadoramente.

“Espero que el líder de la mayoría nos deje tener esa votación”, manifestó el demócrata, quien rechazó la idea de que cualquier Gobierno niegue a sus ciudadanos el derecho a viajar libremente.

Leahy señaló que el pueblo cubano y el estadounidense quieren relaciones más estrechas, como lo han demostrado las encuestas.

Por ello, manifestó que Trump debería haberlos escuchado a ellos, en lugar de a una minúscula minoría que quiere dar marcha atrás al acercamiento entre ambos países.

De ese modo se refirió a la decisión dada a conocer por el mandatario republicano el pasado 16 de junio de revertir partes de la apertura hacia la isla aprobada por la administración de Obama.

Ese día, desde la ciudad de Miami, Florida, el jefe de Estado firmó un memorándum que impone limitaciones adicionales a los viajes de los norteamericanos al país caribeño.

Al mismo tiempo, prohibió las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías de esta nación con empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad.

El senador consideró hipócrita el discurso pronunciado por Trump y se preguntó cuántos miembros del legislativo habrán leído los detalles de su anuncio.

Apuntó que el texto solo parecen haberlo visto dos “miembros cubanoamericanos del Congreso -ninguno de los cuales ha pisado nunca Cuba-, que públicamente tomaron el crédito por escribir la nueva política de la Casa Blanca”.

“Eso, por sí mismo, habla mucho de la llamada revisión de la administración, que resultó ser en gran medida una farsa, pues aparentemente todas las agencias federales le recomendaron al mandatario continuar el camino iniciado por Obama”, consideró el miembro del partido azul.

Medios estadounidenses critican la política de Trump hacia Cuba

Por Randy Alonso Falcón/Cubadebate

Varios de las más importantes medios de comunicación estadounidense se han estado pronunciando desde el pasado 16 de junio en contra de las medidas adoptadas contra Cuba por el presidente Donald Trump.

El diario The New York Times, crítico asiduo del mandatario, además de hacerse eco de las declaraciones del Canciller cubano el pasado lunes en Viena, publicó varios artículos contra la decisión de la Casa Blanca, entre ellos uno titulado Moviéndose para hundir el legado de Obama, Donald Trump reprimirá a Cuba.  En el mismo, los articulistas señalan: “Los cambios afectarán a ambos países, haciendo más difícil y costoso para los estadounidenses viajar a y hacer negocios con Cuba. La población de la isla probablemente pagará el mayor precio, particularmente aquellos cubanos cuya forma de vida depende del turismo y las crecientes oportunidades de negocio que ha traído la apertura”.

The Tampa Bay Times editorializó sobre el tema en un artículo de su Buró Editorial titulado “Trump da marcha atrás al reloj sobre Cuba”, donde señala los impactos que la nueva política tendrá en Tampa, desde donde salen cruceros para Cuba y hay varios vuelos comerciales, en los que este año han viajado 64 mil pasajeros. “La nueva política hacia Cuba del Presidente Donald Trump es un lazo con los exilados de línea dura del sur de la Florida que afecta a los estadounidenses y a los cubanos, a la vez que disminuye la posibilidad de Washington de impulsar las reformas democráticas y económicas en la isla. El público estadounidense, los empresarios y los gobiernos locales y estatales deben trabajar alrededor de los círculos presidenciales y continuar promoviendo aperturas y relaciones que beneficien a los pueblos de ambos países”, dice el editorial del diario de Tampa.

La revista Newsweek, por su parte, publica un texto bajo el título La nueva política estadounidense hacia Cuba es impopular, tanto como el presidente Trumpen el que hace relatoría de los más diversos sectores políticos, económicos y sociales estadounidenses que se oponen al cambio de política. “A través del país, políticos del propio partido Republicano de Trump, agricultores y líderes religiosos son algunas de las personas que han condenado la decisión presidencial, aduciendo preocupaciones sobre empleos, economía y derechos humanos”, dice la publicación.

Y señala más adelante: “Al anunciar la política, Trump invocó a Dios a ayudar a brindar democracia a Cuba. ´Con la ayuda de Dios una Cuna libre es lo que alcanzaremos pronto´. Pero tanto los líderes católicos como los bautistas no están de acuerdo con la visión del presidente, expresando su descontento con la decisión de desconectarse con Cuba”.

El influyente diario capitalino The Washington Post publicó un artículo bajo el título Cinco cosas que necesita saber sobre la política de Trump hacia Cuba – y a quien afectará en el que detalla las medidas tomadas por la Casa Blanca contra nuestro país y sus probables efectos. En el mismo señala que el objetivo político explicado por Trump es provocar el cambio político en la isla socialista. El camino para lograrlo, según el Post, es debilitar al Estado cubano -privando de dólares a las fuerzas armadas, de seguridad e inteligencia- y a la vez, empoderando a los cubanos comunes enviando esos dólares a los pequeños negocios privados.

“Pero la nueva política hacia Cuba anunciada por Trump está destinada a tener justamente el efecto contrario. Los dueños de los pequeños negocios en Cuba -y los negocios estadounidenses- serán seguramente los que más sufrirán. Y el Estado cubano devendrá aún más fuerte”, asegura The Washington Post.

En la costa oeste, Los Angeles Times dió a conocer el editorial Trump acaba de reabrir la Guerra Fría con Cuba. Su excusa era completamente falsa  en el que cuestiona los argumentos utillizados por la Casa Blanca para retroceder en la política hacia Cuba, especialmente el tema de los derechos humanos, al que califica como falsa excusa, en vista a la actuación de esta administración respecto a otros países.

Otros importantes medios como Foreing Policy, Chicago Tribune, U.S News, Pittsburgh Post Gazette también se han referido al tema en los recientes días.

Delcy Rodríguez: Fiscal ha incumplido con su rol institucional de imparcialidad

Por Ciudad CCS

La candidata para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) por el Distrito Capital, Delcy Rodríguez criticó la actuación de la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz a quien acusó de incumplir con su rol de imparcialidad.

“Es lamentable porque ha incumplimiento sus deberes y su deber es ser imparcial. La imparcialidad es uno de sus deberes fundamentales”, señaló al tiempo que consideró que el Ministerio Público no puede ser utilizado por Ortega Díaz como tarima política. Continúa leyendo Delcy Rodríguez: Fiscal ha incumplido con su rol institucional de imparcialidad

Oliver Stone rechaza cambio de política de Estados Unidos hacia Cuba

Por Cubadebate

El cineasta norteamericano Oliver Stone expresó hoy su apoyo a Cuba frente al cambio de política proclamada por el presidente Donald Trump, en detrimento de las relaciones con este país caribeño. Continúa leyendo Oliver Stone rechaza cambio de política de Estados Unidos hacia Cuba

La venganza de Marco Rubio contra Barack Obama

Luego de un trienio (2009-2011) en el que la política de flexibilización del presidente Barack Obama había permitido retomar el dinamismo de los viajes a Cuba por estadounidenses y cubanos residentes en EE. UU., llegaba la hora del senador Marco Rubio para revertir la tendencia. Continúa leyendo La venganza de Marco Rubio contra Barack Obama

Hubo una primera vez de Donald Trump con los mercenarios de la Brigada 2506

Juana Carrasco Martín
juana@juventudrebelde.cu
26 de Junio del 2017 19:59:45 CDT

Reincidente en las malas prácticas. Así pudiéramos llamar al señor Donald Trump, quien recién se rodeó de políticos anticubanos, gente de la más arcaica ralea contrarrevolucionaria, mercenarios derrotados de la Brigada 2506, y mercenarios de estos tiempos que se hacen llamar disidentes cuando son anexionistas del siglo XXI.

Lo vimos en el acto en la Pequeña Habana de Miami, cuando, el pasado 20 de junio, montó el espectáculo del año, el toma y daca de pagarse mutuamente favores y con un discurso pedestre, habituales gesticulaciones y muecas para acompañar las bravuconadas, anunció la reversión de la política de Obama hacia Cuba y el endurecimiento del bloqueo, entre gritos de ¡U.S.A., U.S.A., U.S.A.!, proferidos por la audiencia.

25 de octubre de 2016: El «brevísimo» segundo encuentro en busca de los votos para llegar a Presidente. Foto: The Miami Herald

Con anterioridad ya había estado con sus vecinos miamenses —recuerden que tiene una enorme mansión-resort en Palm Beach, en Mar-e-Lago—, y durante la campaña electoral, en busca de los votos suficientes para acceder a la Casa Blanca dio mítines en la Florida y fue deferente con los «veteranos» de Bahía de Cochinos, con quienes se reunió el 25 de octubre de 2016, en un «brevísimo acto» de diez minutos, según el reporte de El Nuevo Herald, pero en el cual sugirió que su política hacia Cuba pondría más presión al Gobierno de la Isla porque «lo que ustedes están pidiendo es justo y está en lo correcto». Lo «justo y correcto» era bloqueo y más bloqueo a contracorriente de los propios intereses de empresarios estadounidenses y de los cubanos residentes en ese país.

En las afueras de la sede de la 2506 se habían reunido simpatizantes de Trump de origen cubano y el reportaje del Herald describía la escena cuando veían pasar al entonces candidato: «Un joven de origen latino se asomó a ver qué sucedía. Uno de los manifestantes le gritó en español “no te preocupes que todavía no te van a deportar”. Luego se volteó y en inglés masculló: “a esta pequeña gente de piel tostada no les caemos bien”».

Una visita en 1999

Pero tampoco fue esta la primera vez que el ahora administrador del imperio acudió a ese auditorio. Tenemos que remontarnos al 15 de noviembre de 1999.

Entonces, y esa es la foto de nuestra historia, Donald Trump y su girlfriend, la modelo Melania Knauss (pues todavía no habían firmado papeles como pareja), se unieron a la representante republicana por la Florida Ileana Ros-Lehtinen —a quien en Cuba conocemos como «la loba feroz» por aquella arremetida a dentelladas contra un niño, su padre y el pueblo que le apoyó firme—; fueron a visitar un museo, el de la derrota.

Trump, su novia Melania, la Ileana de Miami y el mercenario 2506 Perez Franco. Foto: Getty Images

La imagen es elocuente, los acompaña Juan Pérez-Franco, a la sazón presidente de la Brigada de Asalto 2506, y la instalación es la dedicada a esos «luchadores de la libertad», porque los términos que se emplean por allá son ejemplos de neologismos para calificar a terroristas y mercenarios.

¿Qué hacía allí el magnate de las inmobiliarias? No precisamente jugar al golf en uno de sus campos para intentar hacer un hoyo ganador, ¿o sí? Pues su viaje era exploratorio de la posibilidad de correr tras la presidencia de Estados Unidos como candidato del Partido de la Reforma.

Años después, en 2015, cuando Trump aspiraba a ser candidato republicano a las elecciones de 2016, The Hill, la publicación especializada en los asuntos del poder en Washington, describió así aquella aventura trumpiana de 1999: «Fue una fascinante campaña de oscilación» y agregaba que «pocos le prestaron atención», pero fue el ensayo general, pues «casi todo lo que ha mostrado en 2015 fue muy claro durante los pocos meses de 1999».

Trump había abandonado el Partido Republicano y se unió al de la Reforma para buscar la nominación, formó un comité exploratorio, inundó los programas de entrevistas, tomó una «campaña oscilatoria» de alto perfil en California y prometió gastar cien millones de dólares para ganar no solo la nominación del Partido Reformista, sino «toda la megillah». (Megillah es una palabra talmúdica que significaría rollo).

Cuando le habló a un selecto grupo VIP (personas muy importantes) de muy alta paga, les dijo «En los negocios y en la vida, la gente quiere escuchar conversaciones directas» y agregó: «Estamos cansados de ser cag… por estos idiotas políticos», lo que encantó a la audiencia entonces, «como a muchos ahora» acotaba The Hill.

El Partido de la Reforma venía de los intentos de otro millonario, Ross Perot, en 1992 y 1996, quien logró estar en las boletas de todos los estados. Pero no lo pudo Trump, aunque se rumorara que podría llevar como compañero en la boleta a la famosa conductora de show televisivo Oprah Winfrey o al actor Warren Beatty, o a la actriz Cybill Shepherd o al comentarista conservador Pat Buchanan, todos figuras del espectáculo.

Por aquellos años, el magnate escribió un libro The America We Deserve, donde proyectó su visión de Estados Unidos con elementos que repitió en su intento ganador de 2016, cuando djo: «Yo comprendo los buenos tiempos y los malos tiempos. Quiero decir, porque un político va a hacer mejor trabajo que yo».

En aquel año que iba dejando atrás al siglo 20, Pat Buchanan, quien también llegó a aspirar a la candidatura presidencial dijo sobre Trump: «Yo no creo que la nominación del Partido de la Reforma puede ser comprada, y no creo que la presidencia pueda ser comprada»…

Finalmente Donald Trump abandonó la carrera, pero dejó claro esto: «dentro de unos años, yo puedo (volver a) considerarlo». Y así lo hizo.

¿Hubo trato con la extrema derecha anticubana en 1999 cuando fue con la loba feroz a la casa de los mercenarios? ¿Hubo trato en 2016 con la nueva visita promocional? La decisión formula el 20 de junio de 2017 parece dar respuesta desde una posición de obcecación ideológica y no desde los cálculos racionales de un hombre de negocios.

16 de junio de 2017: rodeado del bestiario anticubano de Miami endurece el bloqueo contra Cuba. Foto: The Miami Herald

De manera que aspiraciones y amistades no son nada nuevas. Ya lo dijimos, Donald Trump es reincidente en las malas prácticas.

De Nueva York a La Habana

Aileen Infante Vigil-Escalera
digital@juventudrebelde.cu
28 de Junio del 2017 0:12:28 CDT

Un José Martí en bronce, sentado sobre su caballo al caer en Dos Ríos, enorgullecerá en pocos meses a los cubanos en el conocido Parque 13 de Marzo, en La Habana Vieja, donde se ubica un gran jardín que se extiende desde la terraza norte del Museo de la Revolución —otrora Palacio Presidencial— hasta la confluencia de las calles Cárcel y Avenida de las Misiones.

La periodista Magda Resik Aguirre, directora de Comunicación de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH), comentó que se trata de una réplica de la estatua realizada por la escultora estadounidense Anna Hyatt Huntington, a petición del Gobierno republicano de la Isla a mediados de 1950, y que representa tridimensionalmente al Apóstol en el Parque Central de Nueva York, lugar que tanto debió frecuentar Martí durante los 15 años en que vivió en esa urbe (1880-1895).

«La obra original —que comparte una plazuela en el área sur del afamado espacio norteamericano con los monumentos consagrados a Simón Bolívar y José de San Martín, en el inicio de la Avenida de las Américas, y que se dedicó como un regalo del pueblo de Cuba al pueblo de Estados Unidos— fue la última gran estatua ecuestre concebida por Hyatt a sus 82 años. Tiene 18,5 pies de altura», explicó Resik Aguirre.

Precisó que también se reproducirá fielmente, en el emplazamiento habanero, el pedestal de granito de la estatua primera.

Sobre los trabajos que actualmente se realizan en el sitio habanero donde quedará emplazada finalmente la escultura, JR conversó con María Isabel Martínez Oliver, jefa de Inversiones del Grupo Malecón y Extramuros, a cargo del proyecto, quien aseguró que desde mediados de mayo pasado la OHCH labora en el parque sede de la instalación.

«En el área será sustituido desde el pavimento hasta la vegetación, y se incorporará un diseño totalmente nuevo, caracterizado por la presencia de árboles como las palmas y los framboyanes, y plantas ornamentales como las isoras. Además, se colocarán nuevos bancos, papeleras y luminarias con tecnología Led», puntualizó.

EN CASA

Por más de una década, el historiador de La Habana, Doctor Eusebio Leal Spengler, de conjunto con la OHCH, había persistido en la idea de juntar a los cubanos y estadounidenses en el empeño de colocar una réplica de esta singular estatua en el Centro Histórico capitalino.

En ese empeño, Leal explicó a Resik Aguirre en una entrevista: «Nos animaba la percepción del carácter excepcional de esa obra del arte monumental, la imagen de un héroe en el acto de morir por la causa que había soñado y por la cual fundó, luego del análisis de las experiencias de la gran revolución hispanoamericana, el Partido Revolucionario Cubano vertebrado en Estados Unidos».

También el Historiador le comentó que el monumento a José Martí es una justa aspiración del pueblo cubano: «Nuestro país regaló esa escultura a Estados Unidos, y una reproducción en estos momentos históricos significa extender las manos al pueblo de Estados Unidos y desde el pueblo de Estados Unidos, para favorecer un abrazo solidario entre pueblos».

Tras ser fundida la escultura en Filadelfia, cuando en la primera quincena de septiembre La Habana se engalane con su emplazamiento «de cara al mar, al puerto de La Habana, y mirando a la nación que conoció como pocos, una nueva dedicatoria recordará eternamente a quienes lo hicieron posible: Del pueblo de Estados Unidos al pueblo de Cuba, englobando en el concepto de pueblo estadounidense no solo a sus ciudadanos, sino también a los cubanos patriotas que allí fijaron su residencia», le comentó Leal.

Nota: La escultora norteamericana Anna Hyatt Huntington es también la autora del conjunto escultórico Los portadores de la antorcha, o El relevo, situado en la confluencia de las calles 20 de Mayo y Ayestarán, muy cerca de la Plaza de la Revolución