Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba sobre el Acuerdo entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN)

El Ministerio de Relaciones Exteriores saluda el acuerdo alcanzado hoy entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional

El Ministerio de Relaciones Exteriores saluda el acuerdo alcanzado hoy entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), como resultado del cual concluye exitosamente el proceso de conversaciones exploratorias entre las dos partes, en el que Cuba participó como País Acompañante.

Este acuerdo permitirá iniciar próximamente una Mesa pública de Conversaciones entre el Gobierno de Colombia y el ELN, lo que representa un importante nuevo paso de avance en los esfuerzos por alcanzar la paz en Colombia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores agradece la confianza que las partes, una vez más, han depositado en Cuba, al solicitarle que actúe de conjunto con otros países de nuestra región y Noruega como Garante, y también como una de las sedes de reunión de la Mesa pública de Conversaciones.

El Ministerio de Relaciones Exteriores reitera el firme compromiso de Cuba de continuar contribuyendo en todo lo posible al logro de un acuerdo final entre el gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional, al igual que lo ha venido haciendo en el proceso que se desarrolla en La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera en Colombia.

La Habana, 30 de marzo 2016

 

 

 

Una generación que puede cambiarlo todo

El Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventud ya abrió sus puertas al debate. La labor de la Red Nacional de esta especialidad en Cuba ha incidido en cuestiones relacionadas con los jóvenes que se aprobarán en el Plan de Desarrollo del País hasta el 2030, durante el VII Congreso del Partido

La mayoría de los jóvenes inquiridos en la encuesta global Mi mundo, la más amplia que desarrolla la Organización de Naciones Unidas, coincidió en que desean una buena educación, mejor salud y oportunidades de trabajo, gobiernos honestos y responsables, alimentación nutritiva y accesible, y protección contra el crimen y la violencia. Esas son sus prioridades para la agenda global de desarrollo para el 2030

Así lo dio a conocer Nada Al-Nashif, subdirectora general adjunta de la UNESCO para las Ciencias Sociales, quien envió una carta a la inauguración del Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventud, iniciado hoy en el Palacio de Convenciones de La Habana con una agenda de trabajo que se extenderá hasta el próximo sábado. Continúa leyendo Una generación que puede cambiarlo todo

Jóvenes cubanos en defensa de la paz

La XXI edición del Modelo de Naciones Unidas de La Habana, HAVMUN 2016, se celebrará hasta el próximo 1ro. de abril en la Universidad de La Habana

El encuentro resulta importante para la formación integral y superación de los estudiantes.
El encuentro resulta importante para la formación integral y superación de los estudiantes. Foto: Juvenal Balán

La construcción de un mundo de paz, justicia social y desarrollo sostenible constituye el reclamo de más de 200 jóvenes universitarios que inauguraron este martes la XXI edición del Modelo de Naciones Unidas de La Habana, HAVMUN 2016, a celebrarse hasta el próximo 1ro. de abril en la Universidad de La Habana (UH).

Protección de las niñas y los niños en situaciones de conflicto, defensa del patrimonio cultural y las instituciones educativas, la no proliferación de armas pequeñas y ligeras, y estrategia global contra el terrorismo, figuran entre los temas que debatirán en cuatro comisiones de trabajo estudiantes de varia casas de altos estudios de Cuba y países como México, Ecua­dor, República Dominicana, Estados Unidos y Rusia.

En el acto de inauguración —celebrado en el Aula Magna de la UH— Eduardo Pérez Otaño, secretario general del cónclave, rememoró los inicios del ejercicio académico hace 20 años, cuando un grupo de universitarios cubanos se sumaron a la iniciativa que había tomado fuerza en varios centros de
Educación Superior del mundo, y celebraron la primera edición de HAVMUN, en el año 1996.

Declaró, además, que este pretende ser una edición académicamente superior. De hecho, se suma como tercer idioma el francés (además del español y el inglés), y está previsto un programa colateral que incluye conferencias magistrales como la impartida en esta primera jornada por el doctor Ricardo

Alarcón de Quesada, bajo el título Reforma de las Naciones Unidas a 70 años de su fundación.
Pérez Otaño confirmó que los jóvenes respondieron a la convocatoria lanzada el pasado 8 de octubre de recopilar 20 000 firmas, con el propósito de respaldar la Declaración de América Latina como Zona de Paz, aprobada en La Ha­bana durante la II Cumbre de la Celac, en el 2014; rúbricas que serán entregadas oficialmente du­rante la clausura de la cita.

Por su parte, Gustavo Cobreiro, rector de la casa de altos estudios, resaltó la importancia de este encuentro para la formación integral y superación de los estudiantes, en tanto potencia el dominio de la actualidad internacional, en áreas como la política, la economía y la sociedad.

En esta edición de HAVMUN —dedicada a los 70 años de la fundación de la O

Barack Obama a la prensa: “Es un nuevo día entre nuestros dos países”

Buenas tardes, presidente Castro; a usted, al gobierno de Cuba y al pueblo de Cuba, gracias por la bienvenida que me ha extendido así como a mi familia y a mi delegación.

Por más de medio siglo ver a un presidente de Estados Unidos aquí en Cuba era algo impensable, pero esto es un nuevo día: es un nuevo día entre nuestros dos países. Con su venia, señor Presidente, me voy a salir un poquito del tema, porque durante este fin de semana recibí la noticia de que uno de nuestros infantes de la marina, de Temecula, de California falleció en el norte de Iraq y fue un soldado honorable. Nosotros ayudamos al gobierno de Iraq en el problema del grupo terrorista…, y quiero enviar mis pensamientos, mis oraciones a todos los lesionados también. Esto es algo que sucedía a medida que embarcábamos en este viaje tan histórico, tan emblemático, tuvimos efectivos de nuestras fuerzas armadas que sacrificaron sus vidas en aras de avanzar en nuestras libertades. Continúa leyendo Barack Obama a la prensa: “Es un nuevo día entre nuestros dos países”

Un gran paso en el acercamiento

El presidente Obama firmó el libro de visitantes del Memorial, luego de rendir el debido homenaje a Martí, y antes de entrar al Palacio de la Revolución para reunirse con su homólogo cubano, Raúl Castro. Allí escribió: «Es un gran honor rendir tributo a José Martí, quien diera su vida por la independencia de su país. Su pasión por la libertad y la autodeterminación se mantiene viva en el pueblo cubano».

En el primer día de visita oficial del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, este lunes, participó en un cúmulo de actividades y fructíferos encuentros que tuvieron como clímax el recibimiento oficial por el Presidente cubano, General de Ejército Raúl Castro, para sostener conversaciones a puertas cerradas que luego fueron comentadas a la opinión pública mundial.

Luego de dos encuentros anteriores de ambos presidentes —en Panamá en abril de 2015 y en Nueva York en septiembre del propio año— Obama y Raúl se saludaron y conversaron unos instantes antes de iniciar la ceremonia oficial de recibimiento. Los Himnos nacionales de cada nación abrieron la actividad para luego pasar revista a la guardia de honor, formada de acuerdo al protocolo.

Posteriormente, Raúl saludó a cada uno de los integrantes de la delegación estadounidense y le fueron presentados a Obama los dirigentes cubanos que forman la representación de la nación anfitriona. El Presidente saludó también a los componentes de la guardia ceremonial.

Minutos antes, Obama había rendido homenaje al Héroe Nacional cubano, José Martí, en el complejo monumental de la Plaza de la Revolución, donde depositó una ofrenda floral acompañado por Salvador Valdés Mesa, vicepresidente del Consejo de Estado de la República de Cuba.

A continuación, el mandatario estadounidense recorrió el Memorial, que recoge aspectos de la vida y obra del Apóstol, quien vivió los últimos 15 años de su vida en Estados Unidos, desde donde unió a los patriotas de la Isla para llevar a cabo la «Guerra necesaria» para derrocar al régimen colonial español. Antes de abandonar el Memorial, Barack Obama firmó el Libro de los visitantes distinguidos.

Más de dos horas duró el encuentro oficial entre los dos mandatarios en el Palacio de la Revolución, al término del cual leyeron declaraciones en las que delinearon elementos para una nueva relación.

En su discurso, el Presidente cubano reconoció, entre otros aspectos, los avances para la normalización de las relaciones, proceso iniciado el 17 de diciembre de 2014, y reiteró los obstáculos que dificultan su feliz completamiento: el bloqueo y la ocupación ilegal de un pedazo de Guantánamo en el que sigue establecida una base naval contra la voluntad del pueblo cubano.

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba no concluyó su declaración sin antes reiterar su agradecimiento a Barack Obama por visitar la Isla y afirmó que Cuba seguirá avanzando en los próximos meses por el bien de nuestros pueblos y países.

En ese mismo tono se mostró el visitante al agradecer al pueblo y Gobierno de Cuba por la acogida a él, su familia y su delegación.

En la cervecería de la Avenida del Puerto de La Habana  tuvo lugar un Foro de empresarios de las dos naciones donde también participó el Presidente norteamericano junto con miembros de su delegación e importantes personalidades cubanas. Allí intercambió y pudo conocer las posibilidades de negocios en la mayor de las Antillas y el posible establecimiento de vínculos con sus pares norteños.

Convocado por la Cámara de Comercio de Cuba (CCC), el Foro fue escenario donde el mandatario reconoció que «la forma en que podemos ayudar a los cubanos es que el Congreso levante el bloqueo».

Campesinos, peluqueros, científicos, diseñadores, doctores, entre otros, dialogaron con un atento Obama, que escuchó, preguntó y se interesó por las experiencias de cada uno de sus interlocutores.

Paralelamente, otros miembros de la delegación de Barack Obama a esta visita a Cuba realizaron en La Habana actividades que les permitieron dar otros pasos de acercamiento en el largo camino de la normalización de relaciones bilaterales, lo que pasa por el conocimiento de las realidades propias y de las personas que las viven en uno y otro contexto.

La visita oficial del presidente Barack Obama, que ha tenido la cobertura directa de más de 1 500 periodistas de medio centenar de países y la enorme repercusión mediática que se esperaba, concluirá hoy. En horas de la mañana se espera pronuncie un discurso dirigido al pueblo cubano, desde el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

La estancia del mandatario tendrá como cierre su asistencia a un juego de béisbol entre el equipo Tampa Bay Rays y una selección de peloteros cubanos conformada para la ocasión, un reflejo fiel del potencial de avance en la cooperación que ambos países atesoran en los elementos culturales y sociales que los identifican.

Presidente Barack Obama habla al pueblo cubano

Obama hablando

Asisten al Gran Teatro Alicia Alonso, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro Ruz y la Prima Bellerina Assoluta Alicia Alonso

El presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, se dirige en estos momentos a representantes de la sociedad civil cubana en un discurso en el Gran Teatro Alicia Alonso, en el último día de su visita a la nación antillana, la primera de un mandatario de ese país norteño después de 88 años.

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro Ruz y la Prima Bellerina Assoluta Alicia Alonso asisten al teatro. Además se encuentran el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel; el canciller Bruno Rodríguez, entre otros altos funcionarios del gobierno cubano.

Durante su estancia en Cuba —que comenzó el pasado domingo— Obama realizó un recorrido por sitios de interés histórico y cultural de La Habana Vieja; rindió homenaje a José Martí en el monumento erigido en la Plaza de la Revolución; sostuvo conversaciones oficiales con el General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministro; y participó en un Foro de Negocios integrado por empresarios estadounidenses y representantes del sector estatal y diferentes formas de gestión de nuestro país, entre otras actividades.

Hoy, se espera su asistencia al partido de béisbol entre el Tampa Bay Rays de las Grandes Ligas de Estados Unidos y una selección nacional de Cuba, en el Estadio Latinoamericano.

Obama continúa su viaje hacia Argentina donde —según reportó EFE— tendrá lugar un encuentro con su homólogo Mauricio Macri en la Casa Rosada, sede de la Presidencia en ese país.

 

 

Barack Obama cita a José Martí «cultivo una rosa blanca» en Cuba

Estamos a 90 millas de la Florida, para llegar aquí tuvimos que superar historias, el dolor, las separaciones, dice Obama, quien se refiere a la migración cubana hacia su país a través de la Historia.

Durante mi vida, la historia entre nuestros países fue de separación. La Revolución Cubana sucedió en el año en que mi padre fue a Estados Unidos. La invasión de Bahía de Cochinos sucedió en el año en que yo nací, y al año siguiente el mundo contuvo el aliento ante la posibilidad de una guerra nuclear. Los años siguientes fueron de confrontación entre Cuba y Estados Unidos.

Vine aquí para dejar atrás los últimos vestigios de la Guerra Fría en las Américas y extender una mano amiga al pueblo cubano.

Cuba y Estados Unidos son como dos hermanos que han estado separados durante años, aunque tengan la misma sangre. Ambos fuimos colonizados por los europeos, tenemos descendencias de esclavos y esclavistas, de migrantes que vinieron para comenzar su vida en las Américas.

Ambos pueblos se han unido, continuó, al recorcar el trabajo del doctor Carlos J. Finlay. José Martí escribió en Nueva York, Ernest Hemignway lo hizo en La Habana. Compartimos la pasión por un mismo juego, el béisbol, y hoy jugarán en el mismo terreno donde lo hizo Jackie Robinson antes de ser Grandes Ligas.

A pesar de las diferencias entre Cuba y Estados Unidos, el 17 de diciembre el presidente Raúl Castro y yo anunciamos que comenzaríamos el proceso de normalización de relaciones entre ambos países. Desde entonces hemos logrado acuerdos, abierto embajadas, restauramos vuelos directos y servicios de correos. Estos cambios han sido bienvenidos aunque todavía existan algunos que se oponen.

Muchos se preguntan por qué ahora. Pero hay una simple respuesta: tenemos que tener la valentía de reconocer que una política de aislamiento diseñada para la Guerra Fría no tiene sentido en el siglo XXI. El embargo hiere al pueblo cubano y siempre pienso en Martin Luther King, no tenemos que tener miedo a los cambios, tenemos que acogerlos. Y además tengo otra razón: creo en el pueblo cubano.

Los Estados Unidos no solo reanudan relaciones con el Gobierno cubano, sino con su pueblo.

Se dirige «especialmente a los jóvenes» y afirma que deben tener una esperanza en el futuro que pueden construir para su país. Creo que el pueblo cubano es tan innovador como cualquier otro pueblo del mundo. El gran activo del país es el pueblo. En Estados Unidos tenemos un ejemplo claro de lo que puede hacer el pueblo cubano y se llama Miami. «El cubano la inventa en el aire», afirma Obama en español.

Cuba tiene un sistema que valoriza a todos los niños y todas las niñas, reconoce Obama.

En los últimos años el Gobierno cubano ha comenzado a abrirse al mundo y dar lugar a que este modelo se desarrolle. Hemos visto que los cuentapropistas tienen éxito sin perder su cubanía. Ello no significa que copien a los estadounidenses, sino que sigan siendo ustedes mismos.

Me doy cuenta que no puedo solucionar todos los problemas del mundo, pero si puedo hacerlo donde vivo es importante. Por eso la política es ayudar a Cuba, no herirlos, afirma al referir algunas medidas tomadas por su administración en cuanto a remesas y viajes y otros campos que se exploran como la cooperación en salud.

Explica que solicitó al Congreso de Estados Unidos que levante el «embargo», que es una carga obsoleta sobre el pueblo cubano y sobre los americanos que quieren trabajar, invertir y venir a Cuba. Pero, acota, los cubanos no van a alcanzar su potencial sin hacer cambios en Cuba. Debería ser más fácil abrir un negocio en Cuba, contratar a un cubano y la Internet debe estar a disposición de todos. No hay limitaciones por parte de Estados Unidos para tomar estos pasos, depende de ustedes.

Antes de 1959 algunos estadounidense consideraban que Cuba era para ser explotada y no se preocupaban por la pobreza y la desigualdad. Conozco la historia, pero no estaré atrapado por ella. Estados Unidos no quiere imponer cambios en Cuba. Cada país, cada pueblo debe forjar su propio destino, pero debo hablar claramente sobre las cosas que yo creo.

Como dijo Martí, la libertad es el derecho de todo hombre a ser honesto, pensar y hablar sin hipocresía. No puedo forzarlos a creer lo que yo creo. Cada persona debe tener el mismo peso ante la ley. Cada niño merece educación, salud, comida en la mesa.

Expone sus ideas a derechos universales que considera Estados Unidos, en temas como libertad de expresión, asociación y sistema electoral. Afirma que no es secreto que en ellos difieren en su concepción con el Gobierno cubano, pero da la bienvenida al debate al respecto.

Refiere que tienen problemas en Estados Unidos de discriminación racial, segregación, entre otros, pero afirma que en su país hay un debate al respecto.

Los ideales que son el punto inicial de cualquier Revolución, tienen la expresión real en la democracia. No porque la democracia en mi país sea perfecta. Exactamante porque no lo es. Necesitamos el lugar que brinda la democracia para lograr los cambios. Le da a las personas la posibilidad de ser catalizadores, de imaginar como debería ser nuestra sociedad y mejorarla.

El futuro de Cuba tiene que estar en las manos del pueblo cubano, dice en español Obama.

Se dirige al presidente cubano y afirma que no debe temer de Estados Unidos, y al igual que usted confío que Cuba seguirá jugando un papel importante en el continente y el mundo, y espera que lo pueda hacer como socio de Estados Unidos.

Destaca que nadie puede negar que Cuba ha llevado salud a los pobres, a los que sufren, en todo el mundo. Rememora el trabajo entre médicos cubanos y estadounidenses para erradicar el ébola en África. Se refiere a la cooperación para la solución del conflicto armado en Colombia.

Tomamos diferentes caminos para erradicar el apartheid en Sudáfrica, pero el presidente Castro y yo estuvos ambos en Johannesburgo para rendir tributo a Nelson Mandela, recuerda.

Queremos que esta relación ayude a las personas de ascendencia cubana. Al normalizar estas relaciones creo que va a alentar un mejor sentido de unidad en las Américas. Todos somos americanos.

10: 18 a.m. Obama inicia su discurso condenando los ataques terroristas en Bruselas, Bélgica. Afirma que esto convoca a estar unidos en el mundo contra el terrorismo, y se deben derrotar a aquellos que amenazan la seguridad del mundo.

Luego, el presidente agradece al Gobierno cubano por la hospitalidad y seguidamente cita a José Martí «cultivo una rosa blanca», para agregar que como presidente de Estados Unidos ofrece al pueblo cubano un saludo de paz.