El deber tácito con la vida

Despedide de la La Brigada Henry Reeve, que parte para las zonas afectadas de Perù tras las inundaciones de los ùltimos dìas los despide el Ministro de Salud Dr Roberto Moreales Ojeda

A hombres de su estirpe no les falta el aliento para dar el primer paso por la vida y la Patria; son de los que llevan dentro una poderosa carga de virtud. Su solo nombre ya enuncia muchas de las páginas de gloria de este país: contingente Henry Reeve.

Con el encargo de brindar ayuda solidaria tras las intensas lluvias registradas en Perú, fueron despedidos en la noche de este jueves en la Unidad Central de Cooperación Médica para, en la madrugada de hoy, partir hacia la hermana tierra.
El ministro de Salud Pública, Roberto Morales Ojeda, abanderó la brigada número 23 del contingente, integrada por igual cifra de profesionales, entre los que se encuentran 12 médicos y 11 licenciados, con un aval de más de diez años de experiencia y el cumplimiento de otras misiones.

Nosotros los esperaremos seguros de que podremos decir a su regreso «muchas gracias por haber puesto el nombre del sistema de Salud Pública, de la Patria, nuestro pueblo y la Revolución muy en alto», dijo el también miembro del Buró Político, y manifestó el compromiso contraído con Fidel que hoy concretan los 50 000 colaboradores que se hallan en 62 países del mundo.  

Morales Ojeda declaró a la prensa que la brigada asistirá apertrechada de 7,2 toneladas de medicamentos y material gastable, que permitirán la asistencia de alrededor de 20 000 personas.

El doctor Rolando Piloto, al frente de la misión médica, expresó que en dos ocasiones los cubanos han enviado su ayuda solidaria al pueblo de Perú, víctima de dos terremotos, en mayo de 1970 y agosto del 2007.

Anuncios

Declaración de la ANAP en solidaridad con el campesinado y pueblo de Venezuela

Resultado de imagen para fotos ANAP

Los campesinos cubanos respaldamos la valiente actitud del pueblo y Gobierno venezolanos ante la ignominia de la desprestigiada Organización de Estados Americanos (OEA), al pretender aplicarle la Carta Democrática Interamericana.
De nuevo el ministerio de colonias yanqui arremete contra la soberanía de uno de nuestros pueblos, pero una vez más se alza la voz de la dignidad para defender la independencia y autodeterminación de un país donde han crecido y se han afianzado los derechos humanos durante las dos últimas décadas.

Conocemos las artimañas de la OEA que tantas agresiones e intervenciones militares ha propiciado y tanto silencio ha guardado ante múltiples acciones violatorias de los más elementales derechos humanos y democráticos de nuestra América.

La OEA no reconoce que el Gobierno bolivariano, encabezado por el presidente Nicolás Maduro Moros, ha trabajado en la dignificación del pueblo y en particular del campesinado, especialmente en el orden social, económico y productivo, a través de programas dirigidos a la entrega de tierras, acceso a las tecnologías, la educación, la salud, la capacitación técnica y cultural, entre otros indicadores.

Sabemos que por primera vez en mucho tiempo los campesinos venezolanos han sido tomados en cuenta. Su voz estuvo presente en la elaboración de la nueva Constitución, en la Ley de Tierras y tantos beneficios. Anteriormente, los campesinos y sus líderes sufrían atentados y asesinatos en el ejercicio de sus derechos a reclamar tierras para trabajar. Todo esto cambió al triunfar la Revolución bolivariana.

Con esta nueva agresión los imperialistas tratan de impedir los avances y reivindicaciones del campesinado y el pueblo en general, acudiendo a la violencia e injerencia externa para restablecer el régimen de oprobio.

Estamos seguros de que junto a todo el pueblo venezolano, los campesinos sabrán unir esfuerzos para resistir y vencer los embates del imperialismo, que una y otra vez insistirá en imponer sus intereses, entre los cuales no figuran la lucha contra la pobreza, la igualdad ni el bienestar colectivo.

Convocamos a las organizaciones campesinas e indígenas y trabajadores del campo de todo el mundo, a solidarizarse con la lucha del pueblo de la hermana República bolivariana de Venezuela, ante la nueva agresión vergonzosa de la OEA, orquestada por el imperialismo yanqui.

Asumimos la declaración de nuestro país al expresar «la certeza de que la proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz, adoptada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, refleja los principios para tratarnos con respeto y fraternidad, y a la vez el reclamo como países independientes de ser tratados como iguales».

Igualmente, respaldamos la postura del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, y su Gobierno ante la nueva agresión imperialista.

Reafirmamos que Venezuela no está sola. Continuaremos batallando unidos para preservar los ideales del Comandante Hugo Chávez Frías y de nuestro invicto Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.
Asociación Nacional de Agricultores Pequeños
La Habana, 30 de marzo del 2017

Ecuador en la cuenta regresiva

El próximo 2 de abril, Ecuador afrontará la última instancia en los comicios para elegir a su nuevo presidente, abriendo un nuevo ciclo político para el país independientemente de quién sea el sucesor del presidente Rafael Correa. Ahora, este nuevo ciclo estará orientado por la continuidad de la Revolución Ciudadana que marcó una época en Ecuador o el regreso del neoliberalismo de la mano de un banquero de la portuaria ciudad de Guayaquil. Entre estos dos modelos se dirime el futuro ecuatoriano, por lo que estas elecciones representan un momento crucial para la sociedad en su conjunto.
 
La segunda vuelta pondrá cara a cara estos dos modelos representados por el candidato oficialista Lenín Moreno (39, 36 %) y el opositor Guillermo Lasso del Movimiento CREO (28, 09%). Tras tres días de conteo de votos y para disipar cualquier sospecha de fraude electoral, el Consejo Nacional Electoral (CNE) confirma el balotaje al no lograrse el 40% solicitado para imponerse en las elecciones por parte del oficialismo, pese a que había superado al candidato de la derecha por el 10 %. La brecha entre ambos candidatos sigue siendo considerable, sin embargo, el ex funcionario del gobierno de Jamil Mahuad (1998-2000) parece estar mejor posicionado, abriendo la expectativa a través del voto anti Correa que permanece cautivo en las restantes fuerzas de derecha, principalmente la del Partido Social Cristiano (PSC) liderado por Cynthia Viteri que obtuvo el 16,32%.
Lenín Moreno pisó fuerte en las regiones con mayor concentración demográfica (principalmente en las provincias costeñas), mientras que Lasso alcanzó su caudal más alto en las provincias del este (amazónicas y serranas) donde la población es mucho menor, pero sin obtener un margen holgado con el candidato de Alianza PAIS (solo el 10%).
 
Esto es relevante señalarlo, ya que a priori no habría un desequilibrio electoral significativo en los guarismos que hemos visto en la primera vuelta y que estuvieron así de cerca de proclamar a Moreno como presidente de Ecuador.
 
En Ecuador vemos un panorama signado por la participación ciudadana que se visibiliza en la campaña electoral y que ahora se bifurca en dos opciones que se disputan la presidencia de la República y en dos alternativas políticas antagónicas: 1) La Revolución Ciudadana bajo la figura del exvicepresidente y candidato oficialista Lenín Moreno y; 2) La restauración neoliberal que puso fin a la soberanía monetaria ecuatoriana bajo la figura del banquero y candidato opositor Guillermo Lasso. Esta coyuntura pone sobre la mesa de la ciudadanía dos direcciones hacia el futuro: la que propone la continuidad de un proceso progresista de una década y la que plantea el nuevo Plan Cóndor financiado por el banco del candidato de la Alianza por el Cambio. Este es el “cambio” que busca la derecha en toda la región y que mira hacia ese pasado que destruyó a nuestros pueblos. No por nada a Lasso lo llaman el “Macri ecuatoriano”. Un epíteto más que acertado para definir al representante del establishment local.
 
Para este balotaje el escenario se presenta abierto con un margen acotado entre los dos candidatos, aunque la ventaja que guarda Moreno sobre el representante de la derecha será fundamental para definir la elección. Sin embargo, Cynthia Viteri, quien se ubicó en tercer lugar, ha exacerbado una oposición al gobierno de Correa aún más férrea que la del propio líder del Movimiento CREO y ese porcentaje sin duda jugará un papel decisivo, inclinando la balanza en esta segunda vuelta. No obstante, los electores no se guían por las decisiones de los referentes políticos, aunque estos tienen una cierta influencia cuando emiten el voto.
 
La carrera hacia la presidencia y, desde luego, la continuidad de la Revolución Ciudadana, estará determinada por el caudal de votos conseguido por Alianza PAÍS y por remarcar en la campaña el perfil neoliberal de Lasso y su relación directa con la crisis financiera -mejor conocida como “Feriado Bancario”- que sufriera el país el 8 de marzo de 1999 como presidente del Banco Guayaquil y que irónicamente ocuparía, cinco meses después de acontecido este hecho, el efímero cargo de “Superministro de Economía y Energía”, creado a la medida del empresario financiero. Un símbolo descarado de la impunidad que se vivía en los años 90.
 
Los pueblos de nuestra América saben lo que es un Estado gobernado por banqueros y sin duda la memoria de los ecuatorianos se activará cuando se acerquen a los centros de votación. Ergo, la memoria es la única que puede borrar cualquier atisbo de indecisión en los votantes y afirmar el camino hacia el triunfo de Lenín Moreno, donde se pone en juego nada más y nada menos que la continuidad de un proyecto político de integración regional, una cuestión clave en esta lucha contra la recolonización neoliberal que amenaza desde las urnas el destino de la Patria Grande. (O)Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/punto-de-vista/1/ecuador-en-la-cuenta-regresiva
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota original. www.eltelegrafo.com.ec

 

«Venezuela no está sola», resalta Evo Morales

CARACAS, marzo 29.— «Venezuela no está sola. Estamos para defender las revoluciones democráticas no solo en Bolivia, sino en América Latina», dijo el presidente boliviano Evo Morales este miércoles al ratificar su apoyo al Gobierno de Nicolás Maduro y rechazar las declaraciones injerencistas de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El Jefe de Estado de Bolivia criticó desde Cochabamba la postura de intromisión del secretario general del organismo regional, Luis Almagro, —refirió PL— y añadió que la OEA debe ser, junto a la Unión de Naciones Suramericanas y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, instancias de integración, no de división. Continúa leyendo «Venezuela no está sola», resalta Evo Morales

Feria del Libro en Mayabeque

La 26 Feria Internacional del Libro en San José de las Lajas, capital de MayabequeFoto: Cristian Domínguez

La Feria Internacional del Libro llegó este miércoles a San José de las Lajas, capital de Mayabeque, con un variado programa de actividades que se extenderá hasta el próximo domingo y que tiene como plato fuerte la venta de más de mil títulos así como el homenaje a destacadas personalidades de la cultura.

Reconocimiento especial tend­rán por estos días el intelectual Armando Hart Dávalos y la poetisa jaruqueña Encarnación de Armas Medina.

En la zona del bulevar lajero tienen lugar las ventas de libros y artesanía, ex­po­si­cio­nes, espectáculos dan­­­­za­­rio y musicales. El pú­bli­co dispondrá de más de 60 000 ejemplares mientras que la Editorial Montecallado
presentará 13 títulos de autores locales.

El amplio programa literario y cultural incluye coloquios, conciertos, retretas de las bandas de música, presentaciones teatrales y muestras fotográficas.

La feria llegará a diferentes espacios comunitarios como la Universidad Agraria Fructuoso Rodríguez, Hogar Materno, la Casa de niños sin amparo familiar y centros penitenciarios, según informó Carlos Escobar Díaz, director provincial de cultura.

A la inauguración del even­to asistieron Juan Miguel García Díaz, miembro del Comité Central del Partido y primer secretario en Mayabeque, dirigentes de la Asamblea del Poder Popular, Consejo de la Administración y el Ministerio de Cultura.

Canciller bolivariana reitera repudio a amenazas imperiales

La canciller venezolana, Delcy Rodriguez.

CARACAS.—La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, denunció este miércoles una campaña de chantaje y presión contra Venezuela en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), organismo que el martes sesionó sobre la situación del país.

«Sabemos el plan que se estaba tratando de imponer a través del chantaje, presiones, extorsiones. Vimos a dos congresistas de Estados Unidos amenazar groseramente, bárbaramente, a países miembros de esta organización», denunció Rodríguez en rueda de prensa efectuada en Caracas.

Advirtió que pese a las «fuerzas que se desplegaron contrarias a la legalidad» y a la «integridad de los países», en especial contra Venezuela, la diplomacia de paz se apuntó una victoria en la OEA al frenar las pretensiones de aplicar la Carta Democrática contra el país sudamericano.

«La jornada marcó una victoria para la diplomacia bolivariana de paz. Dimos una batalla, defendimos la patria, defendimos la nación. Queremos agradecer a esos países que se mantuvieron de pie, que no se doblegaron ante las presiones y chantajes que desde Washington se imponían», aseveró la diplomática, citada por AVN.

DEBATE SOBRE LA OEA

En la rueda de prensa, la Canciller recalcó que Venezuela promoverá un debate nacional e internacional sobre la utilidad de la Organización de Estados Americanos en el desarrollo de los pueblos. «Es un debate que está abierto y lo llevaremos a cada rincón del país y a cada ámbito regional».

Rodríguez señaló que la OEA, en lugar de promover el desarrollo de los pueblos y de garantizar la paz en la región, ha avalado acciones militares y actos injerencistas en el continente.

«Sabemos también que la OEA hace silencio cómplice de las violaciones masivas que se dan en la región.

En el caso de Venezuela ha sido grosero su silencio con el decreto de Barack Obama. Ni hablar de su participación en el golpe de Estado del 2002, me refiero a su inacción», insistió.
En este sentido, repudió las amenazas que desde centros de poderes estadounidenses se han desplegado contra países de la región.

El martes, el presidente de la República, Nicolás Maduro, llamó al pueblo a un gran debate nacional para abordar la pertinencia de Venezuela en la OEA, tras la violación de las normas fundacionales de este organismo por parte de gobiernos de la región con la intención de agredir al país.

Marco Rubio intenta «comprar países» para atacar a Venezuela

oea caricatura

Algunos de los políticos que se pasean por el Capitolio de Washington, cuyos primeros ladrillos se colocaron en la época de la revolución haitiana, todavía creen que América Latina y el Caribe es el patio trasero que Estados Unidos debe «ordenar» de vez en cuando.

Y como no hay peor astilla que la del mismo palo, el último ejemplo de la vigencia del monroísmo en el ideario norteamericano lleva el sello de Marco Rubio, un legislador con raíces latinoamericanas, cuyos padres cubanos migraron a Estados Unidos en 1956 —cuando Fidel organizaba la revolución en México—, aunque él se empeñe en maquillar su biografía asegurando que su familia «huyó del comunismo».

Dedicado a demoler por todas las vías posibles los puentes que se levantaron entre Washington y La Habana en los últimos años, no es casual que Venezuela sea la otra obsesión del senador por el estado de Florida.

Desde su influyente posición en el Comité de Relaciones Exteriores, es usual escucharlo difamando sobre la nación bolivariana o proponiendo sanciones contra el gobierno democráticamente electo de ese país.

Rubio parece tener tiempo para «preocuparse» por Caracas, a pesar de las urgentes discusiones que tiene pendientes en el Congreso, donde se investigan posibles irregularidades en las elecciones del pasado año y no se logra un consenso sobre acuciantes problemas como la reforma de salud o el sistema de impuestos.

Las inconstitucionales medidas del nuevo gobierno de Donald Trump, que atentan contra los derechos de los migrantes, y la solicitud de millonarios fondos para construir un muro en la frontera con México, también están pendientes en la agenda del legislativo.

Pero el senador hizo un hueco para chantajear a varios países latinoamericanos con el objetivo de que se sumaran a los ataques contra Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Rubio amenazó directamente a los gobiernos de República Dominicana, El Salvador y Haití. En una entrevista con el Nuevo Herald, aseguró que la votación de esos países en la reunión del Consejo Permanente de la OEA, efectuada el martes pasado, podría tener repercusiones en la asistencia económica que les brinda Estados Unidos.

«Estamos viviendo en un ambiente muy difícil en Washington, donde se están considerando recortes masivos a la ayuda en el extranjero y para nosotros va a ser bien difícil justificar la ayuda a estos países si ellos, al final del día, son países que no cooperan con la defensa de la democracia en la región», manifestó Rubio.

«Esto no es una amenaza, pero es la realidad», dijo. Resulta llamativo que hace apenas un año, Rubio recorría Estados Unidos mendigando el apoyo de esos mismos latinos para intentar convertirse en el aspirante republicano a la Casa Blanca, una competencia que perdió frente a Trump.

Pese al rechazo y legítimas objeciones de varios países de la región sobre la legalidad de una sesión de la OEA dedicada a «analizar la situación en Venezuela», la cita finalmente se llevó a cabo. Pero resultó un fracaso para los objetivos de Washington, al no aprobarse la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, con el objetivo de expulsar a Venezuela, ni ningún informe u hoja de ruta con acciones injerencistas contra la nación sudamericana.

Según las agencias de prensa que reportaron desde Washington la sesión de la OEA, entre los países que apoyaron la inocua declaración final de la cita, que se limita a afirmar que el tema se continuará analizando, no se contaba ninguna de las naciones amenazadas por el senador.

«Si un foro como ese no es capaz de unirse para básicamente señalar en una resolución (contra Venezuela), entonces uno se pone a pensar: ¿para qué tenemos a la OEA?», se había cuestionado antes Rubio, en un tono que no escondía la visión instrumental que siempre ha tenido Washington sobre su Ministerio de Colonias.

La América Latina digna que ya cuenta con mecanismos de integración propios y los países al sur del Río Bravo que decidieron hace mucho no dejarse chantajear más por la chequera imperial, bien podrían responder la pregunta de Rubio: la OEA no sirve para nada. ¡Ciérrenla!